Últimos temas
» Cierre del foro
Vie Nov 21, 2014 9:49 am por Magnus Bane

» Unborn Children {Afiliación Normal - Cambio de nombre y botón}
Miér Nov 05, 2014 7:55 am por Invitado

» Comidas Graciosas... y ¿Paparazzi? || Valentina Devereaux
Dom Nov 02, 2014 1:03 pm por Valentina Devereaux

» Isabelle Lightwood
Sáb Nov 01, 2014 7:15 pm por Adhara D. Herven

» Parque de Diversiones….
Sáb Nov 01, 2014 6:42 pm por Yrenne Shadehound

» TALES OF BAGAROK {El alma medieval} - Cambio de botón (Élite)
Miér Oct 29, 2014 10:17 pm por Kyosuke Nightshadow

» Shadow Flames || Cambio de botón { Élite }
Dom Oct 26, 2014 10:44 pm por Kyosuke Nightshadow

» Soy Divergente. (ELITE) - Cambio de URL + Botón
Vie Oct 24, 2014 8:40 pm por Kyosuke Nightshadow

» Hola, hola
Jue Oct 23, 2014 6:47 pm por Alec Lightwood

Navegación
STAFF
Kyosuke Nightshadow MP || Perfil
Noticias
8/nov/14 - Foro cerrado
AFILIADOS HERMANOS
2/6
AFILIADOS ÉLITE
The New York City Photobucket 4040tales.png Guardianes Fruit of the poisonous tree Bewitch The Mind Photobucket The Maze Runner Foro de rol +18 - Historias originales - Hentai, Gore, y mucho mas

¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Sáb Jun 28, 2014 9:24 pm

Era jueves por la tarde, demasiado temprano como para ir a bailar al Pandemonium, pero demasiado tarde para... no, espera, no era tarde. Estaba intentando reajustar mis horarios para evitarme eso de dormir a las 7 AM y despertar a las 3 PM. Todo por mi nueva discípula, pero también porque si iba a seguir con esta idea de volver a ser modelo, no podía despertarme tan tarde. También debía matar a Vernius. Y no iba a hacerlo desde mi casa.

Empaqué mi portátil en la mochila negra apropiada y fui en moto hasta uno de los bares. Ni siquiera me importaba el nombre, sólo que hay alcohol y no es tan ruidoso como el Pandemonium. Cuando entré, me miraron como si pensaran que soy un delincuente buscapleitos, pero vamos, nada nuevo. Entre mi ropa de cuero, mi cabello azul, mis ojos violeta y mis piercings, normal que piensen algo así. Recurrí a mi carisma para calmar las cosas y funcionó, así que no tuve que usar ningún hechizo. Pedí una mesa alejada, la contraseña del internet, y un gin tonic doble. Y empecé a trabajar por última vez en lo que me había dedicado desde hace como cinco años. Entregué el único reporte, y me pasé una hora esperando a que me depositaran. Luego hice mi magia y transferí mi dinero a mi amada cuenta suiza. Destruí toda la evidencia de la existencia de Vernius, mi alias durante estos cinco años, para evitar que me localizaran y me dieran más trabajo. Esta etapa ya había acabado y había sido bastante buena. Trabajé en una compañía de videojuegos, me infiltré en los sistemas del gobierno japonés, fastidié a algunos humanos, a algunos nefilims, y me había divertido bastante. Pero también se estaba volviendo aburrido, y necesito estar en constante cambio, tener el caos que amo en mi vida y el lenguaje binario llega a tornarse aburrido.

- Sayounara, Casa Vernius. Por eso Frank Herbert jamás te mencionó. Eres tan patético que perdiste tu propio planeta y necesitaste que te ayudaran a recuperarlo.

Brindo con la computadora, como si fuera un acompañante y no una máquina, y me termino el gin tonic de prácticamente un sólo trago. Soy un bobo sentimental, pero cada que cambio de trabajo me pongo triste. Y a decir tonterías, para qué negarlo.



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Magnus Bane el Miér Jul 02, 2014 3:44 pm

Era jueves, y me molestaba tener que salir por el motivo que me vi obligado a salir. Había escuchado rumores en el submundo, es el submundo y yo el gran brujo de Brooklyn, por lo tanto era bastante difícil que suceda algo y que yo no me entere a los pocos días. La verdad, es que estaba molesto. No llegaba a comprender sus acciones y hasta que no me había hartado de escuchar estupideces no he movido un solo dedo. Lo conocía bastante bien para saber donde podría encontrar al pequeño japonés, que antaño fue mi amante.
Me puse una blusa de seda verde, una chaqueta negra y unos pantalones oscuros a juego con los zapatos del mismo calor. Con un chasquido de dedos la sombra de ojos verde oscuro apareció, me dediqué unos cinco minutos a peinarme los pelos de punta y purpurina plateada. No me iba a dedicar a más tiempo a prepararme, no quería perder más el tiempo, y nadie me iba a acusar por salir un poco desgarbado a la calle.
Tras prepararme salí de mi apartamento y fui caminando al lugar donde posiblemente encontraría a Kyosuke, era demasiado temprano para ir de fiesta y sabía de sus hábitos, así que ahora mismo tendría que estar en algún bar, y si no lo encontraba estaría en el Pandemonium, aunque este todavía estaría cerrada.
Tenía un glamour puesto, para no tener que soportar las miradas indiscretas de los ignorantes mundanos. No estaba de humor para tener que ponerme un disfraz a mis marcas. Normalmente no pasaba nada que no me lo pusiera, ya que nadie se fijaba en mí más de la cuenta... Siempre he supuesto es por la ropa que uso pero poco me importaba.
No tarde demasiado en llegar a The Hunter’s Moon Bar, un bar donde se concentraban los licántropos de la ciudad, lo que indicaba que allí estaba la mayoría de la manada de Luke, así que tendría que tener cuidado. Por lo menos daba gracias que mientras estuviera en su estado humano, seguían teniendo las mismas capacidades humanas que el resto, el problema el estado de la luna que les hacía especialmente lobunos a pesar de estar en su forma humana. Nada más llegar divisé de espaldas a la entrada a Kyosuke, daba gracias que habían más mundanos que otra cosa, así que decidí quitarme el glamour. Me acerqué a la mesa apartada donde se encontraba mi antiguo pupilo y me senté en frente de él.
-Quiero una explicación. -alguien vino a tomarme mi pedido y solo moví la mano para despacharla, no aparté la mirada de Kyo. -La quiero ahora.
avatar
Magnus Bane
Brujo
Brujo

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Miér Jul 02, 2014 11:19 pm

Destruyo con destreza la evidencia de mi personalidad espía cibernético y con gran pesar, apago el portátil. Pero así como dejo esta vida atrás, también tendré una nueva y de nuevo será glamourosa. Por supuesto que mi única condición será poder modelar sin tener que ocultar más que mis alas, pero no voy a ponerme un glamour, me niego rotundamente. Soy así y me amo así, que se joda el mundo. Además, es original.

Pido otro gin tonic y guardo el portátil. Estaba pensando en irme después de beberme esto último, pero se aparece el amor de mi vida. Bueno, el segundo amor de mi vida.

- ¡Magnus!

Lo peor de todo es que sigue dejándome sin aliento. Imponente, vestido con ropa que sólo a él puede vérsele tan increíble, con maquillaje y cosas brillantes en el cabello. Ha cambiado desde lo de Edo-Tokio y cuando se marchó para irse con ese imbécil de Ragnor Fell que me lo arrebató de los brazos y ni siquiera para amarlo, pero no ha cambiado tanto desde que nos topamos por última vez aquí. Y yo, aunque he cambiado bastante desde que estuvo dentro de mí por última vez, todavía lo amo. Es estúpido e irracional, es una pérdida de tiempo y esfuerzo, pero no puedo arrancármelo del corazón. Siempre ocupará un lugar ahí, al lado de Ryô.

Toda esa aura de magnificencia que hace latir acelerado a mi negro corazón, se difumina en cuanto veo que está molesto, y demasiado. Parpadeo un par de veces cuando echa a la mesera, pero yo me dirijo a ella.

- Cambié de opinión. Mejor tráeme un vaso grande de kirsch.


Luego miro a Magnus a los ojos. Muchas cosas pasan por mi cabeza, porque de hecho puede pedir explicaciones de muchas cosas. Fastidié al parabatai de su ojitos horrendo, hice que Clary robara cosas del Instituto, armé un desastre en la última fiesta que organizaron los nefilims para estrechar lazos con los subterráneos, invoqué una demonio, vendo artilugios mágicos y algunos no legales, y sigo pensando cómo fastidiarle su relación con "ojitos".

- Hola, Magnus, buenas tardes. ¿No quieres sentarte? Te invito algo.

Palabras sarcásticas, teniendo en cuenta que ya está sentado, pero me sirven para tratar de no lanzarme sobre él y suplicarle que me ame a cambio de volverme brujo blanco o algo por el estilo. Pero debo calmarme, no puedo hacer algo así.

- Y yo quiero que me ames locamente, pero hay cosas que no se pueden. Aunque en mi caso, ya deberías saber que yo haría cualquier cosa por ti... o casi. Pero, ¿exactamente de qué estamos hablando?

La mesera me trae mi vaso de licor incoloro, y si Magnus no va a pedir nada, pues la echo también.

- No me estoy haciendo tonto, es que en serio no sé qué quieres que te explique, pero lo haré. No hay nada que no haría por ti, y darte una explicación no es mucho.



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Magnus Bane el Jue Jul 03, 2014 8:20 am

Cuando llegué al bar y me senté el chico japonés exclamó mi nombre. Si hubiera sido otra situación tal vez me hubiera sentido conmovido, pero lo menos que podía sentir en aquel momento era eso. Se le veía la ilusión en los ojos, pero no consiguió el efecto deseado, ya que yo no estaba con humor para tener una conversación amistosa. Solo quería que me diera una explicación y después de eso irme incluso también conseguir lo que esa necia pelirroja le había dado al necio que tenía delante. Lo peor es que no se daba cuenta de las cosas que hacía, la chica se parecía más a su padre de lo que creía. El fin justificaba los medios al parecer. Era idiota, era lo único que se me pasaba por la cabeza al intentar en comprender las acciones de Clary.
La camarera estaba cerca de la mesa e intenté que se fuera, pero Kyo si pidió algo, tras hacerle un glamour a mis ojos le dediqué una mirada bastante explícita que indicaba que se largara de una vez. La mujer la capto y retrocedió algo perturbada y se fue. Miré de nuevo al chico que estaba delante de mí sin el glamour, dejando a la vista mis ojos de gato.
-No he venido aquí para tomar algo. -puse los ojos en blanco, parecía como si me estuviera poniendo a prueba mis nervios, es que parecía exactamente eso y me estaba molestando sumamente. Él ya debería saber que tenía algo parecido a una relación con Alec, solo esperaba que no estuviera haciendo con eso, porque si no me estaría decepcionando bastante, pero a saber que hechizo estaría haciendo que requiriera el material de los cuchillos serafines y el de las estelas. Sabía que solo unas personas podían manipular dicho material, ya que se necesitaba un tratamiento sumamente especial. Dijo que no sabía a que me estaba refiriendo, e insistía en eso. Cerré los ojos e intenté relajarme antes de clavar mi mirada en Kyo.
-El trato que hiciste con la pelirroja, con Clarissa, la hija de Valentine. -le miré. -Y no te hagas el inocente, los dos sabemos por donde cojeas Kyosuke y esos materiales que le pediste como pago no son normales y sé que no es muy difícil encontrar una hermana de Hierro fuera de la clave para que pueda manipularlo.
avatar
Magnus Bane
Brujo
Brujo

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Vie Jul 04, 2014 12:45 am

En serio que no puedo creer esto. Si ya era de por si inverosímil que el increíble Gran Brujo de Brooklyn viniera justo a donde estoy, no a mis brazos, pero bastante cerca, que eche a la mesera y me condene a soportar su ira sin alcohol ya era algo bastante descortés. A cualquier otro lo habría fulminado, he dañado mundanos por mucho menos que esto. Pero claro que Magnus Bane puede hacer lo que se le dé la gana, conmigo o con lo que me rodea, y hasta mi fastidio será minúsculo.

- Ya lo veo, Magnus. Pero no te caería mal y a mí mucho menos. Esta forma en cómo me estás mirando me está rompiendo el corazón.


Sonaba a exageración y eso es justamente lo que espero que él crea, pero no lo es. Cada que lo veo siento como si me estrujara el corazón y luego lo volviera a colocar en su sitio. Si bien es cierto que odio a los nefilims y preferiría que todos murieran, particularmente con el que sale, si va a acusarme de algo así, pierde su tiempo. Yo puedo esperar a que muera, soy paciente. Y en todo caso, me limita el hecho de que Magnus lo quiere. Y bueno, también está que se ve tan estúpido que seguramente ni necesita morirse, tarde o temprano hará algo realmente estúpido y entonces yo puedo jugar mis cartas. Prefiero a Magnus como amigo que como enemigo, y si no puedo tenerlo como amante, prefiero al menos tenerlo como amigo.

Cuando finalmente me habla, al menos no es por algo tan malo, teniendo en cuenta las opciones. Al menos no es algo sobre mi idea de reclutar subterráneos y mandar al diablo a la Clave. Sonrío de lado y en realidad, aliviado.

- ¿Es por eso, en serio? Ella me buscó. O más bien, me encontró, resulta que es la nefilim más genial del mundo porque es otaku. Pero en fin. El caso es que su madre bebió una poción que está descrita en el Libro de lo Blanco, y tú no quieres ayudarla. Y bueno, no tengo la menor idea de si ese libro en verdad está en Idris, está perdido en alguno de los planos o si existe en realidad y no es una leyenda, pero no tengo tiempo ni ganas de andar buscándolo. Así que después de usar mis dotes de alquimista, que ambos sabemos que son excelentes porque tú me enseñaste cosas muy avanzadas, y descubrir que los ingredientes de esa poción eran demasiado poderosos, pues hice un antídoto.


Es cierto que hasta aquí, las cosas no suenan tan mal. Pero hay más, por supuesto que lo hay.

- ¿En serio piensas que soy tan traidor a mis convicciones como para buscar una nefilim? Tú cojeas del lado oscuro, amado mentor. Existen formas de manipular burdamente algunas cosas. No por mí, claro, pero sí por un demonio lo bastante poderoso. Quizá no me creas, pero necesitaba eso para la poción, aunque es cierto, no todo. Pregúntale a Clary. Usé la mitad de la estela para revolver la poción y mantenerla homogénea, la otra mitad pulverizada como ingrediente, y el cuchillo serafín que sobró para realizar un ritual oscuro que también fue para la poción. El otro cuchillo se lo arrojé al imbécil de su hermano y la otra estela fue el pago para el demonio que invoqué. ¿Satisfecho?

Aplastar una estela no es ni de lejos algo tan delicado como crear un arma a partir de un ingrediente tan impresionante, pero la destrucción no es lo mismo que crear.

- Mira... aunque no lo creas, no todo dentro de mí es oscuro. Clary es la única nefilim que piensa que puede ser mi amiga, que ha encontrado algo en común conmigo y que no me mira y ya quiere apuñalarme con un cuchillo serafín. Ya no voy a aprovecharme de ella. Es una niña inocente, pero la Clave no la ha corrompido como al resto de maniáticos que sólo nos matan. Podré ser un hijo de puta, pero no con quien aprecio. Y comprendo que Clary esté haciendo locuras con tal de salvar a su madre, porque yo hice lo mismo por la mía.

Suspiro derrotado, particularmente porque esto último siento que no debí decírselo porque ya es más personal.

- Sólo puedo devolver el cuchillo serafín, pero no creo que funcione igual. La mitad de la estela, puedo devolverla ya que Jocelyn haya bebido la poción, no antes. Para lo único para lo que me servirían es para intercambiarlos, pero no estoy buscando hacerme una Copa Mortal ni una Espada Mortal, ni nada de lo que estés pensando. No va conmigo, me es repulsiva cualquier cosa que tenga que ver con los nefilims, y eso ya deberías saberlo. Ya los odiaba desde antes de que nos conociéramos. Pero para la poción son ingredientes útiles, porque son para una nefilim. Si hubiera sido vampira habría necesitado sangre, y no quieres saber de cuál exactamente.



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Magnus Bane el Vie Jul 04, 2014 3:50 pm

Ni aunque me dijera que le estaba partiendo el corazón, como me había dicho, no iba ayudar a que dejara de estar enfadado. Las palabras del chico hacían que me replantearan seriamente sobre quien se estaba metiendo en líos y por lo que me decía, Clary no era la única que no sabía donde se metía. Respiré profundamente antes de comenzar a hablar, no era propio de mí levantar la voz. No era de ese tipo de personas, tenía que estar muy fuera de mi mismo para gritarle a alguien a pesar de que estuviera claramente enfadado. Ver su sonrisa antes de que hablara tampoco ayudaba, dejé que hablara, para poder hablar yo.
-Kyosuke, ese antídoto que has preparado no va a servir. -le dije totalmente serio. -Todavía te quedan cosas que aprender, y una de ellas es creer o tener fe, como quieras. El libro blanco existe, es tan real como tú y como yo. Todo lo que esté escrito ahí es poderoso, para que lo pongas más a menos a un nivel de poder. Ese libro, el libro blanco es como el libro gris para los nefilims. -sabía que conocía la existencia de dicho libro y lo que albergaba, todas las runas que existían, algunas tan poderosas que ni si quiera se podían grabar a papel porque este se quemaría. -Sé que tus dotes de alquimistas son buenos, lo sé, como has dicho fui yo quien te enseñó, pero esta vez no va a funcionar. No se puede crear algo parecido a un antídoto cuando se trata de una posición que ha salido del libro blanco, solo existe una manera de librar a Jocelyn de ese sueño en el que sometido, y esta en el libro que crees que es una leyenda. -mientras le decía eso recordaba Londres, hace un par de siglos atrás, cuando conocía a una de mis pocas amigas. El libro estaba allí, porque pertenecía a una familia de cazadores en aquel entonces y para suerte para algunos, incluso para mí, seguía estando en poder de esa familia, aunque esta no lo supiera todavía. -Así que, no se trata de que no quiero ayudarla, sino que no puedo.
Puse los ojos en blanco antes las palabras de Kyo. Tal vez que Clary se habría ganado el corazón de mi antiguo discípulo, pero eso ha sucedido después de conocerla. No me fiaba de él y él tendría que suponer que no confiaba en sus palabras.
-No soy un simple Kyo. Sé que no buscarías a un nefilim, pero también sé que no harías tratos con ellos a no ser que ganes algo a cambio. ¿Qué ganas con ayudar a Clary? Y no digas porque es diferente, puede que sea cierto, pero eso lo descubrirías más tarde, después del trato. -le miraba a los ojos. -¿Qué quieres sacar de todo esto? -la mención de Jace hizo que entrecerrara los ojos. También había escuchado algo al respecto, pero no le había dado demasiado importancia, tampoco me sorprendía que fuera él quien hubiera descubierto a la pelirroja. -No, no estoy satisfecho. -sabía como eran los demonios y aunque Kyo los viera como una bonita familia no era así. Él dice que los nefilims nos clavaban un cuchillo por la espada, pero no sabía que los más traicioneros eran los demonios, ya que te iban consumiendo poco a poco, hasta que te dieras cuenta y fuera demasiado tarde. Seguía sin creerme que ayudara a Clary porque sí, si de verdad quería que me lo creyera tenía que esmerarse más. Era viejo, los dos los éramos y entre los dos sumábamos más edad que todos los ocupantes del instituto, bueno, conmigo solo bastaba para superar la cifra. Volví a poner los ojos en blanco cuando escuché sus ultimas palabras.
-Claro que no estas buscando la Copa Mortal o la Espada Mortal, primero tendría que enfrentarte a Valentine si quiere de ellas y segundo, no podría usarlas. El ángel Raziel se las entregó precisamente a los Nefilims por algún motivo, y ningún hijo que habita en este mundo podría tocar esos instrumentos, a no ser que sean hijos del ángel. -cada raza tenía sus cosas ancestrales... Los nefilims los instrumentos mortales y nosotros, los hijos de Lilith, teníamos el libro blanco. Quería saber lo que Kyo tendría que decirme, ya que sentía gran curiosidad por saber que estaba planeando de verdad. Kyo era como yo, tenía que haber algo de lo que sacar provecho y más si la que le pedía ayuda era una nefilim. Aprovecharse de una cazadora de sombras inexpertas y que encima no tenía ninguna marca era sumamente fácil.
avatar
Magnus Bane
Brujo
Brujo

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Vie Jul 04, 2014 7:36 pm

Por supuesto que no me cree y en este caso en particular, me siento aliviado. Es un poco tonto andar amando a alguien después de más de 150 años. Sin embargo, ese cariño es justamente lo que hace que no quiera ocultarle nada, pero me remito a lo que está relacionado con su pregunta.

- Puede servir por unos minutos. Si piensas que le dije a Clary que estaba completamente seguro de que funcionaría, te equivocas. Le dije que es posible que no funcione. Y bueno, pues ella quiere ir a Idris a buscar el Libro de lo Blanco. Supongo que tú sabes que está ahí, yo todavía sospecho de los rumores que me llegan.

No digo nada más, pero empiezo a sospechar que pase lo que pase, terminaré confesándole mucho más a mi amado mentor. A veces odio mi parte humana que me hace amar como estúpido y responder en ocasiones aunque no me sea beneficioso.

- Yo creo que sí puedes, porque estoy seguro de que tú sabes dónde está. Yo sólo sé rumores porque soy un Gran Brujo joven para los estándares.

Lo de quedarme con parte de esos ingredientes por supuesto que sigue despertándole sospechas a Magnus, y me conoce demasiado bien. Particularmente ahora que ya no soy tan ingenuo como cuando me conoció.

- ¿Qué gano con decírtelo, Magnusín? También se cuentan cosas sobre ti, que ahora eres el perrito faldero de la Clave porque los ayudas gratis sólo porque te encamas a uno. Sabes que me gusta sobrevivir y la cárcel de Idris es horrenda. Así que pienso que a menos que me des alguna garantía, es mejor que me calle.

Por supuesto que no iba a estar satisfecho con lo que le digo, y jugueteo con mis piercings mientras doy mi último argumento. Pongo los ojos en blanco ante la mención a que yo pudiera querer pelear con Valentine por unas reliquias que ni quiero, ni obviamente sé usar.

- Ya me diste esta lección hace como 170 años. Por eso te insisto, yo no soy Valentine, no quiero cosas que hizo un arcángel y por mí ellos pueden matarse por ellas. Valentine contra la Clave significa nefilims muertos, más trabajo para mí, y un conteo menor a los que empezaron a luchar. Eso para mí son excelentes noticias, así que no me meto en eso ni me importa. Soy inmortal y Valentine no, terminará por morirse y dejará de matar subterráneos, fin de la historia.


Cruzo la pierna derecha sobre la izquierda y miro a Magnus.

- Como dije, si quieres más detalles de lo que quiero, necesitas decirme qué gano, o al menos qué no perderé. Y la garantía de que no irás a contarle a la estúpida Clave, ni nada por el estilo. Y que no andes pensando que soy como ese imbécil de Valentine, dame crédito. Fui tu alumno, por todos los dioses, te amé... no me compares con gente de la raza que más odio y más me ha hecho sufrir, te lo suplico.



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Magnus Bane el Lun Jul 14, 2014 8:10 am

-Me da igual lo que le hayas dicho a Clarissa. -le dije, de pronto me sentía bastante cansado con todo aquello, aunque seguía enfadado. No podía creer que a estas alturas, después de un siglo y medio tuviera que seguir detrás de Kyo para pedirle explicaciones, estaba viejo para este tipo de cosas. -Eso pasa cuando mantienes ese odio férreo por los nefilims, como solo acabas escuchando rumores. -el tono que estaba empleando en aquel momento era más de cansancio que de enfado.
Le había preguntado cual era sus planes, pero no me los decía y esa chiquilla había contribuido a completar los planes de Kyosuke, ella sin darse cuenta, me daba hasta pena de la ingenua que era. Pero eso también tenía culpa la madre, yo no había puesto pegas cuando entré dentro de la mente de la chiquilla era un trabajo más, pero la diferencia es que aunque yo hubiera hecho eso no estaba planeando algo raro. Jocelyn quería mantener a su hija fuera del mundo de las sombras, para mí era algo estúpido pero no se lo dije, tampoco valía la pena. De cierta manera le tenía cariño a la pelirroja, era a la única criatura que había visto crecer, pero nada más. Jocelyn tendría que saber mejor que nadie que al final el mundo de las sombras siempre hacía acto de presencia y ella lo sabía, no podía librarse de él aunque quisiera. Por eso mismo le había dicho a Ragnor que hiciera esa posición mediante el Libro Blanco. No me sorprendí que mi amigo supiera el paradero del aquel libro y tampoco me sorprendió que no se lo dijera a nadie.
Su siguiente pregunta casi consiguió sacarme de mis casillas, intenté relajarme a medida que escuchaba sus palabras. De mí siempre podían decir lo que le diera la gana, realmente me daba igual, no era la primera vez que me decían esa clase de cosas así que estaba ya más que acostumbrado.
-Kyosuke, no hagas como si no participaras en esos rumores. -le miré a los ojos. -Y para que te quedes tranquilo, no me he acostado con él, y respecto a lo de la cárcel de Idris es bastante sencillo, no hagas nada que te haga ir allí. Todos nos ahorramos cosas, yo de verme obligado a luchar contra lo que estes planeando y tu de ser asesinado o de estar huyendo hasta tener tu próxima oportunidad. Además no sé si recuerdas, soy un subterráneo, yo no puedo darte garantías de nada. Tal vez la de una poción para dormir. -tendría que saber a estas alturas que conmigo no iba a ganar nada. Lo que me faltaba es que me pidiera más abiertamente que fuera si plan de huida de hacer lo que le diera la gana. Lo peor de todo es que no solía gustarme meterme en los asuntos de la clave, Kyosuke bien lo sabía. Los ayuda porque me parecían más fiables que los demonios y eso también lo sabía él. Pero ahora tenía un motivo de peso para entrometerme y la verdad es que no me gustaba. Enarqué una ceja.
-¿Qué parte no has escuchado? Ya te he dicho que ya sé que no te interesa los instrumentos mortales. -era una opción sencilla. No quería meterme, pero sabía que las cosas andaban bastante mal y no era por el hecho que Valentine estuviera por allí, eso no me preocupaba. Solo me preocupaba tres cosas en aquel momento, Alec, las pesadillas que había tenido y el libro blanco. Lo único que esperaba es que Kyosuke no estuviera contribuyendo a esos malditos sueños. Enarqué de nuevo la ceja. -Me pregunto cuando he dicho cosas de los brujos a los nefilims. -le dije molesto. Tenía más relación con ellos que con los demonios, que era la mitad de lo que era, pero eso no significaba nada. Los asuntos de los magos siempre eran asuntos de los magos, de nadie más. -Sabes que no le voy a decir nada a la clave, pero también sabes que no te voy a poner las cosas fáciles. Me gusta una vida tranquila, sin tener que participar en guerras, y sabes que al que van a llamar para curar a los heridos va a ser a mí. -y también sin contar que acabaría en medio de la guerra para proteger a Alec, algo bastante típico en mí. Puse los ojos en blanco. -Ambos odiáis gratuitamente, así que tan diferentes no sois. El usa a subterráneos para sus fines y después los mata, tu usas a nefilims que no tienen ni idea y los dejas vivos, creo que esa es más cruel, así son conscientes de lo que han hecho y se torturen toda la vida por ello.
avatar
Magnus Bane
Brujo
Brujo

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Miér Jul 16, 2014 4:50 pm

Intento no parecer demasiado fastidiado, porque vaya que parecía estar reclamándome por decirle a Clary que la poción que yo hice funcionaría de maravilla. A veces no sé lo que quieres Magnus. Pero lo peor es cuando me acusa de los rumores sobre él, entonces sí que me molesto.

- ¡Yo no participo en esos rumores! ¿Acaso estás loco? ¿Por qué iba yo a dañar tu reputación? Me afecta directamente, si es que no estás dispuesto a creer que hablar mal de ti me duele, pero pues yo siempre he dicho que fui tu alumno. De hecho, me duele escuchar cosas así sobre ti, pero sé muy bien cómo eres. En el amor eres igualito a mí, haciendo hasta lo imposible por quien amas. Diría que me da igual si te follas a todos los nefilim, pero ambos sabemos que no es cierto. Aunque tampoco voy a lloriquear, pero sí que estoy celoso de cada maldito nefilim de ojos azules y cabello castaño del que te enamoras. Y sabes muy bien por qué. Pero eso no quiere decir que vaya a convertirme en asesino de cazadores de sombras con esos razgos, ni siquiera que voy a meterme. Porque a la larga, Magnus, es más duradera tu amistad que tu amor.

Y haberlo descubierto me hizo inmensamente feliz, pero todavía me pongo un poco celoso. Ha disminuido con los años, pero sé que no desaparecerá del todo, a menos que ahora yo me vuelva a enamorar como un imbécil, y antes me mato, en serio que sí. Hay un límite a la estupidez.

Escucho lo que me dice y es como un recordatorio de que efectivamente es mucho mejor seguir siendo alguien apropiado a sus ojos.

- Creo que lo que quieres darme es una poción de la verdad, y lo acepto. Porque por lo visto ahora no me crees nada de lo que digo, y me duele.

Me paso una mano por el cabello, sin saber qué pensar. En todo caso, debo calmarme.

- No te pedí que me pusieras las cosas fáciles, sólo quiero que no vayas a decirle a la Clave y ya lo dijiste, fin. Tampoco quiero conquistar el mundo, si es lo que crees, ni siquiera matar a todos los nefilims o lo que sea que estás pensando.

Pongo los dos pies sobre el suelo y recargo los brazos sobre la mesa para mirarlo.

- Ya sé que te llaman a ti para curar a los heridos, pero si los rumores son ciertos, sólo espero que sí les cobres. Quizá no a tu "ojitos", pero a los demás sí. Aunque es tu vida.

Suspiro y pongo los ojos en blanco.

- Yo no uso a los nefilims, lo de Clary fue sólo una vez y fue mi pago. Ella estuvo de acuerdo. En lugar de estar teorizando sobre mis motivos, va, te lo diré. Te responderé cualquier cosa a cambio de que no le cuentes a la Clave y dejes de mirarme todo enojado porque te hace ver muy feo.

Sonrío, derrotado.

- Ambos sabíamos que te contaría, así que ya deja de enojarte. Pues va, quiero experimentar con el adamas, porque quiero encontrar una forma de destruirlo o alterarlo lo suficiente como para inutilizar los cuchillos serafín. No sé si se puede, de momento sólo he encontrado la forma de pulverizarlo y es poco rentable, porque es más fácil cuando lo han manipulado las Hermanas de Hierro.



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Magnus Bane el Sáb Ago 02, 2014 8:04 pm

Me froté la frente con la mano, manteniendo los ojos cerrados escuchando sus palabras. Comenzaba a pasar de estar enfadado a estar cansado. Abrí los ojos al escuchar su comentario sobre el amor. Acabé suspirando por sus palabras.
-Pelo negro. -le corregí sin ni siquiera pensar demasiado. Suspiré de nuevo, no me gustaba que me recordaba que sentía algo por mí. En lo poco que nos habíamos visto durante estos años de alguna forma u otra me recordaba que seguía sintiendo algo por mí. No podía hacer nada antes eso, pero era algo ya que cansaba. Y no me había enamorado siempre de hombres con ojos azules y el pelo negro, también había estado con mujeres, rubia platino y ojos verdes... me pregunté vagamente donde estaba y con un poco de suerte estaría lo bastante lejos para no meterse en mi camino a pesar de los rumores que había escuchado. Ignoré sus comentarios, tal vez de ese modo estaría mucho más tranquilo.
Miré a la camarera y le pedí que viniera para pedirle una bebida, al poco tiempo me lo trajo. Le di un sorbo al licor que bajo por mi garganta quemando, sin embargo me sentí algo mejor, tenía algo con que distraerme de la conversación que estaba teniendo con Kyo. Resoplé y pusé los ojos en blanco al escuchar su comentario sobre conquistar el mundo. Puede que no fuera eso, pero sabía que estaba tramando algo, de hecho casi me lo había confesado solo faltaba que me dijera lo que estaba planeando.
-No seas idiota. -tomé otro sorbo del licor. -Claro que les cobro, o cobraba. -había hecho demasiado trabajos gratis solo por Alec. -Para mi desgracia el parabatai del ojitos, tiene tendencias suicidas, y como también está enamorado eso ya es... -puse mala cara.- Ya te lo puedes imaginar. -porque yo si que me lo imaginaba. Lo había visto durante muchos ciclos, hombres y mujeres dando todo y más de lo que podían por sus seres amados. Yo era el mejor ejemplo. Enarqué una ceja al escuchar lo de Clary.
-Clary no tiene ni idea del mundo del submundo, es muy capaz de vender su propio hígado a un trasgo sin darse cuenta. -tal vez estuviera exagerando, ya que dejarse engañar por un trasgo era bastante estúpido. -Ya te he dicho que no se lo voy a decir a la Clave, pero si tengo que luchar contra ti, sabes a la perfección que lo haré. Prefiero estar feo que poniendo buena cara cuando no estoy bien. -escuché su plan y volví a enarcar una ceja ante su plan. -Ese material solo lo puede manejar los nefilims, por algo son las hermanas de hierro, hermandad de los cazadores, que manipulan las adamas. -me pellizqué el puente de la nariz. - ¿Por qué intentas indagar más en el campo de la magia? En vez intentar entender las armas de los nefilims.
avatar
Magnus Bane
Brujo
Brujo

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Sáb Ago 02, 2014 11:24 pm

Quizá debo ver algo bueno en todo esto: odio a este Magnus. Empiezo a hablar, pero al menos no empiezo a lloriquear y zarandearlo. Él no me ha entendido jamás, y no le ha importado. Ahora no es la excepción. Al menos admite que cobraba, en tiempo pasado del verbo "ahora no les cobro porque me gusta uno de ellos". Yo suspiro también, y no iba a decir nada, pero las siguientes palabras de Magnus son sorpresivamente dolorosas. Más dolorosas que esperanzadoras, aunque me odio por eso.

- Lo conozco, el rubio oxigenado, el hermano de Clary. Pero espera, ¿estás diciéndome que ojitos quiere con el rubio?


Cielos Magnus, ¿eres idiota? Y antes que odio por ojitos, siento lástima por Magnus y su corazón y le pongo una mano sobre el hombro.

- Lo siento.


De nuevo reinicia la discusión y pongo los ojos en blanco con el comentario de Clary.

- No creo que sea tan estúpida, a mí me parece inteligente, pero que se deja llevar por su corazón y su cariño a su madre y sus amigos. Tú eres exactamente igual en eso. Yo no tanto, pero por como te veo ahora, supongo que no vas a creerme, como no me crees capaz de hacer algo que no tenga malas intenciones.

La amenaza me hace agitar la cabeza, incrédulo.

- Cuando quieras luchar contra mí, dímelo. En realidad sigo sin entender esto qué diablos tiene que ver contigo. Si es porque es tu ciudad, no lo haré en tu ciudad y ya, tengo la mía. Si es por otra cosa, merezco saberlo.

Me veo obligaco a sentarme sobre mis manos cuando veo salir las chispas violeta de mis dedos.

- Porque quiero estar protegido cuando algún imbécil fanático irracional venga por mí. Porque si hubiera podido al menos intentarlo, mi... alguien muy querido para mí no habría muerto. Y porque si tengo esa información, podré negociar con la Clave si llegan a ponerme las cosas feas.


Me encojo de hombros.

- Porque no tengo nada que hacer y ya me aburrí de sacarme la pelusa del ombligo. Escoge la razón que quieras. Aunque igual inventarás la tuya. Se nota que ya no me crees nada. Supongo que me odias y supongo que tengo que vivir con eso. Yo sólo quería ser un amigo para ti, pero se ve que no quieres.

Siento un nudo en la garganta y entrelazo las manos sobre mi regazo.

- Si quieres cortar todo lazo conmigo, si quieres un duelo, lo que quieras, adelante. Si no quieres que admita que fui tu discípulo, no lo haré. Simplemente hay cosas de mí que tú no entiendes, o no entiendes bien, y veo que no te importa hacerlo, así que tú dimé qué hacer.

Yo sólo quiero mucho alcohol y volver a casa a llorar como si no hubiera un mañana.



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Magnus Bane el Mar Ago 26, 2014 11:15 am

Metí dos dedos en mi bebida y salpiqué al chico que estaba delante de mí.
-Presta atención. -me quejé. -Lo que te he dicho que el rubio oxigenado, como le llamas tú, está enamorado, y te puedes imaginar las cosas que se hacen por amor. -puse los ojos en blanco y miré por la ventana. -Es toda una cadena, la chica se pone en peligro, el oxigenado va corriendo a ayudarla y mi ojitos va corriendo a ayudar al oxigenado porque ambos son parabatais. -había sido testigo de como un nefilim perdía a su parabatai, pero una fue tan intensa que el chico no se molesto en pensar que se estaba enfrentando a cuatro licántropos al mismo tiempo e incluso mató a uno. Lo curioso es que yo no había sido testigo de eso, sino que me lo habían contando. Era consciente que en un principio Alec si quería algo con Jace aunque eso no fuera posible, sin embargo eso ya había pasado pero claro, estaba el problema de la familia de él. Nunca se ha visto bien la homosexualidad entre los nefilims. En mi boca se formó una media sonrisa cuando escuché su pésame. -Dímelo cuando alguno de ellos acabé con mi paciencia definitivamente.
Seguimos con el tema de Clary, cogí la copa y le di un sorbo. Prefería que durara lo suficiente.
-No confundas lo que digo. -comencé. -Sé que Clary es inteligente, pero en nuestro mundo es ignorante. Ser ignorante más que se deje llevar por el corazón es una combinación nefasta. Es cierto que es cuestión de tiempo que aprenda, pero mientras tanto está caminando a ciegas. -di otro sorbo y le señalé. -Esa es la diferencia de Clary y yo, que yo soy plenamente consciente que estoy haciendo el idiota. -escuché atentamente sus palabras. -El problema es que no quiero luchar contigo Kyosuke y lo sabes bien. Y no se trata de que lo hagas en mi ciudad, se trata que si haces algo contra los nefilims y mi nefilims se mete en medio voy a ir con él. -puse los ojos en blanco cuando dijo lo de fanático, ahora mismo el más peligroso que estaba suelto tenía su propio objetivo y no éramos precisamente nosotros, los subterráneos. -Si te refieres a Valentine, mientras que te quedes al margen de cosas que tenga que ver con él todo irá bien, además ese hombre tiene otro objetivo que no somos los subterráneos, por lo menos no de momento. Todo lo que ha hecho por el momento es para destruir a los suyos, aunque haya matado a jóvenes de los nuestros. -bufé. -La Clave apenas negocia, y si lo haces seguramente al poco tiempo te acaben atacando. -sobre todo si te cruzaban con cierta gente entre los cazadores que se saltaban todas las normas para conseguir lo que quieren, por suerte había conocido más que lo hacían para salvar a alguien querido que para matar a alguien. Le pregunté seriamente porque estaba jugando con un material como las adamas y acabé negando con la cabeza, como nada de aquello tuviera remedio , como si el chico que estaba delante de mí no tuviera remedio. -Pero podías estar investigando cualquier otra cosa, pero no, tienes que querer darle donde más duele a los cazadores. -ese material no servía a manos de ninguna otra criatura y si Kyo conseguía hacerlo funcionar sería como un puñetazo en pleno estómago para los nefilims. Ya que esas eran su orgullo. -Déjate de hacer melodrama de todo esto. Sabes que me da igual que digas que fui tu maestro, pero me sacas de quicio muchas de las veces. Pareces como tuvieras únicamente cien años, en vez de casi cuatrocientos. -era la mitad de joven que yo, tal vez sea por eso que lo veía de ese modo. Ya tenía a mis espaldas ochocientos años, nada más y nada menos. -¿Tienes alguna noticia de Londres? -le pregunté interesado.
avatar
Magnus Bane
Brujo
Brujo

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Miér Ago 27, 2014 2:56 am

No me afectaría que me hubiera salpicado, pero me cae en un ojo y empiezo a soltar algunos gritos.

- ¡Waaah, mi ojo!

Sin embargo, logra su objetivo y le presto atención, aunque me froto mi hermoso ojito. Claro que me puedo imaginar la cantidad enorme de estupideces que uno puede hacer por amor.

- El oxigenado es un idiota. Pero vale, ya entiendo tu punto. Lástima porque ya estaba imaginando que me quitarían de en medio a la competencia, pero en fin.

A mí Clary no me parece tonta, pero no puedo decir que estoy completamente en contra de lo que está diciendo Magnus.

- Es ignorante porque no le enseñan. No sabía que la pobre chica tenía que jurarle lealtad absoluta a la Clave para poder tener un maestro nefilim. Ella no quiere estar a ciegas, pero casi nadie se ha prestado a enseñarle y no es como si pudiera ir a la librería a comprar un libro sobre Seres fantásticos del submundo y cómo encontrarlos. El tarado de su hermano no le enseña y no puede conseguir un maestro de la Clave porque ella no está de acuerdo con absolutamente todo lo que hacen. Mejor le enseñé yo un par de cosas a cambio de un ramen instantáneo. Increíble pero cierto, ahora resulta que soy menos egoísta que los nefilims.

Sonrío un poco al escucharlo decir que está consciente de estar haciendo una estupidez al ayudar gratis a los nefilims cercanos a su ojitos sólo porque lo quiere. Sin embargo no sé qué diablos quiere, y empiezo a desesperarme.

- Al menos es bueno escuchar que no quieres luchar conmigo, porque yo tampoco. Y no estoy yendo por los nefilims. Esto es algo de defensa y sí, me refiero a Valentine y al Círculo. La vez anterior mataron inocentes, mataron subterráneos sólo por matarlos y lo sabes. Los torturaron, experimentaron con ellos, hicieron cosas que no tienen nombre. ¿Qué les impedirá hacerlo ahora? Yo quiero proteger a los míos, tengo un deber como Gran Brujo y voy a probar cualquier idea por descabellada que parezca. Es cierto que odio a los nefilims, a todos, pero no tengo por qué ir por la vida convirtiéndome en la versión subterránea de Valentine ni mucho menos. Sólo creo que debemos protegernos, pero no veo mal que aprovechemos la oportunidad para organizarnos nosotros porque la Clave ni nos va a defender ni nos va a escuchar, como siempre. Ya sé que no negocian, pero quizá por algo así lo harían. En todo caso, sigo pensando que sólo traen problemas y que estaríamos mejor si fuéramos independientes de ellos.

No es nuevo tampoco, Magnus ya sabe que pienso así, pero me sorprende que no vea las ventajas de probar la vulnerabilidad del adamas.

- Sin sus cuchillos serafín, entrarían en pánico y es muy probable que no pudieran atacar porque confían tanto en ellos y son tan arrogantes que la mayoría no tendría otra arma. Y bueno, sé que lo estás pensando, se quedarían sin estelas. Piénsalo de este modo, imagina que te atrapa Valentine y tiene más gente de la que puedes defenderte antes de que colapses por el cansancio. ¿Acaso no mi idea sería fabulosa en ese momento? Aunque claro, no es como si me esté acercando a lograrlo.

Me llama mocoso, por supuesto, como cada vez que hago algo que él considera inmaduro.

- Tal vez soy inmaduro por querer quitarles los únicos juguetitos que el angelito Raz les enseñó a usar. O tal vez porque no quiero que alguien pase por lo que pasé yo y tengan que ver morir a alguien a quien aman, por la espalda, con un maldito cuchillo serafín. Quizá sólo me produciría un gran placer ver que me atacan y poder destruir el arma. En la práctica, estoy aprendiendo muchísimas cosas sobre el adamas y sobre la entropía, pero no me estoy acercando a mi objetivo. Eso debería tranquilizarte, aunque estás más que convencido de que no lo lograré. En todo caso, te lo juro, no voy a ir armando una guerra contra los nefilims. Simplemente no dejo que me controlen y ya. A los que me respetan los respeto, pero a los que me tratan como basura los trato igual.

Levanto mi vaso y empiezo a beber, pero Magnus cambia la conversación tan rápido y de forma tan sorprendente que no bebo demasiado.

- Han disminuido los heridos humanos y todo está bastante callado en apariencia. Es lo último que supe, y no es bueno. Es como si prometiera que habrá problemas pronto. ¿Por?



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Magnus Bane el Miér Ago 27, 2014 6:45 am

Puede que le diera en un ojo, pero por lo menos me puso atención a lo que le estaba diciendo. Algo era algo, aunque estaría bien que no se quedara sin un ojo.
-Míralo de este modo, te quedaría bien un parche. -le dije tranquilamente. No a todo el mundo le quedaba bien un parche, y seguramente el chico que tenía delante de mí sería capaz de darle un toque totalmente personal y propia al accesorio.
Me encogí de hombros cuando dijo que el rubio era un idiota.
-No puedo decir lo contrario, puede ser... Agotador. -concluí de una manera más suave. -Tendrías que ver como me dejó el apartamento después de que se quedara conmigo. No encontraba nada después de que ese chico colocara todo. -habían sido unos días horribles, el chico tenía demasiada energía y no podía estarse quieto. Agradecía cuando se iba a su cuarto y se encerraba allí, esos eran los únicos momentos donde tenía un poco de paz. De resto tenía que ver como iba de un lado a otro de mi apartamento colocando las cosas, por poco no se ponía a limpiar, cosa que seguramente hubiera hecho si hubiera terminado de ordenar todo. Solo agradecí que se lo llevaran y me dejaran a Alec en su lugar, por dos motivos. Uno porque me gustaba y el otro, porque no tocaba mis cosas, por lo menos no para colocarlas o moverlas de sitio.
Tenía la copa en mi boca y al escuchar una mención de una cosa casi consigue atragantarme.
-¿Estás comparando nuestro mundo con el mundo ficticio de Harry Potter? -le pregunté enarcando una ceja, pero después reí un poco por ello. -Seguramente estaría para todos aquellos insensatos que quieran entrar en el jardín de un vampiro o en el de un hada. -levanté un dedo para puntualizar. -Pero ahí te equivocas en una cosa, si que hay un libro de esos. Obviamente no te dice donde encontrarlos y esas tonterías, pero si hay un libro donde está puesto todo sobre los nefilims y los subterráneos, se titula el Códice de los Cazadores de Sombras. Es como una guía para los cazadores más pequeños para enseñarles como identificar a los subterráneos y a los distintos tipos de demonios. Sin embargo la última vez que vi uno los datos de los brujos está un poco anticuado. -todavía no aclaraban ese pequeño detalle de que un demonio si que podía engendrar un hijo vivo dentro de una cazadora de sombras, siempre y cuando esta última no estuviera protegida y no tuviera las runas grabadas. Lo mejor de ello, es que ese hijo no tendría ninguna marca de brujo, lo más probable. Tampoco es que conociera más de un caso para poder comparar. -Su hermano está más ocupado en salvarla que enseñarle en sí, además, creo que Clary tampoco está para aprender mucho en estos momentos, me refiero a lo de su madre, ya sabes. -fui a dar un sorbo a mi medida pero solo acabé mojándome los labios. -Solo va desde su casa al hospital y del hospital a su casa. No creo que tenga la cabeza para concentrarse en un entrenamiento. -por lo menos eso lo que me había dicho Alec, yo sabía que sus entrenamientos eran duros y si encima la muchacha estaría más preocupada en otra cosa y no prestaba atención al entrenamiento pues no saldría nada bueno de ahí. -Kyo, no confundas egoísmo con normas. Ya sabes que los niños de los cazadores de sombras pertenecen a la clave hasta que ellos elijan quedarse con la Clave o no. Y se de muy buena tinta que no quieren que Clary forme parte de la Clave, no por el momento y lo digo por su hermano.
Cambiamos de conversación a Valentine, claro que tenía sus motivos para tener una defensa como alguien como él, sin embargo estaba confundido el nuevo objetivo de Valentine. Ahora mismo estaba tan interesado por nosotros como el resto de personas por una hormiga.
-Sí, tienes razón con que mataban porque sí, pero no te das cuenta que ese no es su objetivo. -le di vueltas al vaso sobre la mesa mientras que le miraba a los ojos. -El círculo se levantó para librar al mundo de aquellos subterráneos malvados, después Valentine perdió el control y mataba a todo aquel que se ponía delante de él. El círculo atacó a los subterráneos en la sala de los acuerdos y los nefilims que no pertenecían a esa maldita secta lucharon junto con los subterráneos para evitar una matanza, aunque la hubo por ambos bandos. Muchos murieron. -me incliné hacia delante. -Ahora párate a pensar. Llevas quince años desaparecido tras haber hecho creer a todos que estás muerto... Esperando a volver, ¿de quién te vengarías tras esos años? -hice una pausa. -De los que considerabas enemigos, o de aquellos de tu propia raza que han protegido a tu enemigo. -me puse derecho de nuevo sobre el asiento y di un sorbo a mi copa. -Valentine ha vuelto, pero no por los subterráneos, sino para acabar con los nefilims. Sí mató, niños de unas razas, pero eso porque necesitaba hacer un conjuro para invertir el poder de la espada mortal y usarlo contra la Clave. -suspiré. -Ahora mismo el menor de tus problemas es ese hombre, el problema vendría si conseguía derrotarlos. -sabía que el plan de Kyo era bueno, pero yo seguía teniendo otra sensación. No era estúpido, sabía que Valentine era peligroso y no me importaría aliarme con los nefilims si de ese modo podríamos derrotarlos, como se hizo en el levantamiento hace ya quince años. Observé a través de la ventana. -Si te soy sincero Kyo, no me preocupa Valentine. Estamos en una situación delicada, lo sé mejor que nadie, pero no creo que ese hombre sea el mayor peligro que nos tocará enfrentarnos. -volvía a poner los ojos en blanco, no me estaba prestando atención a lo que le estaba diciendo. Volví a salpicarle con el licor por no prestarme atención, estaba vez apuntando a frente y cabello para no volver a darle en un ojo.
-Te digo que me prestes atención. -le dije con el tono de maestro que solía utilizar con algo cuando se distraía demasiado en sus lecciones. -No te digo enano por lo de las adamas, sino por lo de cortar lazos contigo. -suspiré. -Además, hace años que ya la Clave no da caza a los subterráneos porque si, solo si rompen la ley. Y he perdido a muchos durante los años Kyo, y sé que antes se hacían barbaries, sobre todo con los brujos. Las marcas de brujos eran un tesoro en ese momento. -en esa época a Kyo le hubiera arrancando las alas y a mí los ojos como premio después de matarnos. Por suerte esa clase de cosas se habían prohibido hace unos cuantos siglos. Le cambié de tema a Kyosuke.
-Por nada en especial, ya sabes que le tengo un especial cariño a Londres.
avatar
Magnus Bane
Brujo
Brujo

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Dom Ago 31, 2014 1:23 am

Por supuesto que suelto un grito cuando me cae alcohol en un ojo, que vamos, arde horrendo. Si no estoy lanzando chispas o a Magnus por los aires, es porque a este maldito tonto le perdono todo. Tanto, que aparezco un parche negro con un pentagrama violeta, sacado de Kuroshitsuji y dejo que cubra mi ojo, aunque por abajo se me escurran algunas lágrimas porque todavía me arde. Toco la tela y hago que yo pueda ver normalmente aunque esa cosa me tape un ojo. Sí, la magia sirve mucho para un cosplay.

- ¿Tú crees? Supongo que es más de chico rudo, tú lo llevarías mejor pero tendría brillos por todos lados.

Al menos Magnus y yo logramos coincidir sobre el estúpido rubio. Comprendo que Magnus deteste que haya puesto "orden" a su casa. Y es que él es como yo, pese a que podemos vivir con orden, debe haber al menos un poco de caos. Yo lo limito a mi sótano en Japón, pero aquí tengo mi hermoso caos en todo su esplendor y a nadie debe importarle.

- Osea que aparte es obsesivo con el orden... ¡Qué horror! Te compadezco, Magnus, yo también detesto que toquen mis cosas y ordenen de acuerdo a su conveniencia y no la mía. Además, no les importa, que tenga su cuartucho nefilim como se le dé la gana, pero que no se meta con lo de los demás.

Río divertido al ver a Magnus atragantarse, pero luego lo toma como lo que es.

- Claro, en ese mundo seríamos lo más genial porque no usamos varita. Sólo es una broma, aunque la idea de tener un dragón a escondidas del Ministerio de Magia, tiene su mérito.

Jamás habría pensado en un vampiro que tuviera un jardín.

- No imagino un vampiro con un jardín, pero en el de un hada seguro que hay frutas mágicas que si te las comes te embriagan o te cambian de sexo. Ahora preguntaré, me parece que suena muy divertido eso de un jardín feérico.

Lo que no sabía, porque nunca me ha interesado qué diablos le enseñan a los estúpidos nefilims, es su libro de texto.

- Supongo que los vampiros, las hadas, los licanos y en general cualquier subterráneo opinará igual. Y quizá no actualizan el libro porque lo escribió seguramente un súper nefilim y ya ves cómo son. El prestigio del apellido ante todo. Supongo que no se consigue, pero yo lo leería para reírme un rato. En cualquier caso, le vendría bien a Clary, debería sacar su carnet de la biblioteca nefilim.

Lo del hermano me hace rodar los ojos, aunque me detengo al ver que Magnusín sí comprende lo de Clary y su madre. Bebo otro poco y luego suspiro.

- No lo creo, no del todo. Creo que entrenar está dentro de sus prioridades porque cree que así podrá proteger a su madre mejor. Sé que tus padres son tema tabú y no indago sobre ti, pero a veces uno hace muchas estupideces por una madre, más si sabes que aunque sea por un momento, eres más fuerte que ella y sientes que eres lo único que tiene. Espero que al menos ella no se llegue a preguntar si no lo arruinó todo en lugar de ayudarla, yo a veces todavía me lo pregunto.

Yo fui después de todo quien le dio la idea a mi madre de convertirse en vampira para vivir eternamente.

- Sí bueno, si la madre de Clary se alejó de la Clave y vivió como mundana, no veo que pertenezca a ellos. Si la madre no pertenece, la hija no debería pertenecerles tampoco. ¿Y al otro qué le pasa? Digo, si me dices que lo rechazaron por pesado, en este momento me alío con la Clave, pero si es porque es hijo de Valentine, ya no ofrezco nada.


Termino contándole a Magnus para lo que quería el adamas, y es porque quiero una defensa. En principio contra los locos del Círculo porque son mucho más extremistas que la Clave, pero estoy convencido de que tarde o temprano, la Clave terminará de un modo similar. Por supuesto que termino poniendo los ojos en blanco, pero los cierro en cuanto veo que va a salpicarme otra vez.

- Y piensas que si pasa por la calle y se topa con uno de nosotros, nos dará los buenos días... seguramente. Si sólo fuera un loco idiota, no me importaría. De hecho, a mí no me preocupa él en concreto, me preocupa esa forma tan espectacular que tiene de lograr que otros hagan cosas estúpidas. Sí, es cierto que somos inmortales en muchos casos y podemos simplemente huir y no meternos hasta que ese imbécil se muera de viejo. Pero yo no veo a la Clave considerándonos para nada, le da igual lo que pase con nosotros porque quieren protegerse a ellos mismos. Desde el principio Valentine fue su problema, y fue también su hijo prodigio hasta que afortunadamente alguien los obligó a ver la verdad, o se dieron cuenta, o lo que haya sido. Pero nosotros sufrimos por algo que no tenía que ver con nosotros, y al menos yo voy a hacer lo posible para que eso no vuelva a pasar. La Clave es incopetente con los subterráneos, atentan contra nuestra naturaleza y quieren que actuemos como ellos quieren. Se creen superiores y con la misión de decir y regular qué podemos hacer, porque nos tienen miedo. Somos mejores, somos superiores, muchos somos inmortales y tenemos cualidades que ninguna de sus runas les dará jamás. No deberían siquiera considerar que pueden controlarnos.

Aunque me está regañando, me siento inmensamente feliz cuando me dice que estoy siendo un inmaduro por pensar que dejaría de hablarme. Hasta siento que mi corazoncito se acelera.

- Vale, vale, pero es que sí lo pensé.


Suspiro ahora yo con la nueva oleada de defensas a la Clave. Yo nunca olvidaré todas esas ocasiones en las que temí más por mis alas que por mi vida. Y era una guerra que no era suya, no tenían nada que hacer ahí, pero querían fastidiar.

- Que sepas, pero sigue pasando, Magnus. Siguen matando sin preguntar y luego creen que con una disculpa mal dada podrán devolver una vida. ¿Y qué pasa si nosotros matamos a uno de esos locos? Nos condenan a muerte, sin preguntas, sin un juicio, sin permitir que expliquemos que no pudimos defendernos. ¿Te parece que su ley es justa? A mí no. Porque no me parece que si les llevo la cabeza de Valentine, me matarán al instante. Ellos hacen y pueden hacer cosas que nosotros no, porque somos "los malos". Debemos protegernos de ellos y debemos aprovechar que están débiles para hacer valer nuestro derecho a decidir sobre nosotros mismos. Alguien que ni siquiera empatiza en realidad con un subterráneo no debería dictar leyes represoras sobre nosotros.

Magnus pregunta por Londres y claro que sé que es donde empezó toda esta obsesión por los ojos azules y el cabello negro. A veces digo que es por el cabello castaño y los ojos azules como ahora, o por el cabello negro y los ojos verdes. Sólo por molestar y con la esperanza de que me diga que ya lo superó.

- Fui de paseo en diciembre, pero no había nada interesante para mí. Y creo haberme topado con Camille, pero como no la conozco así perfectamente, puede ser que haya sido otra vampira rubia loca. Pero podríamos ir de visita, o puedes ir con tu amorcito.



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Magnus Bane el Lun Oct 06, 2014 10:28 am

-Da igual si es de chico duro, y supongo que si me gusta más el brillo por eso lo prefiero de este modo. -chasqueé los dedos con disimulo y mis dedos soltaron chispas de los dedos. Su parche cambió de adornos. En vez de tener el pentagrama tenía incrustados piedras en forma de rombo de color violeta, el color que tanto le identificaba. -Me sigue gustando más el azul eléctrico pero el violeta está bien. -le dije en todo de aprobación.
Los dos coincidimos con el tema del nefilim rubiales. Kyo sabía a que me refería cuando intentaban ordenar tus cosas, sobre todo cuando en ese desorden sabes donde estaba cada cosa, cosa que en si sería un orden. Me encogí de hombros cuando terminó su frase.
-Fue el precio que tuve que pagar por dejar que se quedara en mi casa. -aunque estaba claro que el cambio fue más que supremo. Pasamos unos entretenidos momentos cuando Alec se quedó en mi departamento.
Al escuchar la comparación que hacía de nuestro mundo con el de Harry Potter, me cogió totalmente por sorpresa, causando que me atragantara ligeramente con mi bebida, que en aquellos momentos ya estaba casi por el final.
-No habrá nada más divertido que meterse kilómetros bajo tierra para llegar a mi cuenta bancaria cuestionada por un dragón amaestrado... -le dije en el mismo tono de broma. Había sido interesante leer aquel libro, pero se alejaba tanto a la realidad que un por un momento me daba hasta pena. -Considero que la comida de las hadas siempre me ha resultado algo afrodisíaca.
Le hablé del códice de los nefilim, donde recopilaban toda la información sobre los subterráneos y sobre sus propia cultura. Pero claro, habíamos encontrado un par de excepciones durante la historia.
-Están más exactos que los magos. -recordé un detalle. -Mentira, la existencia del vampiro diurno trastorna todo lo que conocen. Aunque se puede decir que el chaval está más que encantado, ya no tiene el límite de los de su especie. -reí al escuchar lo de sacar el carnet nefilim. -A saber porque no se lo han dado.
Acabé suspirando por su comentario de los padres. Había visto toda clase de acciones en nombre de la familia, unas acaban geniales otras acaban de una manera horrible.
-Sé que la gente hace locuras por la familia, pero Jocelyn no quiso que su hija acabara en nuestro mundo. -sonreí a medio lado por su comentario pero negué con la cabeza. -El problema, es que el chaval tiene un carácter muy parecido al padre, sin ese toque de asesino compulsivo hacia los subterráneos, por lo menos muerte gratuita. -si trabajo era mantener el mundo limpio de demonios y proteger a los humanos y subterráneos, pero sería demasiado ingenuo si pensaba que ese chico nunca hubiera estado metido de lleno todo tipo de peleas.
Suspiré de nuevo por sus palabras.
-Aunque tu argumento sea bueno, Valentine sigue sin preocuparme. -le dije con aspecto cansado. Solía tener esa expresión con la gente que conocía que realmente me conocía y apreciaba y sobre todo cuando tocaba el tema de la edad. Era una suerte que alguien de mi edad siguiera allí y sin volverse del todo loco. -Pero como bien has dicho, Valentine tarde o temprano morirá solo sería cuestión de esconderse. Que atentan contra nuestra naturaleza, no todos por lo menos los más jóvenes no. Que se creen superiores, sí, eso no se puede negar y no me veo superior a ellos Kyo, y tampoco puedes culparlos de que se quieran defender a si mismos. Nosotros también lo hacemos.
Dejamos el tema, y le dije que parecía un niño por creer que iba a dejar de hablarle por un tema de ese tipo. Sonreí a medio lado, observando que el también se había relajado. Pero acabé suspirando de nuevo.
-Kyosuke, de verdad ¿con qué nefilims te encuentras? -le pregunté. El tiempo donde nos atacaban porque si y que se llamaban nuestras marcas de brujo ya habían acabado, por suerte para nosotros los botines se terminaron. Le acabé preguntando por Londres, mi mayor preocupación era la querida Tessa que se encontraba en aquel lugar y que nos manteníamos en contacto mediante carta. Me comentó que había ido en diciembre, yo no hubiera elegido esas fechas a no ser que quisiera ver todas las calles llenas de nieve y sus palabras siguiente hicieron que le mirara totalmente sorprendido.
-¿Camille? -enarqué una ceja. -¿En Londres? -lo último que sabía era poco. Simplemente que había llegado a Nueva York, que se había instalado y convertido en la jefa de los vampiros, y después simplemente desapareció. -Qué estará planeando ahora...
avatar
Magnus Bane
Brujo
Brujo

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Sáb Oct 11, 2014 9:38 pm

- También me gusta el azul, puedes combinar.

Saco un espejo de la bolsa con un truco simple para ver cómo me veo. La verdad es que no está mal, pero no es plan perder uno de mis hermosos ojitos.

Al menos coincidimos sobre el hermano de Clary. Enarco una ceja al escuchar a Magnus decir que es el precio que pagó para que se quedaran.

- ¿Quién? Porque ya hiciste que me perdiera.


Cambio de posición y cruzo la pierna, sonriendo al ver a Magnus tan divertido con mi broma sobre Harry Potter. Aunque ya sabemos que yo tendría un dragón come-nefilims, seguramente.

Intento pensar en la comida de las hadas y sonrío divertido. Aunque el prospecto de terminar en la cama con un hada y no con un silfo creo que me da ganas de vomitar.

- Eso explicaría muchas cosas... Por si acaso, no comeré nada que me dé un hada mujer.


No sabía que existiera un libro de texto para nefilims, pero tampoco creo que esté perfecto. A mí en realidad me da igual, no creo que nada que hagan estos tipos vaya a ser perfecto jamás de todos modos.

- Son muy cuadrados, no piensan que puede haber algo que no consideraron. Es su arrogancia y los hace estúpidos. Y no creo que le den el carnet por eso que dijiste de que tiene que jurarle lealtad a la Clave. ¿Y te preguntas por qué me dan flojera?

Todavía pienso que Magnus no entiende lo que es tener una familia.

- Pues ahora está dentro. Pero apoyo que Clary no termine como cazadora de sombras, digo, no le veo lo emocionante. Mueren jóvenes, salen heridos todo el tiempo cuando les va bien y bueno... supongo que ningún padre decente querría eso para un hijo. La actitud de los nefilims sobre sus hijos, me hace considerar que sólo piensan que son maquinitas de matar y por lo tanto hay que tenerlos para eso, no porque importe una mierda su vida.

Del otro tipo no quiero hablar. Es una bomba de tiempo y el día menos pensado va a empezar a matar todo lo que se encuentre. Ya sea por mala cepa o simplemente porque no nos gustó su cabello rubio.

Le confieso a Magnus para qué quise el cuchillo serafín y la estela. Enarco una ceja al escuchar que a Magnus no le importa Valentine.

- Bueno, pues sigue sin preocuparte curando gratis a todas las víctimas colaterales de Valentine que estén relacionadas con tu amorcito. Y yo seguiré intentando encontrar una forma de protegerme a mí, a quienes aprecio y a cualquier subterráneo inocente de las armas de los nefilims.


Pongo los ojos en blanco y cruzo los brazos.

- Con el tipo de nefilims que se meten donde no los llaman y te asesinan por la espalda aunque seas inocente. Con los de las reuniones donde sólo dicen que nosotros no podemos hacer nada que a ellos no les parezca, donde nos repudian y tiran hasta los platos que usamos. Con los que me miran mal porque no uso glamour para tener el cabello negro y los ojos cafés. ¡Abre los ojos! No todos son decentes y no todos son como ese estúpido chico inglés que sigues sin superar.

Me termino mi bebida y le cuento a Magnus que visité Londres, aunque sólo fue de paso.

- No, en Nueva York. Pero como te dije, no puedo asegurarlo. No es como si la siguiera en Twitter, en realidad ni siquiera la conozco, así que no puedo comparar. Creí que seguías en contacto con ella.



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Magnus Bane el Dom Oct 12, 2014 8:38 am

-También es cierto. -coincidí con que el azul se podía combinar. Vi como sacaba un espejo para verse con el parche puesto. Tenía que admitir que aquel muchacho tenía bastante buena percha. Eso no se lo podía quitar nadie. Le conté más o menos sobre lo que tuve que aguantar para conseguir que Alec se quedara en mi casa y él, a no comprenderlo del todo, negué con la cabeza. -Da igual, paranoias mías. -le contesté para dejar el tema de lado. Ya que eso ya paso y no importaba demasiado aquello.
Seguimos hablando de cualquier tema, pasando por la broma de Harry Potter, que ambos nos reímos, hasta llegar al tema de la comida de hada. Tampoco pude evitar reírme por su comentario sobre las mujeres hadas.
-La verdad es que no prefería comer ningún tipo de comida de hada. -cambiamos de tema de nuevo, estaba vez volvimos al tema del libro de los cazadores de sombras. Entendía un poco a que se refería, pero es lo que pasaba. -Ya sabes que mueren jóvenes y todo eso, por eso prefieren que le juren lealtad para tener a más cazadores de sombras en sus filas. Todos mueren jóvenes y a veces no pueden tener muchos hijo o los pocos que tienen acaban muriendo en misiones. Sin contar que su juran estarán bajo las leyes de la clave. Es como cuando los estadounidenses juran por la bandera y esas cosas. -me encogí de hombros. Sonreí a media lado por su comentario de que no lo entendía. -Ellos tampoco comprender porque nos emocionamos por algún hechizo. Sin contar que si Clary comienza el entrenamiento de nefilim acabará hasta el cuello por ello, porque está en su sangre, como en la nuestra la magia. A lo mejor lo comprendes de este modo: Tú, con todos tus poderes aprendiendo, fallando, practicando y mejorando. De pronto, ahora mismo te quedas sin ningún poder. Para ellos es lo mismo, viven para ello y los adultos se consideran armas y los niños sabrán que llegaran a serlo, y que tampoco podrán tranquilos detrás de la muerte. -todavía recordaba de mi infancia la ciudad de hueso, completamente construida por los huesos de los cazadores que protegían el lugar. -Y aunque no lo creas, si que les importan sus hijos, claro que hay malos y buenos padres. Algunos demuestran su amor enseñando a sus hijos luchar, porque para ellos la única manera de sobrevivir es con un cuchillo serafín en una mano y la estela en la otra. Otros ocultan cosas. Si tuvieras un hijo -obviamente adoptado- brujo le enseñarías todo lo que sabes ¿por qué? Para protegerlo de todo, sobre todo de los nefilims ¿me equivoco? -la verdad es que no veía mucha diferencia entre nosotros. También es cierto que prefería no meterme en los asuntos de los nefilims, pero también es cierto que una parte de su organización me habían criado y me habían dado nombre. En épocas pasadas eran como decía Kyosuke, mataban porque si, por placer. Actualmente no hacen eso, aunque los más adultos claro que no se fiaba de nosotros como nosotros no nos fiábamos de ellos. Pero hasta ahora los más jóvenes no demostraban ese desprecio tan abierto como los más adultos. Pasamos la conversación sobre Valentine y el seguía igual de centrado.
-No creas que no considero que sea peligroso, pero ahora mismo ese hombre está tan centrado en vengarse de la clave que es su único objetivo. Si mató a niños hace poco, pero todo eso para hacer cosas contra los suyos. No digo que sea excusa tampoco, sin embargo es eso que no lo hacen para atentar contra la gente del submundo. -Acabé suspirando y negando con la cabeza. -La verdad que prefiero que lo mundanos no se enteren de nuestra existencia. -puse mala cara recordando a cierto sirviente de vampiro. Seguía pensando que de vez cuando había estado tentado a envenenarme o algo así. Era justo pensar sobre aquel hombre para que Kyo mencionaba a su dueña, la verdad es que me sorprendía pero después me corrigió, de que la había visto aquí. Eso si que los sabía.
-Sé que estaba aquí, y no se puede decir que tengo contacto con ella simplemente que prefiero que esté lejos de mí sin involucrarse demasiado pero tampoco la quiero en mi contra. -no había sida la amante de la vampiresa por nada. La conocía, y sabía de lo que era capaz de hacer. Sin contar que cuando desapareció de Londres le seguí la pista. Se había ido con un amante y yo, poco a poco me había enamorado de William, el cual había mencionado antes Kyosuke. Esa despedida nunca fue demasiado buena.
-Y Kyo, no menciones a los muertos. Will está feliz donde quiere que esté y no era inglés, era galés. Yo ya sé que no todos son decentes, pero tu tienes que darte cuenta que no todos son malas personas. -no cobraba para hacer un favor a Alec, no por nada más, y eso Kyosuke lo sabía.
avatar
Magnus Bane
Brujo
Brujo

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Dom Oct 12, 2014 11:13 pm

Detesto hablar de los nefilims, pero son como humo, viajan por el aire y se meten sin importar que cierres la ventana, así que llegan a la conversación.

- Pues que dejen que el idiota de Valentine cree millones con la Copa Mortal, o quien sea que la tenga. Todas sus opciones son estúpidas. Deberían tener muchos hijos pero también aceptar humanos que sientan que es su deber proteger a los demás. Algo como los sirvientes de los vampiros. Bah, no me voy a poner a inventarles un método mejor.

La forma en la que Magnus plantea el entrenamiento de Clary, me recuerda a mis años de infancia en los que nadie me enseñaba nada, hasta que todo se salió de control conmigo.

- Vale vale, entiendo eso. Pero si ningún nefilim es lo suficientemente inteligente como para protestar porque lo traten como peón, ¿cómo esperas que lo respete? Yo sí protesté cuando me hicieron eso y al menos me dieron buen cargo y buen puesto.

Pero yo sí tengo cerebro y sentido de la supervivencia. Sin mencionar que soy mucho más genial.

- Antes de tener un hijo, me la corto. Pero vale, le enseño todo a mis discípulos para protegerlos. Touché! Me rindo, tú ganas el asalto. Pero yo también le enseño a mis discípulos a usar la cabeza y no ser idiotas. Tampoco voy a fomentar peleas idiotas, esas uno las tiene cuando quiere y lo hace a propósito, pero hacerlo por idiota es para que te mates.


Magnus está aferrado a que Valentine no es peligroso.

- Bueno, ¿y qué tiene que yo busque soluciones? Efectivas para cualquier nefilim loco. Tampoco voy a ir a la Ciudad de Hueso a ver si puedo destruirla con una lluvia de peróxido, no soy idiota, pero me gusta saber que puedo salvar mi pellejo. Soy bastante lindo y el mundo merece tenerme por mucho tiempo.

Conforme han pasado los años, lo cierto es que he terminado por dejar de entender el secretismo.

- Cuando yo nací y donde nací, los mundanos sabían que existíamos, y que existían los demonios. Ahora hasta podríamos fundar una secta, yo lo intenté y es bastante divertido. Invocas algún demonio menor y ya piensan que eres algo así como un dios. Además, honestamente pienso que le haría mucho más fácil el trabajo a los nefilims, porque los mundis sabrían que el mundo es peligroso y no se beberían cosas sospechosas que les dé una mujer bonita a la que no pueden verle las alas de hada.

La conversación da un giro que en cierto modo me gusta más, y en otro es molesto. Pero bueno, no pasa de ser una leve incomodidad ante la mención a la otra ex de Magnus.

- Nadie la quiere en su contra. Al menos nadie sensato. Eso sí que me lo enseñaste bien. Y yo no voy a terminar en medio de una pelea de vampiros, no me corresponde.


Ruedo los ojos de nuevo al escuchar la mención al cazador de sombras, ojitos original comosellame.

- Gales es parte de la Gran Bretaña, así que le digo inglés porque se me da la maldita gana. Yo en esa época no andaba por ahí y no es mi amorcito, es el tuyo.

Encojo una pierna y miro a Magnus.

- Que me lo demuestren, uno por uno. De momento sumo unos cuantos, Clary entre ellos y los del instituto de Tokio. ¿Te sorprende?



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Magnus Bane el Jue Oct 16, 2014 4:34 pm

-Los sirvientes vampiros son esclavos. -volvía a recordar a Acher. -Creo que uno quería acabar conmigo. -puse mala cara. -Sí, una opción sería crear más cazadores, pero el proceso suele matar a la mayoría. -me encogí de hombros por el comentario de Kyosuke sobre que los nefilims y que eran tratados como peones. -Claro que no se van a quejar Kyo, es el único modo de vida que conocen. Ellos no suelen verse como peones, sino que es su deber luchar. Aunque es cierto que a algunos no le gusta la Clave aunque mantengan sus leyes. -le expliqué más o menos con el tema de los hijos y con su primera frase puse mala cara. -Uff, no te lo recomiendo, me han dicho que eso duele. -le dije de broma. Puse los ojos en blanco. -Los niños copian lo que hacen sus adultos, es lo normal. No le puedes pedir a un niño de tres años, ni mundano ni nefilims que se fije en otros adultos que no sean aquellos que estén con él. El mejor ejemplo lo tienes con los nefilims normales y Clary. Ella no se ha criado con esas ideologías, por lo tanto, no piensa igual que ellos o por lo menos no comparte tantos pensamientos con ellos.
Me reí al escuchar lo de crear una secta, y que al invocar solo a un demonio menor ya te consideraban un dios.
-Ya soy uno de los mejores entre los del submundo. -le dije. -¿para qué serlo con los mundanos? Como has dicho, con poco se siente sorprendidos y eso no divertido. -me pasé la mano por el pelo y se colocó de punta, que a medida de la conversación se había caído un poco. -Antiguamente también había muchos mundanos que conocían este mundo, pero al ser ignorantes acaban muertos o muertos. Tarde o temprano acabarían de ese modo. Y que actualmente ellos supieran de nosotros no traería solo ventajas, aquellos que nos adoran y fantasean con nosotros lo tendríamos besando el suelo por donde pisamos. ¿Pero aquellos que nos odiarían? Ya tenemos bastante problema con los nefilims y nefilims en particular que a largo plazo quiere liquidarnos para tener que aguantar también a los mundanos.
La conversación giró hacia el tema de la vampiresa. No me gustaba para nada aquella mujer, entre que desapareció de aquel modo en Londres y después apareció como si nada hubiera pasado, y de paso mintiendo.
-Lo primero que tenía que enseñarte a no meterte en asuntos de otros. -miré a la camarera. -Y esas disputa solo le corresponde a ellos, nosotros no pintamos nada. -puse los ojos en blanco cuando puse esa explicación. -Habla con propiedad. -le dije en tono de maestro. - Y te repito que dejes a los muertos descansar en paz, que no te ha hecho nada, sin contar que no es mi amorcito. -nunca lo fue y nunca lo será. Su rostro no se había borrado de mi mente por la existencia de Tessa, ella mantenía vivo el recuerdo del muchacho que poco a poco fue perdiendo la juventud hasta morir. Invité a Tessa a que se quedara conmigo, y más de una ocasión tuve que quedarme con ella toda la noche para consolarla. No sería su último amante, pero es cierto que cuando lo perdemos siempre dolía y ella no estaba acostumbrada. Era la primera vez que perdía a alguien amado. La miré y sonreí a medio lado y negué con la cabeza como si el chico que tenía delante de mí no tuviera remedio. -No me sorprende, lo que me sorprende es que pidas que te lo demuestren pero tampoco dejas margen para que lo hagan. -miré de nuevo a la camarera. -Se esta haciendo tarde.


avatar
Magnus Bane
Brujo
Brujo

Mensajes : 49
Fecha de inscripción : 01/05/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Kyosuke Nightshadow el Dom Oct 19, 2014 7:23 pm

- Ya sé que son esclavos, pero ganan algo, ¿no? Al menos no son el mundano aburrido promedio. Y los cazadores podrían hacer algo parecido, hacerse propaganda con mundanos que tengan potencial, entrenarlos para que no se mueran, no sé. En parte es mejor para mí y para nosotros en general que ellos vayan siendo menos. Quizá algún día podamos ser libres por completo y no tengamos que seguirnos ocultando. Eso sería genial.

Esa es la verdadera vida que nos merecemos, la vida que los malditos nefilims nos han arrebatado porque nos temen. Y no nos merecemos esto.

En broma, digo que antes que tener un hijo, me la corto, aunque por supuesto que soy estéril como todos los demás brujos y además, no me tiraría a una mujer por nada del mundo.

- Por eso mismo, Clary sí me cae bien. Demuestra que lo podrido es la Clave, no la sangre de angelito.


Se nota que Magnus no encuentra divertidas las mismas cosas que yo. Para mí ha sido muy entretenido mezclarme con los bajos mundos y hacer desde cosas como la que sugerí hasta unas mucho peores.

- Para que la purpurina se ponga de moda y los mundanos se vistan mejor. Puede ser...

Tampoco le parece que sepan sobre nosotros, le pone demasiadas pegas.

- A los que les agrademos, pues genial, convivimos. A los que no... pues los vampiros comen sangre. Podemos defendernos bastante bien. En todo caso, jamás apoyaré que los nefilims que se sienten la gran cosa y que están por encima de los mundanos, me gobierne a mí ni a ningún subterráneo. Lo sabes, y nada me ha logrado convencer en siglos de lo contrario. Me parece lo justo que se nos permita liquidar a cualquiera que quiera liquidarnos, sin importar si es un estúpido nefilim o no. Ellos lo hacen con nosotros, pero nosotros no podemos tocarle un cabello a esos idiotas o nos matan. Es demasiado injusto.

Al menos tiene que concederme que es injusto. Quieren mermar nuestros poderes con leyes estúpidas porque se sienten intimidados.

Hablamos sobre Londres, y por supuesto sobre la vampira rubia loca. La conozco más bien por Magnus, pero también porque se cuentan bastantes cosas sobre ella. También me regaña por decirle inglés a su amorcito.

- Sigues amándolo, por eso caes rendido ante los ojos azules y el cabello negro, porque te lo recuerdan. Así que no lo has superado. Te creeré que tú has dejado en paz a ese muerto y lo has superado, cuando salgas con un chico rubio y de ojos verdes y estés completa y locamente enamorado de él. Como tu amigo, te digo que eso es hora de que lo superes, porque estás peor que yo, en serio.

Confieso que sí me llevo bien con los nefilims del Instituto de Tokio, pero eso porque habían hecho por ganarme.

- ¿Perdón? Tampoco organizo torneos o reuniones para que vengan todos los nefilims del mundo a mi casa. Pero en cada reunión, cada que me piden ayuda, cada que les hago algún trabajo, se encargan de demostrarme su pésima educación y su forma tan idiota de creerse mejores por usar armas, ver el mundo de las sombras y pintarse marquitas idiotas. Y veo cada que curo a un subterráneo herido por ellos, lo crueles que son. Es suficiente prueba para mí.

Miro la hora cuando Magnus opina que es tarde. Sonrío y le hago un guiño.

- No lo sé, tú dímelo. Yo soy un ser nocturno y las diez de la mañana es demasiado temprano para mí. Pero bueno, puedes irte por supuesto. Ya viste que no voy a intentar invocar a Lucifer o lo que sea que hayas pensado que haría.



Incredible me:


avatar
Kyosuke Nightshadow
Brujo Admin
Brujo Admin

Mensajes : 1083
Fecha de inscripción : 05/07/2013
Localización : Fastidiando a la Clave y a los nefilims ^_^

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡Ey! Que no te quito el trabajo, amor [Magnus]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.