Últimos temas
» Cierre del foro
Vie Nov 21, 2014 9:49 am por Magnus Bane

» Unborn Children {Afiliación Normal - Cambio de nombre y botón}
Miér Nov 05, 2014 7:55 am por Invitado

» Comidas Graciosas... y ¿Paparazzi? || Valentina Devereaux
Dom Nov 02, 2014 1:03 pm por Valentina Devereaux

» Isabelle Lightwood
Sáb Nov 01, 2014 7:15 pm por Adhara D. Herven

» Parque de Diversiones….
Sáb Nov 01, 2014 6:42 pm por Yrenne Shadehound

» TALES OF BAGAROK {El alma medieval} - Cambio de botón (Élite)
Miér Oct 29, 2014 10:17 pm por Kyosuke Nightshadow

» Shadow Flames || Cambio de botón { Élite }
Dom Oct 26, 2014 10:44 pm por Kyosuke Nightshadow

» Soy Divergente. (ELITE) - Cambio de URL + Botón
Vie Oct 24, 2014 8:40 pm por Kyosuke Nightshadow

» Hola, hola
Jue Oct 23, 2014 6:47 pm por Alec Lightwood

Navegación
STAFF
Kyosuke Nightshadow MP || Perfil
Noticias
8/nov/14 - Foro cerrado
AFILIADOS HERMANOS
2/6
AFILIADOS ÉLITE
The New York City Photobucket 4040tales.png Guardianes Fruit of the poisonous tree Bewitch The Mind Photobucket The Maze Runner Foro de rol +18 - Historias originales - Hentai, Gore, y mucho mas

Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Sebastian Verlac el Mar Mayo 06, 2014 11:00 am

Padre me había traído hasta Irlanda como regalo de mi sexto cumpleaños. Me gustaba que mi padre me prestara atención pero sabía que me daba la misma atención que aquel niño débil. Mi madre, Lilith, de sangre me había explicado lo que había hecho mi padre conmigo, y con ese chico y mi hermana, pero yo era el único de mi raza, a diferencia de los otros dos que tenían sangre de seres plumiferos.
Padre podría haberme traído aquí como regalo pero el tiempo de estar de turismo había terminado y ahora se encontraba en una reunión, el verdadero objetivo del viaje. A mí no me molestaba, Padre debía de estar orgulloso de mí, porque a diferencia del angelito llorón yo aceptaba todo sobre Padre.
Al aburrirme de estar encerrado en la casa decidí salir. Mi condición me daba ventaja sobre los peligros pero él nunca me dejaba alejarme demasiado , tampoco quería. La primera y última vez me había azotado con un látigo de electro, lo que usaban los cazadores para matar a los demonios. Ya tenía varias cicatrices, me dolían pero no me preocupaba demasiado sabía que no sería la última vez que me azotaría.
Los jardines de a casa era de un gran tamaño, y solo con una parcela oxidada y rota indicaba los límites del jardín. Caminé pisando el césped ignorando el camino de piedra que indicaba la entrada. No quería salir, y mucho menos entrar. Mientras que mantenía mi paso vi en unos arbustos cercanos un pequeño ser aleteando. Al acercarme contemplé a una pequeña criatura de color violeta y rosa, que exhibía unas alas de insecto que se movían rápidamente de arriba y abajo a gran velocidad. La pequeña criatura al verme se pasó en una hoja desde donde me miró por un momento, antes de esbozar una sonrisa siniestra, mostrando de una hila de dientes puntiagudos. Sus ojos, que no mostraban ni pupilas ni nada de blanco, mostraban un brillo de maldad. Yo con mis seis años, agarré rápidamente al hada. Esta,sorprendida por la velocidad de mis movimientos, comenzó a emitir un ruido agudo, intentando zafarse de mi agarre. Disfruté del momento, cada movimiento que hacia el hada me gustaba, notaba como la desesperación la embargaba, sobre todo el miedo y saber que era culpa mía. Me gustaba demasiado, tal vez en este momento mi padre me castigaría, pero si el no se enteraba todo estaría bien. Sin dejar de disfrutar del momento y desear escuchar más los gritos de aquella criatura, le di la vuelta y agarré una de sus alas, esperé unos segundos para que la desesperación fuera más palpable ante de arrancársela con un movimiento rápido y seco. La criatura gritó con fuerza. El punto de unión del ala y la espalda del hada estaba sangrando. Cogí el otro ala, que estaba intacta, la subterránea estaba quieta excepto por un movimiento leve en el ala, la única que le quedaba. La agarré, pero esta vez no lo hizo rápido, sino que comencé a tirar de su ala prolongando el dolor.


Última edición por Sebastian Verlac el Miér Mayo 07, 2014 3:27 pm, editado 1 vez
avatar
Sebastian Verlac
El Círculo
El Círculo

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Alienne Pinkrose el Mar Mayo 06, 2014 3:47 pm

Me sentía ofendida... más que ofendida... Me sentía realmente furiosa. No entiendo cómo mi hermana Adelinne no me defendió de esa hada malcriada que se atrevió a llamarme niña estúpida y a decirme que no estaba a la altura de un hada de verdad. Ojala se enganche en una telaraña en su forma reducida y se la coma una tarántula gigante... pedazo de zorra...
Revoloteé molesta lejos de allí, sentándome en la rama alta de un árbol en mi forma de mini hada, hasta que escuché vocecillas chillonas cerca. Ocultándome un poco, me asomé y vi a esa repipi despidiéndose de sus amigas, diciendo que iba a disfrutar emparejando a un par de humanos en la ciudad. Eso si no se lo fastidiaba yo antes.
La seguí un poco de lejos hasta las afueras del bosque. En cuanto viera a su pareja feliz, usaría mi polvo de hada para causar discordia entre ellos. Eso le enseñaría a no subestimarme, pero de ninguna manera esperaba ver lo que vi entonces...
Había un niño humano jugando por allí. No parecía tener más de seis años, pero mi idea inicial de que fuese un simple humano se fue al traste cuando contemplé que no solo había visto a mi rival hada, sino que la cogió con tal velocidad que resultaba prácticamente imposible para alguien de su edad, incluso aunque pudiese ser un nefilim.
Me acerqué un poco más al oír los gritos chillones de esa hada repugnante, y aunque sé que no estaba muy bien, pues en el fondo era una de las mías, no pude evitar disfrutar con cierta sorpresa cuando el niño le arrancó las alas poco a poco. Incluso se me escapó una pequeña sonrisa vengativa. Ahora tiene lo que se merece...
Aún en mi tamaño pequeño, volé hacia el niño, pero antes de que pudiese acabar igual, tomé mi forma humana, aunque manteniendo por el momento mis brillantes alas rosas.

- Vaya, vaya... Desde ahí no pareces tan dura, ¿eh?

Comenté poniéndome junto al niño y lanzando una fugaz mirada de superioridad al hada herida, sonriendo al pequeño de forma agradable.

- Hola, ¿te has perdido? No suelo ver a ningún niño solo por aquí.

Me bastaría un segundo para ocultar mis alas como tatuaje en mi espalda, en caso de que la curiosidad un tanto cruel del pequeño quisiera repetir la experiencia con alas más grandes, pero me gustaba ese lado malicioso. Mientras no intente lo mismo conmigo, quizá hasta podríamos llevarnos bien.


avatar
Alienne Pinkrose
Hada
Hada

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Localización : En donde haya diversión, o pueda crearse,

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Sebastian Verlac el Mar Mayo 06, 2014 4:30 pm

Ante mis ojos apareció otra persona, era una chica con una apariencia bastante joven. La miré cuando ella se inclinó sobre el hada que tenía en mis manos, que había parado de revolverse. Lo más probable es por haberse desmayado del dolor, que poco aguante tenían estas criaturas antes el dolor. Mientras que se dirigía a la hada ella se colocó a mi lado, noté su mirada de superioridad y sonriéndome de forma agradable. Me quedé mirándola, era rubia y bastante guapa, pero podía notar algo cruel en su expresión. Clavé mis ojos negros en los suyos claros, mis ojos solían ser bastante desentonante con respecto a mi pelo de color casi blanco. Un rubio que parecía carecer de color, como el de mi padre.
-No me he perdido, hada. -le contesté. Seguí tirando del ala del hada, se iba desgarrando poco a poco. Podía notar como cedía lentamente ante mi fuerza, aunque el hada ya no gritaba y eso era bastante aburrido. Miré por encima de mi hombro hacia la casa. Mi padre no estaba por ningún lado, así que, podía seguir hablando con ese hada tan rara. Sabía que podían llegar a ser crueles, mi padre me lo había dicho ¿pero hasta el punto de reírse al ver como una de sus misma raza era torturada? La respuesta parecía bastante clara y era afirmativa. En aquel momento ocultó sus alas de color rosa en la espalda. -¿La conoces? -pregunté mientras levantaba la mano donde sostenía el hada. -Creo que está muerta. -le dije con tono tranquilo, como si le estuviera hablando del tiempo.
Acabé por arrancarle el ala al hada y la deje caer al suelo.
-¿Os crecen de nuevo? -le pregunté. Sería divertido encerrarla en una jaula y esperar a que lo hicieran para volver a arrancárselas, pero dudaba mucho que mi padre me dejara tenerla como mascota a la cual disfrutaba torturarla de vez en cuando. Me puse de cuclillas y comencé a excavar con la mano. Iba a cavar un agujero bastante hondo para poder enterrar a ese bicho dentro y que no volviera a salir. No sabía si estaba viva o muerta, me daba igual. Solo tenía que ocultarla de mi padre para no ganarme nuevos azotes, aunque si me pillaba con la subterránea me los iba a ganar de nuevo.
-¿Tú quién eres? -le pregunté mientras excavaba y me llenaba las uñas de tierra y césped.
avatar
Sebastian Verlac
El Círculo
El Círculo

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Alienne Pinkrose el Mar Mayo 06, 2014 11:46 pm

No me esperaba semejante crueldad en un niño tan pequeño, pero aunque debería estar asustada, una parte de mí sentía curiosidad, y otra algo más pequeña no podía evitar cierta satisfacción a ver a esa hada desagradable mientras el niño le arrancaba las alas.
Me acerqué en tamaño humano, por si acaso. No quiero acabar como ella si el niño se divierte en general de esa manera, pero sí que me mantuve alerta por si tenía que esconder mis alas.
Ante mi pregunta, respondió como si nada, sin cesar en su tarea.
Era un niño curioso, con el pelo muy claro y los ojos muy oscuros, y no se podía negar que tenía un aura un tanto extraña. Como amenazadora...

- ¿Entonces qué haces por aquí solo? Por norma los mundanos no dejan que sus hijos se acerquen mucho al bosque, dicen que las hadas a veces se los llevan, y los nefilim tampoco, porque saben que no son solo leyendas.

Terminé por ocultar mis alas en un pequeño tatuaje en mi espalda en forma de mariposa, pero aun así mantuve mi atuendo, un vestido brillante en rosa y dorado, que combinaba perfectamente con mis alas.
Ante mi mención al hada que sostenía, asentí.

- Más o menos. Se metió conmigo hace un rato y la seguía para darle una lección, pero esto es lo que se llama karma.

Comenté, encogiéndome un poco de hombros cuando dijo que creía que estaba muerta, sin darle mucha importancia. Vale, es una compañera y debería sentirme un poco afectada, pero en ese momento aún tenía el enfado reciente.

- No lo sé, pero tampoco es que me preocupe demasiado.

Al preguntarme si nos volvían a crecer las alas, negué con una pequeña risa, como si me hubiera dicho algo divertido.

- No que yo sepa... Aunque también es el primer caso que veo.

El niño empezó a cavar un agujero para enterrarla al final. Supongo que era lo más humano, dada la situación. Si aún es que estaba viva, sería mejor para ella morir sin aire ahora que estaba inconsciente que lo que en niño pudiera hacer con ella en caso de abrir los ojos otra vez.
Al preguntarme, le respondí sin problema, aunque aún algo alerta, pero no se me notaba.

- Me llamo Alienne, ¿y tú?

Parecía un niño de lo más extraño. Sería curioso conocerle.


avatar
Alienne Pinkrose
Hada
Hada

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Localización : En donde haya diversión, o pueda crearse,

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Sebastian Verlac el Miér Mayo 07, 2014 3:05 pm

-Me aburría en la casa. -le dije simplemente y era lo único que necesitaba saber. Tampoco me gustaba hablar mucho sobre mis cosas. Mis cosas eran mías y de nadie más, y no tenían el derecho me meterse en ellas, tan vez mi padre y porque no tendría más remedio que aguantar sus golpes. -Yo no soy como esos niños mundanos tan inútiles. -dije sin ninguna emoción. -Solo saben esconderse debajo de las sábanas porque creen que hay monstruos debajo de su cama. -mi tono de voz dejaba claro que yo no tenía ese miedo tan tonto. Solo los niños pequeños le daban miedo la oscuridad y los monstruos imaginarios debajo de la cama o en el armario. Si hubiera de verdad ese tipo de cosas se lo hubieran comido antes de que se dieran cuenta que no estaban solos.
El hada contestó a mi pregunta, al parecer por eso no había lealtad entre los de su raza. Se encargaban de crearse enemigos entre ellos mismos, un comportamiento que no estaba alejado al que tenían los mundanos. Algo lamentable, en aquellos momentos no sabía si poner a los mundanos por encima de los subterráneos o poner a los subterráneos por encima. Padre lo tenía bastante claro, pero yo no. A mí ambas cosas me resultaban igual de desagradables y fascinantes, aunque los mundanos mucho menos por tener vidas tan aburridas.
-¿Qué es el karma? -pregunté. Padre no me había enseñado nada parecía, me pregunté que si era algo para comer, pero por lo que había dicho lo dudaba mucho. ¿Sería un castigo? -¿arrancarle las alas se llama Karma? -le pregunté mientras agitaba con fuerza al hada entre mis dedos. -Es una hada aburrida... Se ha muerto enseguida. -me quejé casi de morros. Miré al hada que decía que le daba igual. -Sois crueles. -dije sin más.
En mi mano estaba ya la runa de la visión, mi padre me había marcado lo antes posible para comenzar con el entrenamiento cuanto antes. Me dijo que no sabía si las alas volvían a crecer o no, que era la primera vez que sucedía. No contesté a eso, daría igual porque yo no lo vería. La iba a enterrar y con suerte se ahogaría por la falta de oxígeno cuando comenzara a echarle la tierra encima. 
Mientras cavaba cada vez más profundo le pregunté el nombre al hada. Estaba entretenido con mi tarea, pero asentí cuando me dijo su nombre. Hice una mueca con desagrado cuando preguntó el mío. Era mi nombre no el suyo y no quería compartirlo con ella, pero aún así lo hice.
-Jonathan. -sabía que era un nombre bastante común entre los cazadores de sombras por culpa del primer cazador que hubo en la tierra, el primer humano que bebió de la sangre del ángel Raziel. El agujero era cerca de unos cuarenta centímetros. Agarré al hadita de una pierna, me levanté y vi como se balanceaba inerte. Abrí los dos dedos que estaba utilizando para mantener atrapada al hada en mi mano. Cayó justo en el centro del agujero, me incliné hacia delante y vi que seguía sin moverse. Me puse de cuclillas y cogí un palo cercano y la pinché con el palo.
-Está muerta. -volvía a repetir. -Aburrido. -me quejé. -¿Por qué morís tan rápido? -le pregunté al hada que estaba a mi lado, aunque ella había sido mucho más inteligente que la otra y había tomado su forma humana.
avatar
Sebastian Verlac
El Círculo
El Círculo

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Alienne Pinkrose el Miér Mayo 14, 2014 9:32 pm

Me parecía increíble que hubiese un nefilim tan pequeño con tal grado de crueldad. Es cierto que, al estar enfadada con esa hada, no me sentía demasiado mal por ver cómo la había arrancado las alas, pero de haber sido otra posiblemente me habría asustado un poco.
Lo curioso es que, por lo que decía, lo había hecho por simple aburrimiento, como quien se dedica a coger flores por el bosque.
Era realmente extraño.
Sonreí curiosa con sus despectivas palabras por los mundanos.

- Bueno, no están del todo equivocados en algunos casos, aunque me sorprende que siendo tan pequeño, aunque seas un nefilim, seas tan valiente. ¿De dónde vienes?

Le pregunté por curiosidad. No le había visto antes por aquí, por lo que imaginaba que quizá su familia solo estaría de paso.
Al preguntarme por lo que era el karma, le respondí intentando explicárselo.

- Pues se le llama karma cuando haces algo malo y por alguna razón el mundo hace que te pase algo malo en consecuencia.

Le comenté, explicándole el mismo ejemplo del hada.

- Mira, por ejemplo, ese hada ha sido mala conmigo hace un rato. Ahora de pronto se ha encontrado contigo y le has arrancado las alas. Es decir, ha hecho algo malo y le ha pasado algo malo en consecuencia.

Me encogí de hombros con sus quejas y sonreí divertida cuando me dijo que éramos crueles, comentando como si nada.

- Dijo el niño que acaba de arrancarle las alas a un hada.

Remarqué con cierto sarcasmo, viendo cómo la entrenaba y mientras diciéndome que se llamaba Jonathan. Un nombre común para los nefilim, pero dado que el crío tenía mala leche, mejor no comentárselo.
Enterró al hada, preguntándome entonces algo que a mí me parecía realmente estúpido, pero supongo que siendo tan pequeño no sabe mucho de los subterráneos.

- Bueno, puede que a ti te parezca rápido, pero piensa que para nosotras las alas no dejan de ser un miembro más de nuestro cuerpo. Es como para ti los brazos y las piernas. ¿Crees que tú sobrevivirías si alguien te arrancase de golpe los brazos?

Quizá así entendería la situación, porque quizá para ellos nuestras alas las consideran como si a ellos les cortasen las uñas o el pelo, pero es más delicado.


avatar
Alienne Pinkrose
Hada
Hada

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Localización : En donde haya diversión, o pueda crearse,

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Sebastian Verlac el Sáb Jun 07, 2014 11:45 am

La chica hada me preguntó de donde veía, me quedé mirándola por unos segundos antes de contestarle.
-De allí. -le dije y le señalé a la casa. No le iba a decir de donde era, sin contar que realmente no estaría mucho tiempo por aquí, solo lo que durara los asuntos de mi padre que nunca superaban a la semana. -Los cobardes no merecen mucho, ni los cobardes ni los niños llorones. -le dije pensando en el niño llorón. Sabía las diferencia de ambos. Mi cabello era rubio casi blanco, mientras que el cabello del llorón era un rubio dorado. Era desagradable, todo él era desagradable. Por eso padre me prefería a mí antes que a él, aunque yo sabía la verdad. Que él no era el verdadero hijo de mi padre, sino yo... Y por eso me prefería a mí antes que a él, sin contar que yo no lloraba por una simple mascota.
Le pregunté que era el karma, y ella me contestó enseguida, le entendía la primera explicación pero ella la alargó.
-Entendí a la primera. -le dije algo molesto por que me repitiera las cosas. -No soy un niño pequeño, entiendo las cosas a la primera. - le dije que era cruel y me dijo que yo era el niño que arrancaba las alas a las hadas y me encogí de hombros. -Me aburría... Y ellas no son como yo, -la miré. - tú no eres como yo. Así que da igual que les haga daño, pero ella es una de los tuyos... Eres cruel para aquellos que son como tú. -deje el palo con la que le había pinchado cerca. Miré por encima de hombro a la casa, para comprobar que padre no estaba en ningún lugar observándome, podría castigarme de nuevo por estar haciendo de las mías y por estar hablando con una subterránea. Comencé a tirar la tierra en el agujero. El tema cambió a las alas de nuevo, ella me explicó que si sobreviviría si me arrancaran de golpe los brazos. Paré de echar tierra al hoyo y la miré.
-No podrían arrancarme los brazos. -le dije con total seguridad y sinceridad. Todavía no acababa mi entrenamiento de nefilim, pero era bueno luchado y eso me convertía en un buen nefilim. A mí no me daba pena a aquellas cosas que tenía que matar. Volví a comenzar a echar la tierra dentro del hoyo y levanté la vista a los árboles y después a la sombra de estos. Puede que nunca la viera, pero si que veía la sombra de esa mujer de vez en cuando.
avatar
Sebastian Verlac
El Círculo
El Círculo

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Alienne Pinkrose el Dom Jun 08, 2014 1:50 pm

Señaló una de las casas, con lo que torcí ligeramente el gesto. Se lo había tomado de forma demasiado literal, o quizá es que simplemente no quería decirme de dónde realmente era, así que, haciéndome la inocente, le pregunté de nuevo.

- Pero no vives aquí, ¿verdad? Nunca te había visto y si vivieras tan cerca habríamos coincidido antes. ¿Estás de vacaciones o acabas de mudarte?

No es que me importase demasiado, pero darle conversación era mejor que tenerle entretenido de formas más sádicas, aunque tuviese mis alas fuera de peligro al haberlas ocultado en mi espalda.
Su comentario entonces hizo que en parte se despertase un poco mi curiosidad.

- ¿Y conoces a muchos cobardes o niños llorones? Yo he visto a unos cuantos por aquí, se asustan con facilidad, pero la mayoría son mundanos, así que es normal en ellos asustarse.

Me hizo reír con cierta diversión cuando se mostró molesto por haberle explicado demasiado, alzando las manos en señal de disculpa. Desde luego es un niño muy raro, incluso para los niños nefilim.

- Vale, vale, perdona. Es que es raro que un niño tan pequeño sea tan inteligente. No pareces tener más de seis o siete años.

Me encogí de hombros cuando me dijo que él era cruel con los que no eran de su especie, pero que yo lo era con los míos. No es precisamente así como yo lo veía.

- Yo no hago diferencias en ese sentido. Si alguien me gusta, lo trato bien, me da igual que sea otro hada, un mundano o un nefilim. Y si no me gusta o me hace daño, me da igual lo que le ocurra, independientemente de lo que sea. Valoro más la personalidad que la especie.

Se mostró muy seguro con eso de que no pudiesen arrancarle los brazos, sonriendo divertida.

- Nunca se sabe. Puede que te creas muy rápido y fuerte, pero hay criaturas aún más rápidas y fuertes por ahí. Además, en este caso tú eras un gigante para ese hada. ¿Cómo escaparías tú si de pronto te encontrases con un gigante? A lo mejor podría contigo. Nada es imposible.

En el fondo es una lección que le iría bien aprender para el futuro. Todo puede pasar, por raro que te resulte.


avatar
Alienne Pinkrose
Hada
Hada

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Localización : En donde haya diversión, o pueda crearse,

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Sebastian Verlac el Dom Jun 08, 2014 5:18 pm

El hada volvió a insistir con el tema de donde venía. La miré molestó y frunciendo el ceño. No quería decírselo, aunque la realidad es que hoy había salido de esa casa, no le había mentido. A mí nunca me había importado mentir a los demás, era algo tan sencillo y mucho más rápido que decir la verdad.
-Es un secreto. -le acabé diciendo. No quería decirle de donde venía, no era cosa suya. Era cosa mía, mientras que yo supiera a donde tenía que ir todo estaría bien pero si ello lo sabía todo acabaría y papá me castigaría de nuevo. Me preguntó sobre el niño llorón y puse mala cara al recordarlo.
-Nunca le he visto en persona... pero si en fotos... Es débil y es un llorón, llora por los rincones... Papá me lo dijo. -le dije molesto. Padre le había pedido algo claro, pero él no lo cumplió y eso hizo que padre matara a su mascota. Sé que había llorado, papá me lo había dicho. Al ver que me había molestado que me explicara tantas veces lo del karma levantó las manos como disculpa, se disculpó en voz alta. La miré mal, pero acepté sus disculpas.
-Tengo seis años... -me encogí de hombros -A punto de cumplir siete. -le dije orgulloso. Le expliqué porque era cruel, a diferencia de mí y ella me contó cuales eran sus criterios para estar con las personas. La escuchaba, pero no demostraba nada en mi rostro, porque estaba pensando en eso que me estaba diciendo el hada.
-Papá me dice que los subterráneos son criaturas horribles, que no merecen vivir por mucho tiempo. Que solo sirven para ser usadas a tu beneficio y después acabar con ellas, que no se merecen un trato mejor. -le dije firme, pero no sabía que se podía tener otra manera de pensar... Además, a mi me caían mal todos aquellos que me aburrían. -Tú me caes bien... no me aburres... por el momento. -le dije siguiendo la línea de mis pensamientos.
Ella me puso un ejemplo contra luchar contra un gigante, también diciéndome que nada era imposible. Me balanceé por un momento sobre mis pies, todavía de cuclillas.
-David venció a Goliat solo con piedras, un cayado de pastor y un zurrón.-miré el palo. -No escaparía. Lucharía y ganaría. -me acordaba cuando papá me había contado esa historia para hacerme entender que con la astucia todo era un arma mortal y efectiva. Que mientras fuera capaz de saber usar la cabeza todo que cayera en mis manos se convertiría en arma. -Como David venció al gigante Goliat.
avatar
Sebastian Verlac
El Círculo
El Círculo

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Alienne Pinkrose el Sáb Jun 21, 2014 8:41 pm

Sonreí divertida con su respuesta. Está claro que no quiere decírmelo, así que tampoco insistiré. Total, no es que me importe especialmente.

- Que misterioso, pero respeto tu derecho a la intimidad.

Me habló de un niño, que por cómo lo decía, no parecía gustarle mucho. Al parecer no lo conocía en persona, pero su padre le había hablado de él. Parecía que su padre lo conocía o también se ocupaba de él, fuese quien fuese.

- ¿Y por qué tu padre pasa tiempo con él si es tan débil como dice? ¿Es tu hermano o algo así? ¿Nunca has sentido curiosidad por conocerle en persona?

Al parecer había acertado más o menos con su edad. Es increíble que un crío tan pequeño tenga no solo esa malicia innata, sino también tanta disciplina y calma. Por lo general los niños son risueños, inquietos y algo estúpidos, no solo los humanos, sino también los nefilim, pero este se nota a la legua que es diferente, por alguna siniestra y desconocida razón.

- Eres muy joven. No es habitual conocer a alguien tan joven que sea tan serio y disciplinado. Normalmente las criaturas tan jóvenes suelen ser estúpidas y confiadas. Tienes suerte.

Me sorprendió lo que su padre le enseñaba de los subterráneos. Ni siquiera los nefilim habituales solían ser tan estrictos, aunque me encogí un poco de hombros tras su explicación.

- Depende del punto de vista. Algunos subterráneos creen eso mismo de los humanos o de otras criaturas. Normalmente los que son inmortales suelen creerse por encima de los mortales, por ejemplo en el caso de los vampiros, que tienden a creerse superiores a los licántropos. Es cuestión de perspectiva.

Comenté, sonriendo curiosa con su respuesta.

- Vaya, gracias. Tú también a mí. Eres el niño más curioso que he visto en mi vida. Incluso entre los niños nefilim. Resulta intrigante.

No pude evitar reír un poco cuando me comparó mi ejemplo con esa historia bíblica de David y Goliat, respondiendo con lo que pensaba.

- ¿Y crees realmente que es cierta? Yo no puedo asegurártelo, obviamente no he estado allí, ni lo he visto, pero que yo sepa, la única prueba de esa historia es que está escrita en un libro. Por esa norma cualquier cosa que tuviese como prueba estar por escrito debería ser verídica y no siempre lo es. No creas todo lo que te cuenten.

Le dije como consejo. Aunque se lo hubiera contado su padre es algo que le vendrá bien saber en el futuro. Los mortales mienten, y no solo eso, sino que a veces creen lo que quieren creer por miedo o por necesitar algo a lo que aferrarse en lugar de ver la verdad tal y como es.


avatar
Alienne Pinkrose
Hada
Hada

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Localización : En donde haya diversión, o pueda crearse,

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Sebastian Verlac el Sáb Jun 28, 2014 7:16 am

La chica dejo de insistir en saber de donde venía. No quería decírselo, era cosa mía y después de varios intentos comprendió que no quería decirle nada. El tema cambió en dirección al niño débil, el que papá se ocupaba por él. Se quejaba de lo débil que era, pero nunca lo abandonaba para que muriera de hambre, así que no lo llegaba a entender del todo. El hada hizo una pregunta que yo mismo me hacía, la miré por un momento y después seguí mirando a la tierra.
-No lo sé, papá se queja, pero no abandona al niño. -negué con energía cuando me preguntó si era mi hermano. -Un hermano mío no sería tan débil. -dije rotundo, como si fuera un hecho ya demostrado. -Sí, pero papá no me deja verlo, solo me enseña fotos o las cojo a escondidas para verlas. -daba igual decirle eso al hada, ya me había pillado y castigado por ello. Nada de eso hubiera sucedido si me hubiera enseñado fotos de él desde un principio, aunque el peor parado había sido yo con el látigo.
La chica adivinó más o menos mi edad, y yo le dije orgulloso que dentro de poco iba a cumplir los siete. Escuché sus palabras siguiente y me encogí de hombros. La verdad es que no sabía si el resto de los niños de mi edad eran como yo, suponía que sí, pero al escuchar las palabras del hada estaba equivocado.
-Ya te he dicho que no soy como los asustadizos niños mundanos. -jugué algo más con el palo y la tierra que tenía delante de mí. -Tampoco conozco a niños de mi edad, siempre estoy con papá.
Me explicó lo que sucedía con los subterráneos. Al parecer también entre ellos habían cosas raras, como creerse mejor que los demás. Mi padre estaba seguro que él era superior al resto de los nefilims porque había conseguido algo que nunca ningún otro cazador había conseguido y por lo que me había dicho Lilith, estaba seguro que eso de lo que estaba orgulloso era del experimento que había hecho conmigo. Era fuerte, rápido, sigiloso y letal, aunque todavía me quedaba por aprender. Apenas tenía mi primera runa y apenas había comenzado mi entrenamiento.
-Papá dice que todos sois monstruos... Aunque no lo entiendo... -lo último lo dije más para mí que para el hada que no me aburría. Papá decía eso, pero no le molestaba hacer tratos con ellos aunque después los matara. Si tan malos eran, ¿por qué no los mataba simplemente? Si tanto le molestaba que estuvieran en este mundo... ¿no sería lo mejor? Papá era algo raro.
-Yo soy mejor que muchos otros. -contesté casi de inmediato cuando la chica me halago. Me sentía orgulloso que entendieran esa parte de mí. Me gustaba, y sabía que era cierto lo que me decían. Me puso un caso hipotético sobre un enemigo mucho más grande que yo, y yo acabé dándole un ejemplo. Mi padre lo había usado para explicarme que cualquier objeto bien utilizado se podía convertir en arma. La chica rió por mi ejemplo y yo la miré mal. ¿Por qué se reía de mí? Tal vez debería esperar para arrancarle las alas también, pero sus palabras interrumpieron mi línea de pensamientos, suavizando mi semblante.
-Toda historia tiene algo de verdad... -le dije de inmediato. - Papá me la contó para enseñarme que cualquier cosa puede ser un arma, si sabes usarlo. Es lo que me dijo. Nunca me dijo que la historia fuera real, pero podría saberlo... -dije pensando en Lilith. Ella había existido desde siempre, tal vez sabría decirme que era o no era verdad.
avatar
Sebastian Verlac
El Círculo
El Círculo

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Alienne Pinkrose el Sáb Jul 05, 2014 12:47 pm

No insistí más en su procedencia. Si no quiere decírmelo está en su derecho, pero entonces le pregunté por ese niño tan débil al que mencionaba y me resultó curiosa su respuesta. Al parecer no era su hermano, pero su padre lo cuidaba, y no tenía sentido por lo débil que decía que era ese otro niño. Era algo que al parecer entendía tan poco como el niño que tenía delante.
Al final terminé encogiéndome de hombros.

- A lo mejor no es tu hermano exactamente pero es hijo de tu padre. A veces los humanos ocultan esas cosas y, si te tuvo a ti con una mujer y a ese otro niño con otra, sería medio hermano. Puede que, si es tan débil como dices, le de vergüenza reconocerlo como hijo, pero no quiera abandonarlo por principios o algo así. Creo que es algo que merece la pena investigar, aunque no me gusta acercarme demasiado a los nefilim adultos, sobre todo si son tan radicales con los subterráneos.

Me dijo que no conocía a otros niños de su edad y eso me pareció de lo más curioso. Incluso los pequeños nefilim suelen criarse juntos o tienen hermanos de edades similares, por eso de intentar preservar la especie.

- Bueno, tampoco te pierdes demasiado. La mayoría solo lloran, sobre todo los mundanos, y son torpes e ingenuos. Los nefilim son algo más espabilados, pero no dejan de comportarse a ratos como los niños mundanos y son casi tan fáciles de manipular como ellos, al menos hasta que se les ponen las primeras runas y empiezan a entrenar con sus padres más seriamente, pero creo que lo habitual suele ser que empiecen con ocho años.

Me dijo lo que su padre pensaba y simplemente me encogí de hombros. No dejaba de ser una opinión.

- Como te decía, es cuestión de opiniones. Desde una moralidad humana o nefilim, los vampiros o licántropos podrían considerarse monstruos, porque unos asesinan a mundanos para beberse su sangre y los otros pueden destrozarte en un ataque de ira durante la luna llena, pero las hadas somos más de divertirnos y jugar con las emociones de los demás. Intentamos no hacer daño físico a nadie porque sí, salvo como mucho de vez en cuando hacer tropezar a alguien o esconder cosas a los mundanos. Nos gusta más hacer travesuras que daño en sí.

Comenté, contándole algo que a lo mejor él ya sabía, pero si no le podría resultar curioso con otras hadas.

- Además, no podemos mentir. Podemos ocultar la verdad o intentar confundirla, pero no podemos mentir directamente. Por ejemplo, si me preguntases dónde vivo podría decirte que vivo con mi familia, o que no te lo quiero decir, pero no podría decirte que vivo en Moscú porque sería mentira.

Ante mi intento de rebatir su historia, su respuesta me dejó realmente impresionada, sonriendo con cierta admiración. Podría ser un niño cruel, por lo que había hecho con esa otra hada, pero era realmente inteligente y maduro para su edad.

- Esa ha sido una respuesta muy inteligente, te felicito. Y como me has caído bien voy a hacerte un regalo. Pero las manos quietas, ¿eh?

Le dije antes de agrandar por un momento el tatuaje de mis alas en mi espalda, sacándolas a relucir. Brillaron con ese polvo de hadas rosado y entonces me elevé volando lo justo, apartándome un poco de él, y empecé a agitar mi alas. El suelo empezó a cubrirse de un brillante polvo rosado, hasta que consideré que era suficiente, y entonces bajé de nuevo y volví a ocultar mis alas a mi espalda.
Con unas hojas y ramas no me costó improvisar una bolsa de tamaño mediano y recogí el polvo de hada, metiéndolo dentro. Para una mano pequeña como la suya habría como para unos diez puñados, más que suficiente.
Se la tendí con una sonrisa divertida.

- Toma, es polvo de hada. Puede ser muy útil, si sabes como utilizarlo, para hacer magia o simplemente para divertirte, aunque si crees que tu padre podría enfadarse por tenerlo, no se lo cuentes. Puedes utilizarlo para dormir a mundanos, hacerles tropezar o esconderles sus cosas. También a veces puede valer para pociones y otro tipo de magia más compleja, pero yo prefiero usarlo para divertirme.

Seguro que con su imaginación se le ocurrirán muchas cosas poco agradables que hacer con ello.

- Pero te aviso, con los nefilim funciona menos, sobre todo si son muy fuertes, así que no intentes usarlo con tu padre, aunque podrías usarlo contra ese niño débil del que hablas si alguna vez llegas a conocerlo.

Le sonreí con un guiño divertido.


avatar
Alienne Pinkrose
Hada
Hada

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Localización : En donde haya diversión, o pueda crearse,

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Sebastian Verlac el Vie Ago 22, 2014 10:42 am

Miré al hada con odio, un odio que no estaba dirigido para ella, sino para el niño del que estábamos hablando.
-¡No! Padre no tiene otro hijo. -le dije molesto. -Yo soy el único. -puede que estuviera diciendo eso, pero las palabras de la mujer habían hecho mella en mi cabeza. Tal vez sea por eso que padre no lo abandonaba definitivamente. No me gustaba que la chica tuviera un mínimo indicio de saber más de mi padre que yo con sus ideas. Tenía mi vista clavada en el suelo sin hacer ningún tipo de comentario al respecto. Sabía que iba a meterme en un nuevo lío y ganarme más latigazos pero ahora tenía que saber si es verdad o no. Alce la vista a los árboles, a lo mejor madre Lilith estaría por ahí cerca y me ayudara a contestar mis preguntas, ella siempre estaba dispuesta a contestar a diferencia de mi padre que solo me daba cachetadas cuando preguntaba algo que él consideraba fuera de lugar.
Le conté que no tenía amigos de mi edad y que tampoco conocía a otros niños. No me molestaba, yo estaba bien haciendo mis cosas, entrenando y divirtiéndome con las hadas. Por lo menos hasta que estas murieran por no saber aguantar el dolor. Era más que triste, seguramente ni si quiera serían buenas luchadoras. Aunque padre decía que los caballeros hadas si que eran buenos luchadores.
-Yo soy mejor que todos ellos, papá no espero a que cumpliera ocho años. -le dije. Ya había empezado a entrenar, siempre me daba libros para leer y aprender como se mataban demonios y como se podía matar a los subterráneos y aquello que les hacía más daño y poder torturarlos. La chica decía que era cuestión de opiniones, pero papá decía que no había más opiniones que esa era la correcta y que él se encargará de arreglar todos los males que ha hecho la clave desde hace años. Sabía que cuando llegara el momento yo tendría que ayudarle con el plan y no me molestaba, de ese modo podía demostrarle que yo era mucho mejor que cualquier otro niño. Escuché lo que decía sobre su raza y la verdad es que ya eso lo sabía.
-Padre me dijo que no podíais mentir, pero que erais traicioneras y que debemos fiarnos de vosotras. -le comenté la historia de David y Golliat, me comunicó que es historia no era cierta y la verdad es que yo nunca había pensando que fuera cierta. Tal vez hubiera pasado, algo parecido y los mundanos se encargaron de alterarla lo suficiente para dejarla como la conocemos ahora. Por lo menos eso eran lo que me habían explicado. El hada volvió a felicitarme y yo me sentí mi orgulloso ¿por qué un hada desconocida era capaz de ver lo que era capaz y Padre no? Si supiera de todo lo que podía llegar hacer o ser dejaría de una vez por todas al niño débil abandonado. Dijo que iba a darme un regalo, la miré sin confiar un momento pero acabé asintiendo. Vi como unas lineas se separaban de su piel, formando así sus alas. La hada comenzó a elevarse al mismo tiempo que se separaba de mí, agitó sus alas un polvo rosa salieron de ellas que rápidamente se posaron en el suelo. Cuando terminó bajo al suelo e hizo una bolsa con unas hojas para meter todo el polvo rosado dentro. Me tendió la bolsita improvisada y yo la cogí sin pensármelo demasiado, después de ver que el polvo no hacía nada. Me explicó sus propiedades y con quien podía usarlas y con quien no.
-No se lo diré a mi Padre, podría quitármelo. -y papá no sabe que tenía secretos y era mejor que no supiera. Me castigaría. Pensé en que podía usarlo, pero después de pensar decidí otra cosa. -Lo guardaré, y así mi padre no podrá quitármelo ¿Para que tipos de posiciones sirven el polvo de hadas? -escuché el sonido que provenía de la casa, se abrió la puerta se vio un pie pero nadie salió, sino que volvieron a entrar y cerrar la puerta. Me había puesto en tensión por completo, esperando a que mi padre saliera de la casa y me relajé al no verle salir.
avatar
Sebastian Verlac
El Círculo
El Círculo

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Alienne Pinkrose el Lun Ago 25, 2014 9:56 pm

Estaba claro que ese último comentario le había mosqueado, y no es que fuese un niño al que resultase sensato mosquear. Puede que yo no fuese precisamente el mejor ejemplo que hada prudente, pero tampoco era idiota, así que esbocé una sonrisa tranquila, esperando que no se enfadase. A fin de cuentas se notaba que ese odio iba más hacia el otro niño, fuese quien fuese, que hacia mí.

- No lo sé, pero puedo ayudarte a investigarlo si quieres. Si sabes en qué casa vive ese otro niño, podría ir a curiosear. Me gustan las intrigas, son divertidas. A lo mejor no es su hijo y tu padre lo mantiene como cobaya o algo así.

No parecía importarle no tener amigos ni conocer a otros niños. Se ve que no es precisamente sociable y creo que en general he tenido suerte de caerle en gracia, o eso parece. Se consideraba superior a los otros niños, y puede que lo fuera. La verdad, es el primer niño que veo que, a una edad tan escasa, se comporta de forma tan adulta y seria.
Esbocé una sonrisa curiosa y divertida.

- Serás muy fuerte cuando crezcas entonces, si has empezado dos años antes que la mayoría de nefilims. Eso puede ser una buena ventaja para ti. Espero que no tengamos que enfrentarnos en ningún momento.

Le sonreí con un guiño. Parecía gustarle que le halagasen y eso mantendría mis alas en su sitio, aunque en ese momento no las tuviese fuera. Además, resultaba curioso aprender más de él. Era cuanto menos, extraordinario.
Al decirme lo que le había contado su padre de las hadas, no pude evitar reírme y luego contesté sinceramente. Total, no tenía por qué maquillar nada.

- Tu padre tiene razón, aunque a veces directamente no tenemos necesidad de mentir. Por ejemplo, yo no tengo nada mejor que hacer ahora. ¿Para qué iba a mentirte sobre algo? Apenas te conozco y no me has preguntado nada que pueda ser perjudicial para mí el responderte. Puede que a veces tergiversemos la verdad, pero por norma general solemos decirla. En muchos casos no tiene sentido mentir, no aporta nada.

Me pareció bastante inteligente. Además, no era como muchos, ya no solo niños, sino también adultos, que se creían todas esas leyendas tal cual venían en algunos libros. Por eso me pareció apropiado darle algo. Seguro que se le ocurren muchos usos para darle...
Saqué mis alas lo justo para elevarme un poco y conseguir una cantidad generosa de polvo de hada, que guardé en una bolsa de hojas improvisada y se la tendí como regalo.
Asentí de acuerdo con él cuando comentó que mejor no se lo diría a su padre.

- Es mejor así. A veces los padres son un incordio. También a mi algunas veces me quitan las cosas que robo de los humanos y me dicen cosas como que debería madurar. Son unos aburridos.

Me encogí un poco de hombros cuando me preguntó por las pociones. La verdad es que yo nunca lo había usado para eso.

- Pues no sabría decirte. Eso es más cosa de brujos. Sé que se usa porque alguno nos ha pedido, pero tendrías que investigar en los libros de magia. Yo normalmente lo uso para cosas divertidas, como molestar a los mundanos, alterar sus sueños o hacer que saquen sus instintos de forma más descontrolada, provocando peleas entre ellos, pero puedes guardarlo hasta que sepas qué quieres hacer con ello.

Le noté tensarse entonces y mirar hacia una de las casas. Yo hice lo mismo, aunque mantuve mis alas de nuevo guardadas. Siempre podría hacerme pasar por mundana si era necesario, aunque supongo que un nefilim me reconocería.
Nadie parecía salir de la casa y entonces miré al niño con curiosidad.

- Oye, ¿sabes quién vive allí?

Si era algún nefilim no me hacía mucha gracia estar por allí. Quizá debería ir pensándome volver al bosque, por si acaso.


avatar
Alienne Pinkrose
Hada
Hada

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Localización : En donde haya diversión, o pueda crearse,

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Sebastian Verlac el Mar Ago 26, 2014 8:36 am

-Sé donde vive, pero no vive aquí. -dije tranquilamente. -Y nosotros tampoco vivimos aquí. -dije refiriéndome a mi padre y a mí. -No somos de este país. -concluí para que no hiciera más preguntas y con las respuestas anteriores entendería que no pensaba decirle de que país provenía, aunque no era demasiado difícil imaginar que provenía de Idris, para algo teníamos nuestro propio país, oculto del mundo de los mundanos. Así que, no serviría nada que quisiera investigar nada. -Padre... Tal vez si que lo mantenga vivo como cobaya, pero sigue siendo débil... Si es eso debería matarlo por experimento fallido. -tal vez había hecho lo mismo que hizo conmigo antes de yo nacer. Padre apuntaba toda clase de cosas en sus diarios, solo era tener que leer y saber la verdad, claro que estaba cuando papá se fuera. Sería sencillo entrar y echar un ojo a sus apuntes y no me pillaría.
Le dije que ya había comenzado a entrenar, y ella aseguró que cuando creciera iba a hacer fuerte, eso lo sabía. Lo era ya con esta edad, y estaba claro que a mi padre le interesaba esa ventaja. Porque desde que podía recordar siempre he tenido algo en las manos que tenía que aprender, fuera un arma, fuera un libro para memorizar. Padre era estricto a la hora de enseñarme. A mi no me molestaba, me gustaba las diferentes técnicas que me mostraba. La miré tras escuchar que esperaba no tener que enfrentarse a mí.
-Sería tan sencillo como que te quitaras de mi camino. -le dije simplemente. Si nos tocaba luchar, y ella prefería no hacerlo era sencillo. Solo tendría que da un paso al lado y dejarme pasar. Tenía mis ojos clavados en los suyos, no era una amenaza, ni nada de eso. Solo un consejo, algún día llegaría a ser mejor que mi padre, mejor que ese niño, mejor que todos aquellos que pisaban ahora la tierra.
Confesó que mi padre tenía razón al decirme que las hadas no eran de fiar, precisamente porque hacían lo que querían con la verdad, sin nunca mentir. Una cualidad que era bastante útil bajo los ojos de mi padre, cosa que él hacía o directamente te decía una verdad cuando tenía que decirla o te mentía para que dejaras de meter las narices en sitios donde no correspondían. En medio de nuestra conversación la chica se elevó después de sacar sus alas de la espalda, se elevó unos metros sobre el suelo dejando caer el polvo de hada. Hizo una bolsa y me la tendió, después de pensar un momento decidí que era mejor guardarme el polvo de hadas para más de delante. Le pregunté sobre sus usos mágicos, pero no fue capaz de decirme algo en concreto. En palabras más llanas, tendría que leer los libros de la biblioteca en busca de algo útil. Escuché el uso que le daba a sus polvos, ella podía hacer esas clases de cosas como robarles a los mundanos. Tenía polvo de hagas ilimitado, yo no tenía ese privilegio.
-Ya le encontraré algún uso. -le dije terminando de dar los últimos detalles a la sepultura del hada muerta. Hubiera sido más divertido si estuviera viva a la hora de enterrarla, pero no había muerto antes de hacer nada. Escuché como la puerta de la casa se abría, el hada ocultó sus alas y para mi suerte nadie salió de la casa, por el momento. No tardarían mucho en salir definitivamente y Padre me llamaría para irnos. Solía preferir dejarme al margen en este tipo de viajes a pesar de que me traía con él. Miré al hada después de estar un rato largo mirando la puerta y ventanas cercanas. -Un amigo de papá. -le dije. No sabía más.
avatar
Sebastian Verlac
El Círculo
El Círculo

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Alienne Pinkrose el Dom Oct 05, 2014 12:50 pm

Estaba claro que no quería decirme de dónde venía, así que lo mejor sería no insistir. Tiene bastante mal pronto y prefiero no enfadarle.
Solo asentí y respondí con una amable sonrisa.

- Es un país bonito para visitar, con muchos bosques. Espero que tengas tiempo de echarle un vistazo antes de que vuelvas a tu casa con tu padre.

Ante su respuesta, imaginé que le gustaría lo que podía decirle después, por lo que esbocé una sonrisa algo más traviesa y maliciosa, contestando alegremente.

- Bueno, pero piénsalo. Si lo mata sin más, ¿con quién iba a experimentar después? Tú eres su hijo y seguro que te considera demasiado valioso para eso. Si se queda sin cobaya, tendría que conseguir otra, y no es fácil encontrar un niño nefilim que no tenga dueños.

Por lo que sabía, eran bastante protectores con ellos, teniendo en cuenta que no hay muchos y son el futuro de su especie.
Tenía que reconocer que Sebastian era un niño muy fuerte, y bastante duro para lo pequeño que era. Si seguía así, sería temible dentro de unos años, y cuando me respondió de esa forma tan decidida, asentí con una media sonrisa.

- Supongo que tiene sentido. Además, no soy de interferir por los demás. Si tu asunto no va conmigo personalmente, no tendría por qué meterme.

Diría que me ha resultado curioso, así que, aunque seguro que en sus manos podría causar grandes destrozos, precisamente por eso compartí con él un generoso puñado de polvo de hada, que le di en una bolsa de hojas para que usase cuando quisiera, aunque tendría que investigar otros usos, ya que los que yo conocía eran más propios de hadas.
Asentí al final, pero entonces me levanté cuando pareció abrirse por un momento la puerta de la casa que teníamos más cerca. El niño miró también, pero el hombre que se asomó, volví a cerrar la puerta. Me dijo entonces que era un amigo de su padre, asintiendo y esbozando una leve sonrisa.

- Entonces creo que será mejor que me vaya, para que tu padre no se moleste si me encuentra aquí. Ha sido un placer conocerte, Sebastian, y seguro que te recordaré si en el futuro volvemos a encontrarnos.

Le dije, agitando la mano a modo de despedida, antes de tomar de nuevo mi forma de hada en miniatura y salir revoloteando para el bosque. Sería mejor que avisase al menos del hada muerta para que las que me caían bien no sufrieran el mismo destino, pero desde luego ese niño sería alguien de quien estar pendiente en el futuro...


avatar
Alienne Pinkrose
Hada
Hada

Mensajes : 26
Fecha de inscripción : 01/04/2014
Localización : En donde haya diversión, o pueda crearse,

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Sebastian Verlac el Dom Oct 12, 2014 9:41 am

La naturaleza no me llamaba la atención aunque no me desagradaba, pero también era cierto que estaba mucho más tranquilo en lugares como esos que en medio de la ciudad.
-Podría intentarlo. -le dije sin decirle que si ni que no. Dudaba mucho que pudiera hacer esa visita ya que nunca solíamos quedarnos demasiado tiempo en el mismo lugar.
Miré a la mujer, sopesando la opción que acababa de hacer. Era bastante lógica su idea, sin embargo a la chica se le escapaba algo. No conocía a mi padre como yo lo conocía.
-Padre... Siempre consigue lo que quiere. -por lo tanto, si matara a ese niño débil al final acabaría encontrando a otro, seguramente igual de débil. No había nadie tan fuerte como yo.
Le dije a la mujer que no tenía que meterse en mi camino y ella coincidió conmigo, ¿por qué meterse en el camino de alguien peligroso? Mi padre lo era y mi aburrimiento era bastante peligroso, para los demás. Yo acababa divirtiéndome mutilando, rompiendo y torturando. En aquel momento extendió sus alas y dejo caer una cierta cantidad de polvos de hadas. Hizo una bolsa con una hoja, debía de admitir que era bastante cómodo hacer eso y metió todo el polvo dentro de la bolsa y me la dio. Yo la guardé, para que mi padre no sospechara nada y no me cayera otra quincena de latigazos. Levanté la vista para ver como la puerta se abría, yo me puse en pie. Sin embargo nadie salió y volvieron a cerrar la puerta. Le dije sobre mi padre, la hada asintió y esbozo una sonrisa. Se despidió de mi con unas palabras y después con la mano antes de transformarse en su forma de miniatura.
-Adiós. -fue lo único que le dije mientras la veía marcharse, cuando se perdió en el bosque di media vuelta, para dirigirme a la casa. Seguramente la volvería a encontrar en un futuro, las hadas eran inmortales. Subí al porche y antes de abrir la puerta, miré a la copa de los árboles en busca de mi madre. En ese momento la puerta se abrió, mi padre salió decidido de la casa indicándome que era hora de irnos. Solo asentí y obedecí, para irnos de allí.
avatar
Sebastian Verlac
El Círculo
El Círculo

Mensajes : 43
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Verdaderas naturalezas. [Flashback con Alienne Pinkrose]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.