Últimos temas
» Cierre del foro
Vie Nov 21, 2014 9:49 am por Magnus Bane

» Unborn Children {Afiliación Normal - Cambio de nombre y botón}
Miér Nov 05, 2014 7:55 am por Invitado

» Comidas Graciosas... y ¿Paparazzi? || Valentina Devereaux
Dom Nov 02, 2014 1:03 pm por Valentina Devereaux

» Isabelle Lightwood
Sáb Nov 01, 2014 7:15 pm por Adhara D. Herven

» Parque de Diversiones….
Sáb Nov 01, 2014 6:42 pm por Yrenne Shadehound

» TALES OF BAGAROK {El alma medieval} - Cambio de botón (Élite)
Miér Oct 29, 2014 10:17 pm por Kyosuke Nightshadow

» Shadow Flames || Cambio de botón { Élite }
Dom Oct 26, 2014 10:44 pm por Kyosuke Nightshadow

» Soy Divergente. (ELITE) - Cambio de URL + Botón
Vie Oct 24, 2014 8:40 pm por Kyosuke Nightshadow

» Hola, hola
Jue Oct 23, 2014 6:47 pm por Alec Lightwood

Navegación
STAFF
Kyosuke Nightshadow MP || Perfil
Noticias
8/nov/14 - Foro cerrado
AFILIADOS HERMANOS
2/6
AFILIADOS ÉLITE
The New York City Photobucket 4040tales.png Guardianes Fruit of the poisonous tree Bewitch The Mind Photobucket The Maze Runner Foro de rol +18 - Historias originales - Hentai, Gore, y mucho mas

¿Como... Era posible eso? [Alec]

Ir abajo

¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Sáb Nov 16, 2013 9:52 pm

Lo que había empezado como un día tranquilo y sin demasiados trabajos, con el consuelo de una muy buena noche anterior esa, de los besos de Alec, de tenerlo en sus brazos, acariciando su piel y haciéndolo estremecer, recibiendo su tacto, inexperto y sentido, que por sincero enloquecía mas que una pasión ordinaria y experimentada. Pero ahora Alec estaba en sus brazos nuevamente, y no por que el así lo deseaba, sino que estaba herido, podría haber muerto y el brujo no se hubiera enterado, gruño de frustración pero no emitió sonido mas que el carraspeo de su garganta y por fin hablo.- Ya llegamos. -Le susurro con la voz mas suave que pudo y lo llevo aun a cuestas hasta su cama, dejándolo con suma delicadeza como si fuera un cristal que tenia miedo de quebrar. No espero contestación lo que Alec menos tenia que hacer era esforzarse y hablar, debía dormir, y el brujo se aseguraría de ello.-Duerme, mañana te sentirás mejor... ¿Esta bien? Duerme, cariño- Se inclino a besar su frente ignorando el sabor a sudor y sangre, apoyando sus labios tan dulcemente como fue posible en su piel y luego... en los labios de el, el brujo no pudo evitarlo, fue mayor que su voluntad, pero fue un beso de "buenas noches". Lo enderezo un poco solamente para que la espalda no quede en una posición incomoda o de roce, levanto su cabeza con una almohada y asintió suavemente, como diciéndose que estaba bien, acaricio su mejilla y se separo quedándose en el borde de la cama por solo unos momentos, hipnotizado, por sus facciones.

El brujo lo observo y paso la punta de los dedos por la extensión de su brazo en una suave caricia despistada o inconsciente, en cuanto se percato quedo observando sus dedos impidiéndoles avanzar en su recorrido suspiro resignado, ¿Como era que le este pasando eso? Cayo ante la belleza de un mortal, y se vio tentado a besar sus labios, a rodearlo con los brazos.... Aparto la mirada. ¿Le gustaba? La respuesta no parecía tener sentido, Kyo llevaba razón, era un nephilim, pero no era uno ordinario, uno simple, no parecía ser como todos los idiotas que había conocido antes.
Deslizo la mirada por su brazo recorriendo la curva de sus hombros hasta los ojos cerrados de Alec, por un momento deseo romper las reglas, y hacer que lo mirase, que se mantuviera despierto para asegurarse de que estuviera bien, pero no podía hacerlo, seria irresponsable. Se contuvo y con el ceño fruncido se quedo sentado en un sillón de terciopelo rojo que estaba a aun lado, y solo se dedico a observarlo, velar sus sueños sin preocuparse por las manchas de sangre que podrían estar debajo de el por la herida.

Iba a esperar hasta que se durmiera por completo, así solo con un hechizo lo haría no despertar hasta terminar de vendarlo y limpiarlo no era justo que llevase esa ropa, y la herida prácticamente a la intemperie, pero sobre todo no quería que sufra mas. Chasqueo los dedos para aparecer una taza de cabe de la cual tomo un trago corto. Esta sera una larga velada.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 17, 2013 7:22 pm

Una vez Magnus lo depositó en la cama, hizo una mueca de dolor, sentía todo su cuerpo cansado, y sentía que sus ojos cerrados eran cada vez más oscuros, cada vez mas sumergidos en el sopor que le provocaba el sueño. Sabía que ahora podía relajarse, Magnus no le haría daño, y sentía su voz y deseaba tener la fuerza suficiente para estirar la mano y atraerlo a él, pero le resultaba difícil mantener los ojos abiertos, por lo que mover un miembro sería francamente imposible.

Sintió su beso en la frente, y luego su beso en los labios. Sintió su mano acomodándolo y no pudo reprimir un escalofrío, sentía frío, y su mano cálida contra su piel no hizo más que aumentar esa sensación. Probablemente tuviera fiebre, había perdido mucha sangre en fin, y no debía tener forma de regular la temperatura. Quería hablar con el brujo, no quería seguir con esa sensación, cada vez estaba más confundido, no entendía porque le administraba tantos cuidados cuando él no le importaba de verdad, e intentó con todas sus fuerzas hablar, pero sólo logró formular un quejido. Sintió un par de lágrimas caer por el costado de sus ojos, y se dio cuenta que sería inútil intentar resistirse, que no importaba cuanto luchara, su cuerpo necesitaba descansar.

Se durmió pensando en todo: en Jace, en la discusión que tuvo con él esa mañana, en Magnus, en la noche que habían pasado juntos, en los consejos de su hermana, pero sobre todo, pensando en lo que había pasado esa noche, buscándole un sentido, poder explicarlo él, sin necesidad de hablar para preguntarle a Magnus, intentando comprender cómo el demonio lo había atacado estando Jace y Magnus tan cerca suyo, ¿es que acaso los había tenido controlados? Cada vez sus pensamientos estaban más enmarañados, y él sentía más dolor, dolor por el desprecio de su parabatai, dolor por el engaño de su... de su... de Magnus y dolor porque no podía hacer nada con ello, más que dejarse llevar a la oscuridad y esperar a que su cuerpo le dejara seguir.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 17, 2013 8:08 pm

Al fin la respiración del nephilim se regularizo totalmente, podía ver las mantas sobre el subir y bajar lentamente, y suspiro de alivio, ya era tarde... de madrugada y Magnus hubiera jurado que ya estaba amaneciendo, pero las ventanas cerradas no ayudaban a saberlo a la perfección. Apreto los labios y se levanto de ese sillon, acercandose a la mesa de luz y de ella sacando unos polvos, puso unos pocos entre sus dedos y los distribuyo encima de el rostro de Alec, el polvo solo haria que no se despertara en un par de horas mas, no importaba que ocurriera.

-Bien... Sigamos con esto.-Se dijo a si mismo, y con mucho cuidado lo destapo, levantando su remera manchara totalmente hasta quitársela y arrojándola a un lado para apoyar su cuerpo boca abajo dejando su espalda al descubierto. Extendió una mano sobre el y cerrando los ojos respiro hondo, y pequeñas chicas azules cayeron de sus manos hacia la herida tratando de sanarla y cerrarla, lo mas posible, se mordió la parte interna del labio, y las chicas se movían un poco mas, la herida iba cerrando, lentamente, hasta casi por completo, era lo máximo que podía hacer, dejando apenas un tajo, poco profundo, ya no peligroso. Apoyo ambas manos en el borde de la cama, un portal, curaciones, mas el trabajo anterior, podía ser fuerte pero se encontraba realmente agotado, haciéndole caso omiso a su situación, la cual aun podía llegara disimular minimamente, busco un paño húmedo y lo limpio, sacando la sangre seca y la tierra de su torso, brazos y rostro, sus facciones lucían mejor de esa manera.
Por otra parte sus pantalones estaban aun manchados ensangrentados y llenos de tierra mugre y sangre de demonio. ¿Todo debía combinar no? Quito su pantalón, tratando de no mirar de mas, lo que le resultaba del casi del todo imposible, y nuevamente lo vistió con un pantalón suelto del brujo y puso un vendaje que atravesaba su espalda y pecho, aunque la herida no era grave, no iba a permitir que se abriera, causaría dolor, pero no mas que eso.

Suspiro y des-contracturo su cuello haciéndolo sonar y estirándose nuevamente tapándolo con las mantas suaves y cálidas, en menos de una hora, despertaría, había tardado mas de lo que esperaba haciendo todo a mano, pero el... el lo valía.- En solo... solo unos momentos restaras consiente nuevamente- Dijo como si esperara que el lo escuchara, lo que, el sabia, no era posible. Se sentó en el sillón nuevamente, sin darse cuenta de que el mismo llevaba las ropas manchadas de sangre y tierra que había quitado del otro, no le importaba en ese momento, a pesar de haberse acabado de bañar hace tan solo unos instantes. Una sensación de tranquilidad lo recorrió al verlo, respirando notoriamente mejor, y el color en sus mejillas volviendo lentamente, había perdido sangre pero en la curación el brujo había procurado hacer que su organismo produzca mas con rapidez, esperaba que fuera suficiente. Parpadeo lentamente y le costo volver a abrir los ojos. Estaba cansado.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 17, 2013 8:51 pm

Había luchado tanto en contra de caer en esa oscuridad que nadie comprendería como podía haber terminado tan abrazado a ella. Su mente se había librado de todo tipo de preocupaciones, no había tenido que padecer ninguna pesadilla ni ilusionarse con un sueño que probablemente jamás se hiciera realidad. Por primera vez, en días, no sentía miedo, o deseo de llorar, y probablemente se debiera al hechizo para dormir que el brujo le había hecho o al cansancio que llevaba semanas acumulando, acumulando desde la aparición de la pelirroja primero y desde el comienzo de sus encuentros furtivos con Magnus luego. Tanta paz y tanta tranquilidad le resultaban ajenas, pero no por eso estaba menos aferrado a la oscuridad que las traía consigo.

De todas formas, cuando el hechizo se fue yendo, fue clamando la compañía de la oscuridad a la que Alec se aferraba. Y como antes, ahora que luchaba para mantenerse en ella, no tuvo éxito en su empresa, y poco a poco él fue saliendo a la superficie, a la orilla de la conciencia, y fue volviendo en sí, comenzando a percibir su cuerpo, como el dolor se había desvanecido en gran parte, al menos de su espalda, aunque no del agarrotamiento de sus músculos. Abrió los ojos, parpadeando un par de veces y manteniéndolos entre cerrados, hasta que por fin pudiera habituarse a la claridad que lo rodeaba, aún cuando había una que otra luz encendida, pero que de todas formas contrastaba con la oscuridad en la que había estado sumergido hasta minutos antes.

Cuando por fin logro acostumbrar sus ojos a la claridad, comenzó a mirar a su alrededor, intentando recordar como había llegado allí, lo que recordó casi al instante a ver a Magnus exhausto en el sillón que estaba al lado de la cama, con las ropas sucias de sangre, tierra y sudor, y una taza de café a punto de volcarse entre sus manos. Se mordió el labio, dudando entre llamarlo y despertarlo o no, para hablar con él y poner al fin las cosas en claro, para poder escapar de esa situación que lo aprisionaba y que cada vez que lo invadía por completo le daba ganas de llorar. También debía preguntar si se había dado aviso al instituto, probablemente Maryse, su madre, estuviera dando vueltas de un lado al otro, histérica porque el aún no había regresado, pensando que quizás debiera comenzar a planear el funeral de su hijo. Al fin y al cabo, era habitual entre los cazadores de sombras morir joven, luchando contra alguien. No todos tenían la suerte que él había tenido, la de ser encontrados por un brujo que, por muy mal llevado que fuera, le había terminado salvando la vida. Apretó más sus dientes contra su labio, pensando en que probablemente tendría que enviarle una nota al brujo agradeciéndole por haberlo salvado, aun cuando debiera tragar litros de orgullo por hacerlo, más luego de haber oído partes de la discusión que el brujo mantuvo con Magnus.

Decidió despertar al brujo, necesitaba hablar con él después de todo, además que le hacía sentir culpable estar él acaparando la cama que el otro necesitaba casi de igual manera. Lo llamó con la voz aún ronca, parecían haber pasado siglos desde la última vez que un líquido había recorrido su garganta - Magnus... Magnus... - insistió, temía que su voz rasposa no se oyera - Despiértate, por favor... Tenemos que hablar.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Dom Nov 17, 2013 10:48 pm

El sueño termino por ganarle, no podía resistir mas el arrullador sonido del silencio y la calma, y aun con el terciopelo del sillón amarillo, este parecía terriblemente cómodo, tanto como su cama, e incluso mas. Su energía baja, no hacia mas que pedirle a su cuerpo que durmiera por horas y horas, sus parpados se cerraron, con el solo recuerdo de que eran las 4:30 al hacerlo. Quería estar despierto para ser la primera imagen que vieran los ojos de Alec, su primer pensamiento, por lo menos si no podía asegurarse de ser el ultimo cada noche, podría ocupar ese lugar en la mañana, al menos un día. Un muy mal día, pero no iba a desperdiciar la oportunidad, al menos el no quería, pero morfeo lo arrastro a sus brazos, apretó la taza de cabe que tenia en las manos, aun con los músculos tensos, sin poder relajarse por completo, ni siquiera en sueños

Si le preguntaban no iba a saber contestar en que momento de la madrugada se había quedado dormido, su cuerpo estaba mas que exhausto pero de todas maneras al sentir la voz de Alec se esforzó por abrirlos, una corriente eléctrica por el despertar le hizo tambalear la taza pero dándose cuenta con sus ojos aun desenfocados que estaba a punto de tirar la taza la apretó, y con torpeza la dejo a un lado en la mesa de junto con solo unas gotas sobre el brazo del sofá. En cuanto sus ojos de gato, totalmente dilatados enfocaron la luz volviéndose finos como siempre vieron a Alec consciente y brillaron a pesar del cansancio. -Alec... - Susurro sonriendole de manera adormillada pero sinceramente feliz de verlo bien y no esforzándose por dar un respiro como lo estaba hace apenas unos momentos, o bueno.... horas en realidad.- ¿Como te sientes?

Parecía verse bien color en su piel y un brillo suave en sus ojos, los polvos parecían haber perdido efecto sin complicaciones, asintió conforme con su trabajo y observo las ligeras magulladuras de su cuerpo, contra las que no podía hacer demasiado mas, no en este estado, quizás si mañana el volvía podía seguir curandolo, pero en este momento, dudaba siquiera de poder mantener un fuego estable entre sus dedos. Apoyo las manos en ambos brazos del sillón y usándolos como punto se levanto con un gruñido que mas se parecía al de alguien viejo que a Magnus, y se sentó con delicadeza en el borde de la cama, para acariciar su mejilla.- Me alegra que ya puedas hablar y que quieras hacerlo conmigo... - Se maldijo a si mismo internamente por dejar escapar lo que su mente pensó, pero que mas da, ya había salido, suspiro pesadamente y continuo.- ¿Que sucede, cariño? ¿Tienes las vendas muy ajustadas?¿Te sientes mal? -Ladeo la cabeza y con la vista recorrió su cuerpo, pero no parecían estarlo, tal vez algo estaría mal en la curación. Puso serio su rostro y lo miro interrogante.-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 18, 2013 8:29 pm

Se sentía culpable por haberlo despertado. Era evidente que estaba muy cansado, y sabía que además era probable que el motivo de tanto cansancio fuera él y la mala suerte que lo rodeaba. Sentía culpa, además, porque sabía que el planteo que tenía que hacerle lo cansaría aún más. Hizo una mueca al verlo hacer tanto esfuerzo para levantarse. Lo siguió con la vista hasta que lo tuvo a sólo centímetros de distancia. Cerró los ojos un momento, para evitar tener que mirarlo a los ojos. Rechazó su caricia por instinto, estaba concentrado dándole vueltas a como decir lo que tenía que decir, y su contacto lo distraía, además, no estaba seguro de que respuesta recibiría.

- No, no me molestan los vendajes, y no duele casi nada, más si lo comparo. - respondió a sus preguntas de manera seca, y tosió un poco, ya que la garganta seca le molestaba, pero tenía cosas más importantes de las que hablar. - ¿Ya avisaste al instituto? Mamá debe estar desesperada, debe estar pensando que ya no volveré. No quiero que le monte una bronca a Izzy, ella no tiene la culpa de mi imprudencia.

La otra duda que tenía... Que era en fin la que más quería que le resolvieran, era la más complicada de resolver. Abrió y cerró la boca repetidas veces, como si quisiera empezar a hablar y las palabras no le salieran. Decidió que, fuera lo que fuera que el brujo fuera a responderle, debía mirarlo a los ojos. Hizo acopio de todas sus fuerzas, y apoyó con firmeza los brazos en la cama, y arrastró su cuerpo, haciendo caso omiso de los chillidos de dolor de sus músculos, hasta quedar sentado con la espalda contra el respaldar. Se da cuenta de lo mucho que había estado apretando la mandíbula, y de como el cansancio lo volvía a invadir, cerrando sus ojos, obligándolo a dormir. Sin embargo, se resistió, e intento despabilarse. Miró a Magnus, y sintió que su ronca voz se quebraba cuando comenzó, con muchas vueltas, a exponer su gran duda.

- Cuando... Cuando estaba en el pandemonium... Enfrentado contra el demonio que me hizo esto... Los vi a tí y a Jace... Y... Y me dijeron... me dijeron... Fueron sinceros conmigo... O eso se sentía - bajo un rato la mirada mientras le caían unas lágrimas - ¿Por qué juegas tanto conmigo? ¿Por qué me dices cariño o... o me cuidas así... si piensas que soy tan trivial como me dijiste? ¿Es que acaso te hace gracia? - se entrega al llanto con desconsuelo, recogiendo sus rodillas contra su pecho, sintiendo que la herida en la espalda le tiraba, pero, que más daba, se sentía sólo, desnudo, expuesto. -Que Jace me desprecie - dice entre sollozos - Lo entiendo... Pero... Pero... Pensé... Fui un estúpido, me doy cuenta, pensé que para ti... Que era alguien... Especial... No que era uno más en tu interminable lista de amantes... Alguien a quien sólo buscas "tirarte" - a medida que iba terminando, el dolor iba desapareciendo de su voz. No porque lo que dijera fuera menos doloroso o le hiciera menos daño... Sino porque con la posibilidad de certeza de cada afirmación se iba sintiendo más vacío, más muerto... Como que nada importara... Quizás, nada lo hacía.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 18, 2013 9:29 pm

Cuando rechazo su contacto Magnus lo observo totalmente extrañado, era la primera vez que no dejaba que le hiciera una inocente caricia, por un momento frunció el ceño quizás le dolía mucho como para sentir un tacto, pero al parecer no era así, esas dudas se disiparon en cuando escucho a Alec hablar, bajo la cabeza y suspiro con un poco de alivio, no era esa la razón por la que se alejaba. Pero...¿Que decía? si no le dolía nada, si no sentía tanto dolor relativamente para lo que le estaba pasando, ¿Porque rechazaba su tacto? Al brujo no le agrado el pensamiento pero se quedo callado, y deicidio mantener silencio y solo observarlo con una sonrisa triste. Feliz porque se sentía mejor pero con cierto dolor, al ser alejado.

Sus labios parecían querer seguir hablando por lo que dejo que siguiera, parecía inseguro, nervioso, y el brujo sintió una puñalada de preocupación en su pecho, acababa de despertar de lo que podría haber sido su muerte, si no era atendido como lo fue, y pareciera que en ese sueño se hubiera dado cuenta de que no quería estar mas con el brujo. Magnus apretó los labios y se revolvió un poco los cabellos llevándoselos hacia atrás, como si quisiera deshacerse de un poco de la tensión que sentía, chasqueo los dedos y con algo de esfuerzo hizo aparecer un vaso de agua y se lo tendió para que se humedeciera la garganta que, seguramente estaba seca.

Alec empezó a hablar y Magnus trato de escucharlo, enfocando tanto sus ojos como le era posible, pero a medida de que escuchaba las palabras enarcaba las cejas y fruncía el ceño en un gesto totalmente desentendido, el no había estado en pandemonium, y no había sido "Sincero" con el en ese momento, ¿Porque lo cuida?¿Porque le dice cariño?¿Porque jugaba con el? No sabia de que demonios hablaba, el rostro del brujo se quedo en aquella expresión, entre confundida e indignada, no era posible que le este diciendo eso. El brujo se pregunto si se había golpeado la cabeza si tenia algún daño y lo observo como si tratara de buscar algún tajo en la cabeza algún golpe que haya pasado por alto, pero nada, nada parecía estar mal. Magnus parpadeo y se inclino hacia adelante apoyando los codos en las rodillas mientras esperaba que terminase de hablar y trataba de saber o de pensar que era lo que estaba ocurriendo. Algo paso por su cabeza, y esperaba no estar en lo cierto. Primero aclararía los hecho y luego se sacaría su propia duda.

- Alec... -Suspiro haciendo una mueca al mirarlo, ligeramente se veía el dolor en sus ojos ante esa acusación, cuando momentos antes el mismo se preguntaba porque quería tanto a ese nephilim- Alec, en... en primera instancia yo no fui a pandemonium... Me entere que estabas allí solo porque Kyo así me lo dijo, así que el que hablo contigo, lo lamento, pero no era yo. -Aclaro y luego prosiguió rascándose los cabellos detrás de la nuca, no planeaba tener que decírselo de esta manera, pero de todas maneras Magnus siempre trataba de demostrárselo- Mira... yo te cuido.... yo te ayudo, te digo cariño... y lo hago Alec... porque... -Suspiro frustrado- ¿Porque crees que lo hago, Alec? -No pudo decírselo, pero saltaba a la vista lo evidente.- No solo quiero tirarte, sino, no me interesarías, no te estaría esperando, y me iría a tirarme a alguno de la cola que tengo detrás... -Dijo sin poder evitar un tono de exasperación.- Sin embargo aquí estoy... esperando, cuidándote, deseando abrazarte, no eres trivial, para mi... -Con esfuerzo lo miro a los ojos.- Eres especial...

Su voz era tan suave como podía, tan dulce como le era posible ser, estiro la mano como para acariciar su mejilla pero luego la retiro no le gustaría que vuelva a apartarlo de nuevo, le dolería mas y era un brujo viejo, para torturarse a si mismo con un rechazo, ya lo habían dejado antes rechazado antes y no era algo que le gustaría repetir
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 18, 2013 9:56 pm

Cuando le ofreció el vaso, sólo lo tomó y lo dejo arriba de la mesa de noche. Necesitaba saber la verdad, y necesitaba saberla pronto, cada vez sentía más una presión sobre el pecho que lo estaba asfixiando. Apenas notó que el otro se movía mientras hablaba, sus ojos estaban nublados de lágrimas, que cada vez parecían ser más y más abundantes, llenas de dolor, de frustración y de enfado porque no podía detenerlas.

- Pe... Pero yo te vi... Eras vos... - niega con la cabeza - Ese brujo me encontró fuera del club, a vos te vi adentro. Yo te oí... - dice, y no puede continuar, el llanto se hace cada vez mas fuerte, y se termina ahogando entre las diversas secreciones. Siente como su rostro se pone rojo y la cabeza le empieza a doler entre los accesos de tos, y de alguna manera logra tomar el vaso y beber un poco, luego de derramar parte de su contenido encima suyo. Cuando se calma, intenta continuar, sólo que parecía que ya no tenía más palabras para decir, estas parecían haber sido arrastradas por el agua que bebió.

Cuando por fin las palabras acuden a él, salen apresuradas, estaba nervioso, y sentía miedo de lo que pudiera decirle el brujo. Ya llevaba un tiempo sin mantenerle la mirada, y la espalda comenzaba a escocerle, probablemente estuviera abriéndose la herida, por lo que relajó un poco el abrazo sobre sus rodillas e intento estirar un poco la espalda para que no estuviera tan tirante. - Si soy especial... ¿Por qué no me ayudaste? Estabas ahí, estabas con Jace... Su... Su desprecio... Lo entiendo, más ahora... ahora que sabe... que sabe todo, pero... Pensé que me querías... Pensé... - niega con la cabeza, nervioso - Me estaba enamorando de ti... Y ahora... ahora... - intenta explicarse, pero le dolía demasiado, no las heridas, sino el hecho de que el brujo negara que había estado allí, él lo había visto, no era alguien al que pudiera confundir tan fácilmente, no después de la noche anterior, no después de pensar tantas veces durante el día en su próximo encuentro, en si al fin conseguiría el valor para ir más allá.

Intentó secarse las lágrimas una y otra vez, no podía permitirse ser débil, si su padre lo viera lo abofetearía y le diría que se comportara como un hombre. En este momento deseaba que el demonio hubiera logrado su cometido, que lo hubiera asesinado, y no haber tenido que pasar por toda esa noche, no haber tenido la suerte, o lo que fuere, de vivir para contarlo. Miro fugazmente al brujo, con miedo de descubrir sorna en su expresión, y se sorprendió un poco al ver dolor reflejado en su rostro. Pero, si tanto le dolía lo que el otro decía, ¿por qué insistía en negarlo? ¿Por qué no estaba abrazándolo, confortándolo como la noche anterior? Quizás se había hartado de él y de su inútil mortalidad, y estuviera a punto de aprovechar la oportunidad para echarlo de una patada. La idea hizo que dejara de llorar, y que lo mirara a los ojos con todo su dolor, su bronca, su miedo, el cariño que poco a poco había ido creciendo en su interior y demás sentimientos que lo llenaban a la cara. Quería que quitaran la venda de una vez, así dejaba de doler antes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 18, 2013 11:02 pm

Vio de sus mejillas derramar lagrimas y el dolor se hizo aun mas fuerte, sin hacerle posible siquiera contenerlo o disimularlo, estaba seguro de lo que e había pasado al Nephilim. No podía, asegurarse pero no podía ser otra cosa, el no había estado, pero Alec lo seguía repitiendo. ¿Quizás... era obra del demonio del miedo? Si así era debía tratar de convencerlo, no le gustaba lo que estaba viendo, estaba sufriendo por el, pero ni siquiera era el, lo que lo hizo aliviarse y preocuparse a la vez.

¿Era el miedo de Alec que el brujo dijera eso? Era una estupidez, nunca lo haría. Cerro los ojos por unos momentos haciendo una mueca negando con aun mas fuerza lo que alec le decida- Alec, en serio... no era yo... Mírame... -Dijo buscando sus ojos para apartar sus lagrimas, no quería verlo llorar, le partía el alma.- En serio, ¿Me crees capas de verte en ese estado y no hacer nada? Es... ridículo. - Quería que le crea, no subió el nono de voz pero si el énfasis en sus palabras, sosteniendo sus mejillas con suavidad intentando hacerle ver que no era así. Sentía su propia garganta seca, luego de todo lo que había pasado, luego de todo lo que había vivido, como es que un nephilim lo ponía así. Oh claro... De ese nephilim se estaba enamorando.

La voz del otro estaba cortada dolida, y no podía verlo así, tuvo que apretar las manos y bajarlas de su rostro para cerrarlas en puños sobre sus piernas para contener el deseo de saltarle encima y abrazarlo, consolarlo, decirle que eso no era verdad, y si algo no le había quitado su edad era el orgullo, pero estaba a milímetros de quebrarse ante el.- ¡Alec demonios! -Dijo exasperado y dándose cuenta bajo el tono suspirando.- No era yo, alec, era el demonio, jamas te dejaría así, jamas permitiría que te hagan daño, no a ti, no lo permitiría, y escúchame... -Levanto su mentón para que lo mirase.- No eres... presta atension... no eres el único que se esta enamorando... por favor... no digas "Y ahora..." Créeme, no eres... no eres trivial para mi, Alec. -Lo observo con deseo de besar sus labios. Se lo había dicho, al fin se lo había dicho y apretó los labios, y suspirando, el cansancio lo tenia alterado y estos planteos no ayudaban a su conciencia.- Existe la posibilidad, de que el demonio que te haya atacado se llamara Agramon... Si es así el.. él es el demonio del miedo. y pudo haberte mostrado lo que mas... temías y... debilitarte con ello. -

Negó con la cabeza tragando en seco. Si decía algo lo haría por completo.- Me gustaría que me creas, en verdad, si eres espacial para mi y... aghm... -Refunfuño sin poder continuar- Me gustas mucho Alec, no me quites la oportunidad de enamorarte, y enamorarme de te... -Se inclino sobre el y con mucha delicadeza para no asustarlo lo abrazo tan fuerte como podía tratando de no dañar su espalda y oculto la cabeza en el hueco de su cuello.- Confía en mi, es la verdad.

Mentiría si dijera que no sentía ganas de llorar, dolía mucho escucharlo decir aquello, no quería que se rindiera con el, cuando ni siquiera había empezado adecuadamente, ese nephilim, le hacia sentir cosas que ninguna persona en años pudo hacerle sentir.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Lun Nov 18, 2013 11:38 pm

Sentía el rostro hinchado de tanto llorar, y poco a poco sentía que se tranquilizaba, primero al ver a Magnus limpiar sus lágrimas, volver a ser el de siempre, sintió que su corazón se desaceleró un poco, y que quizás todo tenía una explicación, empezó a rogar porque esta existiese, necesitaba creer en que Magnus no tenía deseos de lastimarlo, porque luego de la discusión con Jace sentía que estaba sólo. Claro, estaban Izzy y Max, pero... Era distinto. Ellos estaban casi obligados, mientras que para los otros representaba una elección. Y quería ser elegido por alguien, ser especial para alguien, y no un simple adorno o lo que sea.

Al escuchar a Magnus elevar la voz se estremeció del susto, no esperaba que se enfadara. Lo miró, algo obligado por la mano del brujo debajo de su mentón, y encontró en sus ojos lo que había encontrado aquella noche: pura preocupación, reconocía en ellos el brillo del afecto que el otro sentía por él. Lo escuchó hablar del demonio, reconocía el nombre, en efecto, por sus largas jornadas investigando en la biblioteca y había leído su forma de actuar, aunque eran todas hipótesis, ya que no habían sido conocidos muchos sobrevivientes a ese demonio.

Por fin sucedió lo que tanto necesitaba, y en un abrir y cerrar de sus cansados ojos se encontró rodeado por los brazos de Magnus, y sintiéndolo tan cerca, desarma su resistencia y lo abraza de vuelta - Te... Te creo... Lo... Lo siento... Yo... Necesitaba saberlo, necesitaba entender porque... porque.... Pensé que me estaba volviendo loco - se mantiene aferrado a él, no quería soltarlo, no ahora... Cierra los ojos con fuerza, y suspira, pensando que ya tendrían tiempo para ello, pero ahora ambos debían descansar. Se separa un poco y levanta su rostro para besarlo con torpeza y suavidad, como si fuera de nuevo su primer beso, y quizás, después de tanta sinceridad que habían intercambiado, fuera su primer beso, el primero de muchos ahora que las cartas estaban sobre la mesa.

Cuando se separa de nuevo, buscando un poco de aire, lo mira a los ojos, intentando asegurarse de que no era un sueño. -Creo... Creo que ambos necesitamos descansar... ¿Puedo... Puedo dormir contigo... de nuevo? - pregunto, temeroso de que el otro prefiriera tomar cierta distancia después de lo sucedido. Lo miró, pensando en que no debería haber dudado de él, en que debería haber sido más listo. Pensó en que aún tenían cosas de que hablar, o al menos él las tenía, aunque intuía que el brujo también querría hablar del tema... "sino (...) no te estaría esperando". Pero no era momento, no después de lo ocurrido. Más tarde se ocuparía de todo aquello, además de ocuparse de los problemas que le esperasen en el instituto y con Jace. Ahora sólo le importaba saber que el brujo no estaba molesto con él, y que podría volver a dormir envuelto por sus brazos, ya que, sin importar el problema, parecían ser un buen remedio. Sonrió para sí, pensando que quizás, después de todo, seguía enamorándose de él.





avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 19, 2013 2:00 pm

Una vez que tuvo al otro en sus brazos, no quería soltarlo, no quería separarse de el, su aroma, su piel cálida que a pesar de las vendas se podía sentir de la misma manera. Apretó los labios, no sabia si Alec creería lo que le decía, lo que estaba diciendo, y lo que había dicho, todo iba bien antes de eso, podía sentir mas cercanía, como Alec se libera cuando estaba junto a el, como con cada beso ponía su alma en medio, y juraba que le hacia sentir lo que el sentía. Sus músculos se relajaron mas en cuanto Alec lo abrazo de vuelta, respiro hondo, al fin podía hacerlo, sin embargo pese a eso no se alejo.

Dejo un beso en su hombro sin poder evitarlo,maldiciendo internamente a que todo coincidiera para dejar a su "ojitos azules" en esas condiciones, hacerle pensar cosas que no eran verdad, y casi someterlo a una muerte que se habría realizado si no fuera por su discípulo. Suspiro sabiendo que tendría que pagárselo y conocía muy bien los favores que le pediría el otro, aunque era su maestro, podía saber que no le cobraría considerando su puesto, después de todo le había enseñado bien "Todo tenia un precio" por caro que fuera tendría que pagarlo.

Al fin el silencio se rompió con la voz del otro "Te creo". Esas palabras lo hicieron sonreír y aferrarse a el con un poco mas de fuerza, y agradeciendo que así sea, por un segundo pensó que ya no lo tendría mas a su lado y que quedaría otra vez, sumido en el trabajo y en fiestas sin sentido tratando de olvidarlo, como le había pasado cuando Camille lo había dejado. - Todos estamos locos, Alec. -Susurro y en cuanto lo separo, observo sus ojos como dos azules zafiros, que, a pesar del cansancio, del dolor, de lo que había pasado, coacervaban su brillo inocente. Magnus se pregunto como era posible, pero ese pensamiento se ahogo al sentir sus labios besarlo con torpeza, le correspondió el beso, con suavidad, sin dejar que la pasión se apodere de ellos, propinando sobre esos labios todo lo que sentía.

Se separo, y el rostro del brujo estaba mucho mas relajado ahora, dejo antes de que se separara por completo un dulce beso en sus labios casto y breve como para sellar el resto. Asintió a lo que decía. - Si, creo... creo que sera lo mejor, y... siempre podrás dormir conmigo, pero primero... -Suspiro mirándose a si mismo todo cubierto de tierra y sangre.- Deja que me cambie y que de aviso al instituto. ¿Esta bien?- No había cumplido su deber y no había dado aviso de que Alec estaba con vida suspiro y se separo de el para pararse y caminar hacia su oficina para mandar el mensaje de fuego, pero antes de irse volteo para mirar a Alec con una suave sonrisa. -Ya vuelvo. No tardo, cariño. - Y sigue su camino saliendo del cuarto . Llego a su oficina y decidió mandar un mensaje de fuego al estilo manual, no iba a gastar mas energía de la necesaria, escribió el mensaje, deseando que no cayera primero en manos de Jace, ya que querría indiscutiblemente llegar lo antes posible. Y por una parte necesitaba descansar y por otra el mismo también lo necesitaba, si la tarde anterior lo había recibido con mala cara, hoy no lo haría muy diferente que digamos.

-Mensaje de fuego-
Instituto de New York, cazador de sombras, me veo en la obligación de informarles que tengo en mis manos a Alexander Lightwood, el cual fue herido en una pelea con el demonio del miedo "Agramon" en pandemonium, ha sido encontrado por uno de mis colegas y lo ha sanado, ahora se encuentra en mi apartamento descansando y reuniendo fuerzas, se les ruega que no lo atosiguen y que en cuanto se encuentre en condiciones, les prometo, yo mismo le dire que tome rumbo hacia el instituto, e incluso lo escoltare.
Esto es solo un mensaje de aviso, cualquier interrogante puede esperar hasta que el mismo se encuentre de regreso.

Mis saludos cordiales
M.B.

-Fin del mensaje-

Envió el mensaje y se dispuso a cambiarse y limpiarse un poco, lo que le tardo mas de lo que esperaba, la sangre se adhería mucho a la piel y mas combinado a la tierra y mugre que habia acumulado, se puso unos pantalones color morado, bastante sobrios para el y para compensar una musculosa negra con brillos en colores del arcoiris atravezandole el pecho por delante de la remera. Y se dispuso a volver sonde alec lo esperaba
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 19, 2013 2:52 pm

Sabía que el otro tenía razón y que era necesario dar aviso, su madre estaría enloquecida de la preocupación, pero en este momento simplemente no quería que ellos supieran que estaba allí. Primero, porque no quería que los interrumpieran, quería estar a solas con Magnus, más... Más después de lo que acababan de atravesar. Lo necesitaba cerca, necesitaba sentirlo en todo momento, y, su segundo problema, es que sin la compañía de Magnus se sentía desnudo. Lamentó no haber podido pararlo antes de que se fuera, y se cubrió con las mantas, como intentando refugiarse de todo. Sus ojos se entristecieron, perdieron su brillo, y permanecieron con la vista fija en un hilo que sobresalía de la colcha.

Cuando el brujo volvió, su mirada se volvió a iluminar y suspiró con cierto alivio. Aunque habían sido sólo unos minutos, no veía el momento de volver a abrazarlo, volver a sentirlo junto a él, tenían tanto de que hablar... Sabía que tenían que descansar, pero necesitaba decírselo ahora... No sabía como sacar el tema. Se sonrojaba mientras le daba vueltas a distintas ideas, y el brujo se sentaba en la cama a su lado, como había hecho la otra noche, cuando habían visto una serie antes de dormir. Decide acostarse, y mirar a Magnus, esperando que hiciera lo mismo. Antes de que él otro pudiera decidir que necesitaban agua o algo así, y saliera de nuevo de la cama, se lo pidió expresamente, incapaz de aguantarse - Acuéstate, por favor... Y, ¿me abrazarías?

Cuando se sintió rodeado por los brazos del brujo, escondió unos segundos la cara en el hueco de su hombro, intentando juntar valor. Luego de que éste lo hubiera invadido, se separó y comenzó a besarlo, sin mucha ternura, intentando comunicarle algo. Se dejó llevar, y giro su cuerpo depositando parte del peso de su torso sobre el pecho de Magnus, y deslizó una pierna sobre las suyas. Luchó por contenerse, lográndolo apenas, para separarse de sus labios y decir con la voz muda, entre una mezcla de timidez y de excitación sólo una palabra, que llevaba mucho grabado en ella. Era una promesa, prometía que cuando todo pasara, cuando ambos estuviesen bien... - Pronto - pronto sería el momento, ese momento que ambos esperaban aunque con distintas emociones involucradas. Para Alec sería su primera vez con alguien, la primera vez que compartiría algo tan íntimo, algo que si bien aún lo aterrorizaba, deseaba hacer.

Se separó un poco, si bien permaneció recostado sobre el pecho de Magnus, ya que su espalda dolía menos, descruzo su pierna, deseando no haber incomodado al brujo por su arrebato. Escondió la cara en su pecho, sentía como esta ardía con vergüenza. Dejo un último beso sobre su pecho y se acomodo sobre él para dormir, no tenía intenciones de separarse, a menos que el otro se lo pidiera. Intento no pensar en que pronto podría llegar alguien e interrumpirlos, trató de borrar al brujo hostil de su mente, quitar de ella toda distracción, y dejar sólo la imagen de Magnus en ella, logrando fácilmente dormirse, con una sonrisa iluminando su rostro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 19, 2013 7:13 pm

Salio al fin del cuarto donde estaba mandando el mensaje de fuego y lo encontró a Alec, su rostro parecía no tener brillo, pero de un momento al otro lo recobro instantáneamente, Magnus sonrió, feliz de poder causar al menos una sonrisa en alguien, y mas si era en ese nephilim. Fue hasta la cama y soltando el aire por el cansancio se sentó en ella casi desplomándose, recordando que debía llevar el vaso que Alec había dejado a un costado minimamente a la cocina, pero apenas se quiso levantar alec lo freno, el se volteo enarcando una ceja y ladeando la cabeza interrogante, obedientemente se volvió a sentar sin apartar la mirada de el, se quito las pantuflas con los pies para subir a la cama.

Tomo las sabanas y las acomodo sobre el otro con suavidad, como hizo la vez pasara, y estando ambos debajo de esta lo abrazo cubriéndolo totalmente con sus brazos, acaricio su espalda con la punta de los dedos, sin poder evitar aprovechar que se encontraba sin camisa, y con un vendaje que aunque significaba que estaba herido, también lo hacia verse sumamente sexy. Contuvo una risa que quedo ahogada cuando Alec los separo pero no dudo ni un segundo en corresponder ese beso, de esa manera fuerte, sentida sin suavidad, cargada de sentimientos y de otras cosas. Lado la cabeza tanto como pudo e intensifico el beso un poco mas, Alec no era el único que se dejaba llevar, los propios brazos de Magnus lo habían ayudado a ponerse sobre el, haciéndolo arquearse contra si por la espalda baja, agradeciendo que el tajo se encontrara mas arriba y no alcanzase a rosarlo.
Sus piernas se entrelazaron y Magnus doblo un poco las rodillas para poder sentir un poco mas sus caderas,trato de desnublar la mente, y entre besos lo consiguió apenas. Mordiendo su labio inferior en cuanto se separo.

"Pronto" Esa sola palabra lo hizo estremecerse de pies a cabeza, y busco sus labios para besarlo nuevamente de manera breve, asintió suavemente y acaricio su mejilla.- Pronto... -Susurro para expresarle que estaba bien y que no se preocupara y volvió a acomodar las piernas rodeándolo con los brazos y sumiéndose bajo su peso, que sin molestarlo le resultaba mas que arrullador, sonrió y se acomodo debajo de el, respiro hondo y soltó el aire contra su hombro dejando un beso antes de que se terminara de acomodar, para igualarlo y dormir debajo de el. - Descansa, cariño-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 19, 2013 7:52 pm

La tranquilidad que le daba la compañía de Magnus sumada al cansancio de todo el día, incluyendo desde la pelea con Jace hasta la pelea originada por su confusión con Magnus, hizo que durmiera profundamente por horas, y así como había sido de día cuando habían caído por el sueño, resultó ser de noche cuando despertaron. Abrió sus ojos con suavidad, completamente despabilado, pero sin muchas ganas de moverse. Levanto apenas la cabeza para mirar a Magnus, decidido a quedarse en silencio hasta que este abriera los ojos, no quería despertarlo, no de nuevo, no después de haberlo despertado para terminar discutiendo.

Intentó concentrarse en su espalda, para descubrir si tenía algún dolor que indicara que la herida se estaba abriendo, pero no, era el dolor normal de una herida reciente. Había sufrido muchas en muchos desesperados intentos por proteger de algo a Jace y a Izzy, por lo que tenía cierta experiencia en el tema. Supuso que quizás muchos pensaran que era un mal cazador de sombras, más si tenían en cuenta la cantidad de accidentes que había sufrido, pero él prefería pensar que en realidad sólo era un cazador de sombras cuya prioridad eran sus afectos. Nunca hubiera soportado ver morir a su hermana o a Jace, en cambio, sentía que si él moría, la perdida era menor.

Le estaba costando horrores no despertar al brujo. Deseaba hablar con él, revivir esa burbuja que habían compartido segundos antes de dormirse. Quería saber que pensaba él de todo, desde su accidente hasta su "pronto" y quería saber si aceptaría que le devolviera, cuando pudiese, el costo que le cobrara su aprendiz. También quería hablar de su aprendiz, lo había hecho sentir algo inseguro de sí mismo, y si bien sabía que para Magnus primero estaba él, necesitaba explicarse. Estando descansado, tenía la mente más clara, y recordaba más cosas. Recordaba el miedo que le había dado encontrarse en un lugar desconocido, con un extraño picándolo, lejos del instituto y no saber que hacer. La sensación lo invadió de nuevo y se apretó junto a Magnus un poco más, abrazándolo y enterrando la cara en su pecho, como si así pudiera protegerse de todo el que le fuera a hacer mal.

Ese abrazo supuso molestia suficiente y terminó por despertar al brujo, haciendo que Alec acompañara su sensación de miedo con una punzada de culpabilidad. Intentó disculparse, aunque si bien se sentía culpable, estaba aliviado ahora que podría hablar con el otro y que éste echaría tierra a todas sus dudas. - Lo siento, no era mi intención despertarte... Sólo... Necesitaba sentirte cerca - explicó, sonrojándose porque se sentía débil de no poder aguantárselas sólo. - Además, se que debes estar aún exhausto, pero moría de ganas de hablar contigo. Ah, y de hacer esto - dijo, para acto seguido estirarse y darle un tímido beso de buenos días, o, en este caso, de buenas noches, un beso que duró poco, ya que tenía miedo de tener mal aliento y que eso molestara al brujo o le diera asco.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 19, 2013 9:58 pm

Magnus no estaba acostumbrado a soñar, de hecho no tenia porque hacerlo,no tenia que aspirar mas alto de lo que estaba, no tenia nada que deseara y que mereciera un momento de contacto con esa realidad, su familia ya no estaba, pero no se sentía intrigado o atraído a tenerlos de nuevo a su lado. Sus amantes, algunos estaban muertos otros detrás de el y uno de sus ex, solo jugaba con el, no tenia sentido atraerla o llamarla en sueños, con recuerdos que prefería olvidar, pero hoy era diferente, había algo que le había hecho romper su racha de sueños nulos, unos ojos azules junto a los suyos, sus labios sus manos estaban impresos en imágenes que pasaban por su mente de una manera que aunque no estaba orgulloso tampoco se quería perder, porque para el en ese momento era real, se relamió entre sueños y algo lo interrumpió en el mejor momento, era la voz de alguien y una presión extraña pero acogedora a su alrededor.

Gruño un poco al ver que el sueño se alejaba apretando los ojos con fuerza como queriendo aferrarse a el, pero no le fue posible la realidad azoto, y para su agrado aquellos mismos ojos azules lo encontraban mirando con una mezcla de culpa y algo mas que lo hacia verse totalmente tierno y adorable, Magnus enfoco sus ojos, ya era de noche, por lo que sus pupilas estaban casi totalmente dilatadas, el intento disculparse pero el brujo solo lo observo con una sonrisa agraciada, el no tenia porque disculparse, adoraba despertarse y ver que a pesar de ser un sueño algún día seria realidad, y no seria solamente un maldito sueño húmedo. Respiro hondo estirándose un poco, mientras escuchaba lo que Alec decía, y se enternecía el doble, si solo supiera lo que el brujo había soñado. Rió suavemente, no se lo diría, mejor que coacerve su inocencia.

¿Pero como era posible? Sus labios eran mas suaves en la realidad que en el sueño, los sintió sobre los propios y lo correspondió de manera breve, pero en cuando se separo, para el brujo no contaba como un beso de buenos días, o buenas noches, necesitaba un poco mas, lo jalo de vuelta y lo beso de manera un poco mas profundo, pero igual de breve y en cuando se separo mantuvo el mentón del otro agarrado entre sus dedos y acaricio debajo de este.- Yo también, quería hacer esto.- Rió con suavidad y se separo brevemente para terminar de enderezarse sobre la cama, ya mucho mas recuperado, tenia la facilidad de recuperar las energías pronto y se peino un poco aprovechando la vista del espejo que estaba sobre la mesa de la cómoda enfrente a la cama, se aclaro un poco la garganta ya que su voz sonaba aun extraña por recién haberse despertado y volteo a verlo nuevamente. - Bien... Cariño, soy todo oídos, ¿De que quieres hablar?- Pregunto al fin con la curiosidad ganándole de antemano.

Se acomodo un poco la camiseta pero no demasiado, esta le quedaba apropósito grande y el cuello, grande se le había corrido hacia un lado dejando su hombro al descubierto, Magnus no se molesto demasiado, a estas alturas no le molestaba que lo mirasen.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Mar Nov 19, 2013 10:34 pm

Se sorprendió con ese beso, y pronto tuvo necesidad de más, pero supo que debía contenerse o jamás hablarían. Él permaneció de costado en la cama, mirando al brujo, poco dispuesto a moverse de allí. Se mordió el labio y lo jaló para besarlo de nuevo, no sabía resistirse a él y a su coquetería, su hombro al descubierto era como la mayor cantidad de piel desnuda que había visto del brujo, y le daban ganas de atraerlo, besar esa piel y morderla luego, como marcando territorio con todos sus ex amantes, de que este hombre, en este momento, era suyo.

Lo miró a los ojos, pensando como comenzar. Decidió que con el brujo ya no tenía mucho sentido tener secretos, Magnus era... ¿Que era? Ese era el principio. - Se que siempre dijiste que yo decidía que eramos. Pero primero quiero saber que quieres que seamos. Es lo único que me importa, al menos ahora, entre estas cuatro paredes. Es lo único, en serio - dice, intentando convencerlo, necesitaba que el otro dijera las palabras, no quería ni nombrarse algo que no era ni que el otro sintiera que no le importaba porque no le daba el título suficiente.

Luego, venía obviamente la cuestión del sexo, pero decidió saltarla. Le daba mucha vergüenza hablar tanto de ello, temía que lo hiciera sonar tan inocente como un niño. No estaba totalmente convencido de que le esperaba cuando el momento llegara, pero... Si Magnus lo cuidaba tanto, ¿como podía dudar de que todo estaría bien? Se abrazó unos segundos a él, haciéndose más pequeño, como intentando borrar esos pensamientos de su mente, borrar el miedo y concentrarse en el siguiente tema... El ex amante amargado con quien encima tenía una deuda importante.

- El brujo que me salvó... Fue...- no quería saberlo, no quería saberlo, ¿por qué lo preguntaba? -¿Fue importante para ti? - sabía que el otro advertiría las preguntas tácitas escondidas detrás esa pregunta: ¿Aun lo es? ¿Fue más importante que lo que yo soy ahora? También sabía que el otro comprendería que no las formulara, aún cuando fueran sus verdaderas inquietudes. Suspiró, antes de proseguir - Sé que fui grosero con él... Pero... Pero él... - no quería decirlo, no iba a rebajarse al nivel de esa persona agresiva y que encima lo despreciaba, a él, un nephilim, que nada le había hecho.

-¿Cómo voy a hacer para pagarle lo que me cobre? De seguro me cobrará el doble de lo normal, sólo porque soy un nefilim y porque esta... - decidió callarse. ¿En serio estuvo a punto de decir "esta celoso de mí"? Las ganas de llorar lo arrinconaban de nuevo. ¿Por qué habría de estar celoso? ¿Acaso el brujo aún tenía sentimientos por su... por Magnus? ¿Y si Magnus se hartaba de su mortalidad y lo cambiaba? Quizás, después de todo, el fuera simplemente "el chico de turno". Bajo la mirada de los ojos de Magnus, y se quedó callado, no quería pensar en que el brujo lo dejara, no podía. Le dolía demasiado, y luego de sentirse especial por un rato, se volvió a sentir la misma cucaracha que había sido pateada por Jace.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 27, 2013 9:02 pm

Se sorprendió al recibir ese beso, realmente no esperaba que Alec lo jalara, ¿pero que mas da? le encantaban sus besos y no le era posible rechazar ninguno, le correspondió el beso, tomando su rostro con ligera torpeza por lo rápido que había sido. La timidez como a poco parecía que iba desvaneciendo cuando estaba consigo, ya no era el el que hablaba solo todo el tiempo, o el que tenia que sacar tema, o dar un beso. Alec parecía adaptarse y mientras su timidez se iba esa faceta de el que no conocía se dejaba ver, un Alec mas seguro de si mismo, mas audaz y que parecía estar a las mismas condiciones y no uno, que siempre se sentía el menor, o disminuido. Magnus sonrió, debía admitir que le encantaba ese nuevo Alec, ojala siguiera así.

Pero esa burbuja de besos y sonrisas tontas se vio pinchada, Alec hablo y lo que salio de su boca lo hizo soltar una pequeña risa, se veía que toda la inseguridad no se había ido, pero no le molestaba, era sumamente adorable de su parte preguntarlo de aquella manera, estiro una mano hacia el y tomo su mentón con suavidad y acaricio luego su mejilla para que lo observara.- Alec... yo... creo que he sido muy obvio contigo, cada beso, caricia... -Se detuvo pensativo.- Esta bien... Lo diré directamente... Quiero.. -Suspiro y volvió a observarlo- Quiero ser tu pareja... tu novio. Claro, si es que a ti te interesa pedírmelo -En encoje de hombros, quería que el tenga la ultima palabra, si se la había fácil, jamas aprendería.

Luego de eso Magnus supuso que iba a pasar a un tema que obvio que debían discutir, pero que no creía que ocurriera, tampoco es como si faltasen mas palabras "Pronto", esa era la única que vino a la cabeza de Magnus y sonrió mientras el otro se veía dubitativo en sus pensamientos. Se fue para atrás y apoyo la mano en el colchón, mientras lo observaba paciente y medianamente embobado con el.

-¿Mnh?-Pregunto medio descolgado mirándolo y cuando cayo en cuenta se arreglo un poco los cabellos mientras pensaba como responder, eso rompía cualquier atmósfera que por milagro de algunos de los Dioses se había creado. -Oh... El, bueno, el es Kyosuke. Fue... el fue mi amante, para serte sincero. Casi un ex si podría decirse. Y si... -Hizo una mueca, pues si había sido relativamente importante, no como lo era en este momento Alec pero lo había sido.- Si... Lo fue, fue importante, y lo sigue siendo, en este momento solo somos amigos, te lo aseguro, Alec. -Dijo mirándolo a los ojos y rascándose un poco la frente temía, que el se tirara para atrás con aquello así que apretó un poco los labios, y decidió contarle un poco mas sobre lo que pasaba quizás eso lo ayudara a no sentirse tan mal.- Lo conocí hace mucho y fui su maestro... era un brujo principiante. -

Le resto importancia, lo de el con Kyo no había durado mucho pero había sido intenso, nada mas y nada menos que el puso impulso de atracción, no tanto amor, como estaba siendo con Alec. Movió la cabeza inclinándose para buscar la mirada del otro, llevaba una postura alicaída y no era bueno.- Oye, si escuchaste algo de la conversación, sabrás que yo me haré cargo de tus gastos... no tienes porque preocuparte... Ademas, es un brujo algo malhumorado, pero bueno, aunque se haga el malo -Dijo encogiéndose de hombros.- Me disculpo si te trato mal, pero al menos, agradezco que el estuviera donde yo no pude estar... -Dijo con cierto aire de tristeza que al darse cuenta puso disimular aclarándose la garganta, la tenia algo seca. Y chasqueo sus dedos dedos y apareció un vaso de agua del cual bebió un sorbo y le ofreció un poco al otro.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Miér Nov 27, 2013 10:54 pm

-¿De... de veras tengo que pedirlo yo? - pregunto, trasluciendo todo su nerviosismo a su voz - ¿No podemos hacer como que te lo pedí... y simplemente... ser novios? - preguntó, sonrojándose ante la pregunta. Eso era lo más cercano a una propuesta que podía llegar, no se animaba a decir las palabras, ni aún sabiendo que el otro no lo rechazaría. Se hizo chiquito en sus brazos, esperando que Magnus dijera que con eso estaba bien. Lo miró expectante por unos segundos, deseando abrazarlo y ya ser poseedor de ese título en la vida del brujo.

Sintió una puntada de celos cuando admitió que el brujo había sido importante para él. Sabía que Magnus no le mentía, que sólo se sentía amigo del brujo, pero el tal Kyosuke no lo veía así. Se sintió arder de una mezcla de rabia y vergüenza al pensar en las cosas que habían ocurrido antes que Magnus llegara, como se había sentido despreciado, para nada bienvenido, utilizado y humillado. Bajo la mirada, no quería enojarse con Magnus, y de hecho no lo estaba, pero se sentía tan disminuido. Tenía ganas de llorar, odiaba estar celoso, lo hacía sentir tan... tan... débil.

Se separó un poco de Magnus, con el rostro serio, y aprovecho la aparición de Presidente Miau para evitar mirar al brujo a los ojos, poder esconder un poco su enojo y su incomodidad. En este momento se sentía como uno de una larga lista, el "chico de turno", como le había llamado el otro brujo. - No es obligación tuya pagar los gastos. - dijo, con un tono serio, antes de suspirar - De seguro mamá querrá demostrar su agradecimiento. Ella conseguirá el dinero... - agregó, con el rostro apagado de nuevo. Cuando escuchó como la voz del otro se quebró, se tentó de girarse hacia él y abrazarlo.

Intentó resistirse, mordiéndose el labio para evitar hablar y ablandarse con el brujo. Quería, no, necesitaba saber que el brujo lo quería a él y sólo a él, que la mortalidad no le importaba, que era algo más que el chico de turno. Quería sentirse como... como Jace un rato... El mejor de todos para alguien. Pero no quería ni ser el mejor cazador, ni el más gracioso... Sólo quería ser el más relevante en la vida de alguien que todo lo ha visto y que probablemente vea mucho más de lo que él jamás podría ver.

Pero era Magnus, el que había estado a su lado las dos veces que casi muere. Que había pasado la mitad de la noche anterior desmayado en una silla, exhausto por curarlo a él, mientras él ocupaba su cama. El mismo que después lo había abrazado mientras dormía. Se giró, ignorando por un rato al gato y lo miró con una mueca. Tomó el vaso que el otro le ofrecía, sintiendo culpa por haberlo rechazado un poco y bebió un trago. Intentó pensar en algo que decir que fuera más relajado, y que los llevara al maravilloso mundo donde habían estado poco tiempo antes. - Yo... Lo siento... Es sólo... - suspiró, sabía que el otro no le haría caso cuando le contara las cosas que el brujo le había dicho. Decidió intentarlo igualmente - Nunca me sentí tan despreciado... Como por ese brujo... Cuando tu apareciste cambió rotundamente, pero... Nada, no importa - no quería terminar discutiendo con Magnus, su... novio, por culpa del brujo. No lo haría. Aunque tampoco dejaría de prestar atención. De pensar que el Kyosuke ese podía manipular a Magnus le daban ganas de llorar, y la tristeza aparecía en su rostro. Pero no dijo nada. No arruinaría más este momento. Ahora debía distraer a Magnus, sacarlo de ese aire de tristeza que lo rodeaba. Y el brujo ese no era algo que los hiciera sentir bien a ninguno de los dos, por lo que debía cambiar de tema... y no a cualquiera... sino a ESE tema.

-Re... Respecto del... "pronto"... Yo... Bueno, obviamente ahora no puedo... Por... Por la herida y... y eso. Pe... Pero cuando... Cuando... Ya sabes, esté curado... - suspiró, necesitaba dejar de tartamudear tanto, incluso se sentía sudar de los nervios que tenía - Yo... Yo... Creo... Creo estar listo... Sólo que no se como... - esquivó la mirada del brujo y miró hacia la pared. - Qui... Quiero que sea especial... Como... Como nosotros. - dijo, sonrojándose violentamente.



avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Jue Nov 28, 2013 1:35 am

La reacción de Alec le saco una sonrisa de los labios y una pequeña risa, esa inocencia después de todo le hacia sentir que valía la pena, y que no seria como todos los demás, el.... Seria especial...Se acerco a besarlo tomando su mentón con suavidad. Lo beso brevemente como si estuviera cerrando un trato y apoyo la frente como la de el buscando sus ojos para observarlo.- De acuerdo... Desde ahora seré tu novio, y tu, el mio. - Sentencio el brujo y como si fuera una de sus novelas absurdas los pensamientos fueron "Bien, ahora puedes besar al novio" Se rió por lo ridículo que sonó en su mente pero sin embargo igualmente lo beso. -¿Si?- Busco una afirmación de su parte pero luego sus mentes se distendieron en otro tema.

Hubiera jurado que algo en el rostro de Alec cambio en cuanto hablo de Kyo, algo muy dentro como si le hubiera dicho que no lo quería, o como si hubiera tocado algún punto delicado. ¿En realidad era así? Tanto le afectaba el tonto pasado que habían tenido. Si, así era, le afectaba. Magnus suspiro y negó infinitamente, casi imperceptible, al parecer, Alec era mas celoso de lo que parecía ser a simple vista, y parte de su orgullo mezclado con eso hacían una combinación tentadora pero muy peligrosa, con la que Magnus decidió tener cuidado. Mas ahora que se había percatado de aquello.

Aquella distancia no hizo mas que agrandar el sentimiento de Magnus, apretó los labios y lo observo expectante de lo que haría, pero al parecer se quedo quieto, solo alicaído, como si parte de el se rompiera. Magnus no puedo evitar sentirse culpable, pues claramente había tenido algo de la culpa, pero no quería mentirle, ese era su pasado y no lo cambiaría.

Para su sorpresa, arremetió otro tema, el del pago, y como el mismo creyó quiso hacerse cargo, Magnus volvió a negar, rechazando la oferta de que su...... ¿Suegra...? pagara. -No...- Dijo y soto el poco aire que había aun en sus pulmones, porque deberían hacerse cargo, no lo aceptaría, una proposición así no debería ser rechazada, al menos no, si esta venia de corazón.- Alec, si es mi obligación, lo es, porque yo quiero que lo sea... Lo es, porque... porque -Hizo una pausa apartando la mirada y volviendo a el. "Porque quiero hacerme cargo de ti, porque quiero ser yo quien te proteja." Pensó.- Porque si... -Dijo finalmente, supongo que luego de tanta sinceridad no era necesario exponer lo obvio.- Para mi no es nada hacerlo, y me gustaría que me dejases -Termino por decir tratando de que no lo tomase a mal.

EL silencio tomo una vez mas posesión de la conversación, dejándolos a ambos en un espacio que si bien no resultaba incomodo, se podía sentir a leve tensión, el brujo aparto la mirada hasta su gato y acaricio su lomo con suavidad, hasta entre sus orejas donde el comenzó a ronronear, aquel simple gesto le saco una sonrisa tenue al brujo, siempre le habían gustado los gatos. Por suerte no tuvo que concentrarse solo en presidente pues su novio, había recobrado el habla, dejo al gato y se volvió a enderezar, presidente ofendió salto de la cama. - El tiene facilidad para hacer sentir a quienes quiere de esa manera, no lo tomes personal, simplemente, es así.. - Le resto importancia, quería que Alec viese que lo que Kyo decía en ese aspecto no tenia significado, que no lo definía a el en ningún sentido, que solo era palabras de un brujo celoso... Al menos ahora lo eran.

Luego de eso, y sin demorar mucho mas que el tiempo que le llevo formular una palabra Magnus sonrió era el tema que esperaba, y el, que no le tenia fe. Rió un poco para el mismo y lo escucho observándolo atento y asintiendo con suavidad a las cosas que decía. -Yo lo entiendo.- Contesto, tratando de hacerle ver que no ocurría nada con que no fuera ya, el brujo era viejo, y lo que mas había practicado era la paciencia, y por este nephilim valía la pena esperar y así lo dijo. Se acerco a besarle la frente con suavidad como si cada tartamudeo le provocara mas ternura y como sus mejillas se iban encendiendo haciendo parecer sus ojos mas azules.- Sabes... no importa cuanto espere. Por ti valdrá la pena. -Acomodo los cabellos de Alec un poco mas hacia abras y beso sus labios con brevedad- Te quiero Alec... Y prometo, que cuando sea hora, lo haré lo mas especial que pueda... - Observo sus ojos intercaladamente y sosteniendo sus mejillas sonrió.

- Gracias.... -Dijo sin algo en especifico, solo dejando eso al aire unos segundos antes de separarse de el milímetros para estirando el cuello hacer crujir sus articulaciones soltando un suspiro de alivio antes de volver a un rostro comprensivo pero serio.- Ahora... Los del instituto, tu familia... debe estar preocupada... Jace, tu madre... Isabelle... -Nombro, no era su intensión echarlo pero estaba seguro de que todos los parientes de Alec lo estarían odiando por retenerlo tanto tiempo.- Déjame hacerte unas ultimas curaciones, ahora que mi energía se estabilizo... Y podrás encontrarte con ellos... -Le acomodo un mechón del rostro y bajándose de la cama se estiro, parecía totalmente recargado unas horas de sueño habían servido, su capacidad de regenerarse, era muy útil.-
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Jue Nov 28, 2013 9:33 pm

Sonrió, como un niño pequeño al que le obsequian algo que ansió por mucho tiempo, o al que le dan permiso para salir a jugar sólo. No entendía como tan pocas palabras podían hacerlo sentir distinto, como si hubiera crecido en unos pocos segundos. Estaba de novio. Ni él podía creerlo. Era como algo que jamás había esperado que le sucediera. Era... ¿Era de verdad? Parecía un sueño. No supo que decir... ¿Que se decía en estos momentos? ¿Alguna vez se acostumbraría?

No podía negarlo: Le molestaba que Magnus asumiera el gasto... No por el dinero en sí, sino porque eso significaba que se volvería a encontrar con el brujo, probablemente a solas, y no confiaba demasiado en el ex aprendiz de Magnus. Prefería pensar en él como un ex aprendiz, aún no estaba preparado para digerir "ex amante" y "si, fue importante". Le daban ganas de llorar como a un niño caprichoso a quien no le daban el gusto, y no pudo evitar preguntarlo - ¿Deseas verlo de vuelta? -. Sabía que se estaba comportando como un niño, pero no podía evitarlo... Apenas eran novios y ya tenía un contrincante en la forma de un ex amante pululando alrededor de Magnus. - Magnus, él... aún tiene sentimientos por ti... Si me curó, no fue desinteresadamente ni tampoco por el pago... Sino porque... Quería quedar bien contigo... No... No confío en él... - admitió, intentando demostrar algo de madurez al ser franco, aunque odiaba tener que reconocer que le tenía cierta inquina al brujo japonés. Frunció los labios, intentando quedarse callado, antes de hacer una escena de celos realmente memorable.

Mientras el brujo le hablaba sobre esa... esa noche o esa ocasión, no podía ni siquiera imaginar el tiempo en que ocurriría, no pudo evitar bajar la mirada, algo sonrojado, mientras sentía como le acomodaba el cabello. - Es que... No sé... Siento como que ambos esperamos este momento, de distinta forma, pero ambos lo planeamos... Y no quiero... No me gustaría que fuera planeado, suena... suena como algo forzado... Me gustaría que ocurriera... No sé si... No sé si me explico. - murmuró, sintiendo como se había puesto un poco rígido cuando Magnus le había dicho que lo quería. - ¿Lo dices en serio? - pregunto, un poco sorprendido y sintiendo que los ojos se le humedecían un poco. En su familia no eran muy demostrativos de afecto, no estaba acostumbrado a recibir palabras de cariño y de seguro que nunca había recibido una confesión romántica de este tipo. No sabía como hacerlas, por lo que se quedó callado, mirando al brujo un poco expectante.

Emitió un quejido cuando el brujo se separó y se levantó. No tenía ganas de volver al Instituto, no quería volver nunca más, no quería cruzarse con Jace y sentir su desprecio mezclado con lastima porque ni siquiera era lo suficientemente bueno como cazador de sombras como para evitar salir herido en una lucha contra un demonio. Estaba convencido de que esa parte de su miedo si era real, después de todo, había discutido antes del incidente con Jace y había sentido como éste hablaba de Alec y su relación como si esta... Como si esta fuera sencilla, como si... Como si para él fuera fácil, como si nunca hubiera amado a alguien sin ser correspondido. ¿Es que el único que jamás se había dado cuenta de que estaba enamorado de él era Jace? ¿Tan estúpido era, tan ciego por su propio ego?

No, no quería volver al instituto, quería quedarse allí... Libre. Pero sabía que el brujo tenía razón y debía volver, Jace podría saberlo, pero para sus padres aún permanecía siendo un secreto. Suspiró e hizo acopio de sus fuerzas para levantarse con una mueca. Le dolía bastante, pero no quería que Magnus siguiera malgastando sus energías en él, por lo que se negó a que continuara con la curación - No hace falta... No me duele tanto - mintió - estaré bien.

Prefería tener el dolor como garantía, de manera que si cuando llegaba al instituto se encontraba con Jace, este le sirviera de excusa para retirarse a descansar. Sabía que mientras estuviera descansando y reponiéndose podría aplazar la conversación que de seguro Jace querría tener con él. Lo imaginaba poniendo límites a su relación parabatai, ahora que habían cambiado las cosas. Lo entristecía esa perspectiva, y mientras intentaba mantenerse de pie fingiendo no tener ningún dolor, sintió como se le escaparon un par de lágrimas. Perdería uno de los primeros vínculos que lo habían hecho en cierto modo especial. Jace lo había elegido para ser su parabatai, por sobre muchos otros que probablemente fueran mejor que él. Y ahora... No quería ni pensarlo.

- Creo que necesitaré cambiarme de ropa... No creo que... Bueno, la calza sea muy bien vista cuando llegue a casa. Y necesitare una remera... Si tienes una sin strass... No por pretensión... Tu me entiendes, ¿verdad? - preguntó, intentando cambiar de tema y nervioso porque todo lo que decía parecía arruinar más todo. Ahora parecía como que despreciaba la ropa que Magnus le había prestado, y le hacía sentir peor. Abrió la boca un par de veces, como si fuera a intentar arreglar lo que había dicho, pero temió arruinarlo más, por lo que decidió ir al baño, sólo para hacer algo. Caminó hacia allí haciendo un esfuerzo, no se imaginaba como llegaría al instituto, pero con tal de evitar a Jace... Cualquier precio era bueno.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Vie Dic 06, 2013 10:37 pm

Su sonrisa era la única respuesta que esperaba del otro, y así la obtuvo, se regocijo de ella en los momentos que había durado. Pero no fueron muchos, mientras Magnus hablaba y dejaba a la verdad salir de su boca esa sonrisa se dio vuelta, y Magnus bien sabia porque era.
El brujo mantuvo la mirada, analizando con suavidad su expresión, parecía dolida, como si le hubieran clavado un puñal en el corazón luego de haberle dado esperanza de vida, Magnus se maldijo internamente por unos momentos por haber dicho aquello, pero de todas maneras, eso, no era mas que la verdad, y era mejor que lo supiera de su propia boca en el momento a que el mismo brujo oscuro, infantil, hábil y aprovechador se lo dijera.

Se encogió de hombros y enarco una ceja como si no entendiera por completo a que iba esa pregunta. O mas bien como si entendiera y aun así no cobrase sentido para el. - El es mi amigo, Alec. - Termino por decir como si eso englobara todo lo que significara. Claro que lo quería ver, la respuesta estaba implícita, había pasado a su lado gran parte de su vida eterna y muy pocos podía cumplir aquel requisito sin que lo matasen, o que por alguna razón, no terminasen distanciándose. -Y lo se, se porque lo hizo, soy viejo pero conozco con quienes ando, y Kyosuke, también lo sabe, y sabe que aunque le pagare y agradeceré, sera solo eso.-

Explico y agradeció mentalmente que otro tema halla ocupado ya el lugar de este, no quería que su primera pelea fuese tan pronto, después de todo, recién lo estaban haciendo oficial, merecían una... ¿Luna de miel pos puesta de novios, no? Era la etapa dulce de las parejas, pero al parecer, Alec tenia preferencias por saltar estas etapas como un atleta en orientación de salto con garrocha, mientras mas alto, mejor.
Acomodo su cabello negro y enfocado en sus palabras sonrió con suavidad, lo que decía superaba la ternura misma y llegaba a un margen de inocencia que el brujo encontraba irresistible, asintió a lo que dijo y en cuanto le pregunto si lo que había dicho había sido en serio, Magnus no pudo darle mas respuesta que un beso, suave sentido pero casto, sobre los labios de ese nephilim, se separo apenas, solo los labios, sin alejarse de el. -Muy en serio-

Rompió Magnus mismo el acercamiento, sabia que no podía quedarse demasiado tiempo que sus padres hermanos y... Jace. Lo estarían esperando, tan o mas nerviosos de lo que había estado el brujo en el momento que le habían anunciado la condición del otro. Vio el rostro desganado de su ahora actual pareja y se lamento por esa expresión, su sonrisa era por demás de las expresiones mas hermosas que había visto en cualquier rostro.
Preocupación, negación y resignación.... Eso mismo describía su postura, evidentemente no pensaba igual que el brujo y no deseaba ni acercarse a la puerta del instituto.
Dijo que no necesitaba ayuda y con una mueca el brujo negó, sabia las limitaciones de su trabajo en condiciones anteriores y sabia a la perfección como se encontraba en este momento. -No.- Dijo rápido.- No esta bien, Alec, por favor, solo déjame, me sentiré mejor si lo hago -

Dijo y luego asintió a lo que Alec decía, dolía que desease ocultar lo que era por sus ropas pero el brujo lo entendía, había un momento en su vida en el que le había importado lo que los otros pensaran, por suerte había sido hace mucho tiempo. Pero aun lo recordaba, si algo destacaba de los brujos era su buena memoria, camino hacia uno de sus cajones y revolví o un poco las ropas que de por si no estaba acomodadas sino que a duras penas se encontraban de manera para que no se arrugara. Logro conseguir una camiseta sin mangas, negra que carecía de brillos o stras y unos pantalones que a el le quedaban algo pequeños, de seguro a Alec le irían a la perfección, unos Jens negros gastados, y mirando los pies de Alec, le hizo una seña para salir a su armario de zapatos con mas de 40 pares de ellos. Tomo unos y con un chasquido ajusto al talle perfecto y dejo sobre la cama el conjunto completo perfectamente combinados en la gama de los oscuros, los cazadores de sombras tenían por alguna razón cierta tendencia a usar ese color. - Espero... Que esto te siente de manera adecuada, pero insisto, Alec. Antes de cambiarte, necesito terminar de curarte... -
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Miér Dic 11, 2013 9:39 pm

"Muy en serio". No sabía como reaccionar. Se sentía sobrepasado por eso. Quería abrazarlo con fuerza, quizás para demostrarle que sentía cosas por él, cosas que no sabía como poner en palabra porque nunca lo había hecho. En su familia los gestos de afecto siempre se habían limitado a una palmada en la espalda, o a cantarles a la hora de dormir a él y a Izzy cuando aún temían a la oscuridad... A lo sumo, un abrazo, pero sólo con sus hermanos. No estaba habituado a las palabras de cariño y a veces le resultaba mas sencillo demostrarlo, pero en ese momento sólo supo sonreír y bajar la mirada, sonrojado, deseando poder saltar en su interior. Aún sentía el cosquilleo de su beso en los labios y llevo una mano inconscientemente a sus labios para tocarlos, como si eso hiciera que se repitiera la sensación.

Volvió a negar - En serio, estoy bien... He estado peor y he sobrevivido, ¿recuerdas? - le preguntó, esbozando una sonrisa sólo para Magnus, aunque en su interior quería gritar de dolor. No permitiría que le curase la herida, no era tan terrible, era cierto que había estado peor, pero nunca había estado de novio con un brujo antes como para no tener que estarlo. Dudo un poco, y decidió concederle algo para tranquilizarlo - Si me siento peor cuando lleguemos al instituto, puedes curarme... Pero creo poder manejarlo por ahora - dijo, mirándolo de manera sincera, intentando que no se preocupara de más. - Créeme, estaré bien.

Tomo las prendas que Magnus le había separado para él, y notó que el otro lo miraba raro. No compartía con el brujo la necesidad de resaltar su aspecto, le gustaba pasar desapercibido. Estaba acostumbrado a estar en una habitación y que nadie lo notara, o que concentraran toda su atención en Jace. No le gustaba resaltar, por lo que usar ropas neutras le resultaba más cómodo. Tampoco le preocupaba el estado de estas o si eran lindas, muchas veces tenía puloveres que tenían todas las mangas deshilachadas, ya fuera porque las mordía o porque se le gastaban de tanto estirarlas para cubrir su mano. - Lo siento - dijo, en un intento de limar asperezas - No es que no me guste la ropa, es sólo... Que no va conmigo - dijo, bajando la cabeza, temiendo haberlo ofendido más.

Se dirigió al baño y se cambió haciendo un esfuerzo, le resultaba incómodo moverse con el vendaje, pero lo logro. Intento acicalarse un poco: lavarse los dientes con el cepillo que había usado la otra noche, intentar ordenar sus cabellos sin mucho éxito y lavarse un poco la cara. Incluso estuvo a punto de tomar algo del maquillaje de Magnus para cubrir esas ojeras, pero de seguro haría un desastre que todo el mundo notaría. Hizo una mueca al ver su rostro bastante demacrado en el espejo, asumiendo que no podía hacer nada para mejorarlo. Se detuvo unos segundos con la mano en el picaporte del baño, para juntar fuerzas antes de abrir la puerta y salir de allí intentando fingir que aquello no era tan malo.

Salió y encontró a Magnus esperándolo sentado en el borde de la cama, con un aspecto pensativo. Se mordió el labio, lamentando tener que interrumpir sus pensamientos, y tocó su hombro para traerlo de vuelta a la realidad. Le sonrió - ¿Vamos? ¿Me acompañas, verdad? - luego dudo, sin saber como irían, por lo que inquirió acerca del medio de transporte - ¿Como iremos? - Esperaba que no fuera un medio que hiciera un viaje largo, porque no sabía cuanto más podría mantener la charada del "Estoy bien, puedo soportarlo".

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 28, 2013 8:15 pm

El brujo se quedo observando la puerta del baño por unos momentos, sin siquiera parpadear. Suspiro y apretó los labios un poco. Si bien sabia que oponerse a los deseos de su ahora "novio" era en vano, cierta inquietud lo rondaba, no le agradaba dejar los trabajo incompletos, mucho menos si se trataba de un trabajo, del cual, dependería el bienestar de alguien tan importante como lo era Alec.
Luego de un tiempo prácticamente tildado, soltó el aire y se revolvió el mismo los cabellos, estaban secos, y sin rastro de purpurina o brillos por el momento. Miro su mano y al percatarse del hecho camino hacia un espejo y se acomodo. No importaba la situación, un brujo, siempre debía estar presentable. Pero estaba a cara lavada, sin un rastro de pintura, maquillaje, glitter o purpurina. De cierta manera, eso, lo hacia sentir desnudo.

Le resto importancia y como quien no quiere la cosa se aplico un delineador suave, nada de brillo. Su atuendo negro, casi en compose con el del cazador no le permitía usar brillo de labios, y la base... bueno, su piel era perfecta, ¿Quien la necesitaba? Magnus no. Se dijo eso a si mismo y luego se dejo caer al borde de la cama, sentado, cruzado de piernas de una manera elegante. Volteo la mirada y al descubrir que Presidente Miau dormía plácidamente el el lugar tibio donde estaba Alec, se enterneció y estiro la mano para acariciar detrás de su oreja. El gato apenas reacciono entreabriendo uno de sus ojos con pereza estirarse y volver a dormir en el mismo exacto lugar, como si realmente, no quisiera ser molestado.

Alec demoraba algo mas de lo que el brujo esperaba, y moviendo apenas un pie, dando golpecitos al piso de madera forrado con alfombra, volvió a observar la puerta, que luego de unos momentos, y por fin, se abrió. Alexander salio de dentro con una sonrisa, que Magnus tardaba en analizar si era fingida o si en realidad era verdadera. -¿Como iremos?- Repitió pensativo y se levanto de la cama para acercarse a el. - Dada tu condición... - Hizo una mueca analizando la postura del otro y llevando su mano a su propio mentón, suspirando resignado. - Si me hubieras dejado curarte, diría que el metro o caminando, pero ya que no me lo permitiste, creo que un portal seria lo mas lógico.-

Se encontraba ya repuesto y listo para hacer un portal, aunque luego se arrepintiera, daba igual, quizás, a la vuelta se iría caminando, de todos modos, no contaba con que la familia de Alec le permitiese pasar a descansar, probablemente lo atendieran en la puerta y así como llego tendría que irse. Bueno, no tanto. Volvería caminando, aun tenia que mantener su energía para el trabajo.
Camino hacia su armario y sin ver que tomaba saco una gabardina con destellos azules que completaba su atuendo con algo minimamente mas vivaz que lo que levaba hasta ahora.

Luego de acomodarse le tendió una mano. mientras con la otra tomaba una tiza de un extraño color entre negro grisaseo y violeta. -¿Vamos?- Espero su confirmación para marcar el portal, y marcharse rumbo al instituto de ese nephilim de ojos azules que le volaba la cabeza.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 28, 2013 8:37 pm

No pudo evitar morderse el labio al escuchar que irían por un portal... Pero intentar evitarlo probablemente fuera la prueba que Magnus necesitaba para curarlo usando fuerza bruta si era necesario. Intentó aclarar su mente, pensando en una escapatoria, pero no parecía haber ninguna a su alcance. Sabía que era probable que terminara necesitando la energía del brujo dentro de un rato, el esfuerzo lo estaba doblegando y no sabía cuanto más podría resistir. Sin embargo, se sentía profundamente herido en su orgullo por su parabatai, y daría lo que fuera por demorar un poco más su encuentro con él, aún si eso significara hacer que Magnus se enfadara con él por ser tan terco.

Miró con curiosidad la tiza que el brujo estaba por usar, nunca había visto una en persona y casi ni sabía de que estaba hecha, sólo recordaba algunos datos pasajeros en algún libro. Asintió con la cabeza a la pregunta, decidió no hablar para no malgastar la energía que necesitaba para mantenerse en pie. Cuando el brujo se giró a dibujar el portal, cerró los ojos y se liberó lo suficiente para hacer una mueca de dolor. Intentó recomponer su semblante y avanzó hacia Magnus y rozó apenas su mano con la propia, en un gesto de cariño privado, que no era evidente para el ojo desprevenido. Lo miró y le sonrió con sinceridad, con ese tipo de sonrisas que iluminaban su rostro. Se inclinó lentamente y beso sus labios apenas, pensando en que pronto los extrañaría.

-¿Juntos? - le preguntó, sonriéndole a centímetros de sus labios, con su frente apoyada en la suya. Se apoyó en su hombro y caminó haciendo el último esfuerzo del que era capaz para atravesar el portal. Sin saber lo que vendría, se sentía feliz... Estaba junto a su novio, quien lo había cuidado toda la noche, con quien ya había dormido dos noches, envuelto por sus brazos. Iba hacia su hogar, a enfrentarse a su parabatai, porque sería algo que no podría evitar, aunque sí retrasar... Pero podría soportarlo, porque sabía que al final del día esos ojos de gato dorado le sonreirían a él y sólo a él. Caminó hacia delante, dando los últimos pasos antes de desplomarse en el piso del Instituto, debilitado por un esfuerzo del que nunca había sido capaz. Mientras caía, sólo pensaba en su promesa y en lo que esta significaba: Estar unido por siempre a alguien por algo que sólo ellos comprenderían. Giró apenas el rostro buscando con la vista a Magnus y murmuró una palabra, de manera casi incomprensible. Pronto.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: ¿Como... Era posible eso? [Alec]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.