Últimos temas
» Cierre del foro
Vie Nov 21, 2014 9:49 am por Magnus Bane

» Unborn Children {Afiliación Normal - Cambio de nombre y botón}
Miér Nov 05, 2014 7:55 am por Invitado

» Comidas Graciosas... y ¿Paparazzi? || Valentina Devereaux
Dom Nov 02, 2014 1:03 pm por Valentina Devereaux

» Isabelle Lightwood
Sáb Nov 01, 2014 7:15 pm por Adhara D. Herven

» Parque de Diversiones….
Sáb Nov 01, 2014 6:42 pm por Yrenne Shadehound

» TALES OF BAGAROK {El alma medieval} - Cambio de botón (Élite)
Miér Oct 29, 2014 10:17 pm por Kyosuke Nightshadow

» Shadow Flames || Cambio de botón { Élite }
Dom Oct 26, 2014 10:44 pm por Kyosuke Nightshadow

» Soy Divergente. (ELITE) - Cambio de URL + Botón
Vie Oct 24, 2014 8:40 pm por Kyosuke Nightshadow

» Hola, hola
Jue Oct 23, 2014 6:47 pm por Alec Lightwood

Navegación
STAFF
Kyosuke Nightshadow MP || Perfil
Noticias
8/nov/14 - Foro cerrado
AFILIADOS HERMANOS
2/6
AFILIADOS ÉLITE
The New York City Photobucket 4040tales.png Guardianes Fruit of the poisonous tree Bewitch The Mind Photobucket The Maze Runner Foro de rol +18 - Historias originales - Hentai, Gore, y mucho mas

Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Ir abajo

Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Invitado el Mar Dic 17, 2013 9:26 pm

Luego de irse de la casa de Magnus con las manos completamente vacías y la sensación de que en parte todo fue una perdida de tiempo, se tumbo en su cama, en su habitación, intentando alivianar el dolor de su runa que cada vez parecía picar más. No le había dicho a nadie sobre ello, no quería que más gente se preocupara por como estaba Alec y Jace sin poder responderle diciéndole "por lo menos vive", quería que viviera, que esté en el instituto a salvo de cualquier cosa con la que se haya enfrentado y enojarse porque se fue de cacería sin él o porque fue a que lo matasen. Lo único bueno que venía con el encuentro del brujo es que por lo menos alguien más estaba interesado en su parabatai y confiaba que él haría cualquier cosa por encontrarlo y sanarlo. Y eso estaba bien.
Acostado no podía hacer nada más que pensar en su runa, en Alec y en cualquier lado donde pueda estar por morir, si estará solo o alguien se está encargando de él. Decidió dar vueltas por el instituto, parecía casi sonámbulo, pero no tenía ánimos de muchas cosas, caminando se dio cuenta que le dolía el cuerpo, que se sentía cansado, como si hubiera peleado cuatro noches seguidas sin parar contra ciento de demonios. Pero no podía dormir, y no quería hacerlo. Solo esperaba por noticias de su parabatai, de tal vez Magnus diciéndole que lo encontró, o que no, o de cualquier persona que dijera "aquí está Alec" pero a medida que pasaban los minutos se daba cuenta que eso nunca llegaría, que tendría que darse por vencido y esperar tranquilo o salir a buscarlo por su cuenta y matar a quien lo hirió o a quien se cruce en su camino de nuevo plan perfecto.

Pero nunca pensó, ni esperó lo que llego a los minutos, un mensaje de fuego de Magnus, como si fuera que hubiera leído su mente, lo había encontrado, estaba herido, quería descaerse de ese demonio con toda sus fuerzas, patearle el culo y cerciorarse que no vuelva por varios años más. Pero no podría ahora, ya que encontrarlo significaría perder mucho tiempo y quería ver a Alec. Se rasco donde tenía la runa de parabatai, seguía picando pero no dolía demasiado, o eso era lo que él quería pensar, solo quedaba la sensación. Había ido a su cuarto nuevamente, quería ir del brujo a ver a su amigo, aunque el mensaje decía que no quería visitas, Jace nunca hacía caso a esas cosas, pero en cuanto se sentó en la cama para cambiarse por la ropa de combate quedó dormido enseguida; solo le había bastado saber que Alec estaba bien para que el solo contacto con la cama se cobrara los días sin dormir que estuvo. Incluso se sintió como si fuera que hacia más de un par de noches que no dormía, era agradable estar tendido sobre un colchón y soñar con cosas que nada tenían que ver, aunque la mayor sorpresa fue cuando se despertó al otro día con una mañana avanzada llegando al mediodía.
Corrió a informar al resto lo de Alec y se encontró con que todos sabía, perfecto, pensó pero ni Izzy, ni Maryse encontraron como una posible solución que él vaya a ver como estaba y que tal vez la idea del brujo era mejor, esperar a que esté mejor para trasladarlo y para cerciorarse de que eso suceda, el trabajo del día de Jace fue: limpiar la sala de armas. Que de paso, estaba en una terrible situación de mugre. Y así pasó todo el día, con los ojos de Max, Izzy o cualquier cerca para que no se fuera. Al siguiente lo pusieron en la biblioteca a que lea con Max y esté con él. Y ya al tercero, no se preocuparon con él y le informaron que Magnus había traído a Alec a la mañana, estaba en la enfermería y allí fue Jace, casi corriendo.

Allí estaba Alec, "parece como un niño pequeño dormido que está herido" pensó mirándolo un instante, parecía más joven de lo que era, indefenso, manso y débil, pero su parabatai no era débil, era fuerte y no era manso, ni nada de esas cosas... se sorprendió ver como una persona relajada y descansando era completamente distinta a como era uno en realidad. Pero sus pensamientos se vieron quitados por la cara del brujo, Magnus Bane, tendría que darle las gracias, aunque sea algo que Jace no está acostumbrado, pero tal vez él entienda lo importante que fue que se haya hecho cargo de Alec y lo haya curado mientras que el rubio simplemente limpiaba y hacia nada más que estorbar.
Pero su parabatai estaba bien, estaba acostado, durmiendo, esperaba que despierte, necesitaba hablar con él después de tanto días, su presencia le hizo falta y nada fue igual por todos los días que ambos estuvieron enfadados, pero Jace había dejado todo olvidado, no quería pensar en esas cosas y solo en que estaba bien y que tal vez, si quisiera podían empezar a recuperar la relación que se vio rota el día de la pelea en su cuarto. Nunca fue de esos que buscaban mejorar una relación o que trabajaba en ella, simplemente era algo que se daba. Pero la necesidad de estar cerca de Alec, de que todo vuelva a antes era tan grande que no le importaba tragarse el orgullo y ser el primero en pedir disculpas.
Por eso se quedo sentado en la cama de al lado de su parabatai, con la vista puesta en él, pensando en muchas cosas y a la vez en nada, intentando tener la mente en blanco y tratar de ir acomodando ideas de a poco.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Invitado el Vie Dic 20, 2013 6:06 pm

Al haberse negado a ser curado por el brujo antes de salir, había llegado con mas dolor del que era capaz de soportar cayendo inconsciente al poco llegar el instituto, lo que le había firmado el pase a la enfermería sin ser consultado, donde Magnus le había curado las heridas. Había vislumbrado en pequeños retazos de conciencia la mezcla entre enojo y preocupación en el rostro del brujo mientras lo curaba, antes de quedar definitivamente inconsciente. Horas habían pasado desde ese momento, y comenzaba a despertarse. Se mantuvo quieto, y estuvo a punto de moverse y abrir los ojos cuando escucho una respiración acompasada a su espalda, llena de exasperación, como si no pudiera esperar lo que fuera que estuviera esperando. La reconoció casi al instante: Jace, su parabatai.

Sintió de inmediato una puntada de dolor que probablemente se trasladara a su rostro, delatando que estaba despierto. El dolor no había sido por la herida de la espalda, se notaba el excelente trabajo que Magnus había obrado en ella, probablemente debiera disculparse con él luego por haberse mostrado tan terco. El dolor eran las palabras de Jace, aún presentes, era sentir su desprecio. No quería tener esta charla ahora, no quería oírlo decir que se avergonzaba de haberlo elegido como parabatai, era demasiado para él en ese momento. Decidió intentar echarlo, aunque dudaba de que surtiera efecto alguno: después de todo, era Jace, alguien que siempre se salía con la suya.

Abrió los ojos con lentitud, e intento parecer sorprendido al descubrir que no estaba solo. Lo miró con detenimiento, antes de hablar - ¿Qué diablos haces aquí? - preguntó, quizás con demasiada energía - Déjame sólo, quiero descansar - dijo, antes de girarse con cierto trabajo y bastante dolor para darle la espalda al rubio. No quería hablar con él, quería que se fuera y lo dejara sólo, quería dormirse pensando en Magnus, su novio, y en lo cómodo que era dormir rodeado por sus brazos. Intentó no pensar demasiado en donde podría estar éste ahora, probablemente hubiera decidido ir a saldar cuentas con el brujo ese, pensó, con una puntada de celos, aunque quizás, luego de curarlo, hubiera debido descansar y se hubiera retirado simplemente a su departamento, acompañado por Presidente Miau, una compañía totalmente aceptable.

No necesito mirar hacia allí para descubrir que aún estaba allí, sentado, intentando buscar las palabras para decir lo que quería decir. No se daría por vencido tan sencillamente, por lo que decidió volver a echarlo, a ver si al menos le dejaba estar un rato más en paz. - ¿No puedes dejarme descansar? Estoy aquí por tu maldita costumbre de desaparecer sin avisar, salí a buscarte, y como siempre desde que apareció Clary, alguien terminó herido. Vete. - Se volvió a girar para continuar dándole la espalda y escondió un poco la cabeza en la almohada, como si intentara dormir. Intento hacer caso omiso a lo tirante que se ponía su herida en la espalda cuando se acomodaba así, y mantuvo los ojos cerrado para aparentar que intentaba dormirse, aún cuando estaba bastante descansado. Suspiró, inconscientemente, bastante exasperado, y se removió, inquieto.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Invitado el Vie Dic 27, 2013 1:31 pm

Estaba absorto en sus pensamientos acerca de lo mal que estuvo Alec y en como parecía un pequeño nephilim herido mientras descansa, que no noto el despertar de su parabatai hasta que esté habló. Notó la dificultad que tenía para hablar y vio como su cara pasaba de estar relajada a tensa y molesta. No lo culpaba, pero sentía que estas cosas había que tratarlas. —No hables... —Dijo con cierta preocupación mientras se ponía de pie —Sigue descansando. —Le recomendó casi como un susurro cuando su parabatai se giro para ignorarlo. No le dijo nada, sabía que estaba enojado con él por la pelea que hubo hace un par de semanas atrás, pero siempre estarán así mientras ninguno quiera hablar. Y Jace estaba dispuesto a arreglar las cosas con él, porque era de las preocupaciones que más le pesaban y dolían.

Otra vez la voz de Alec hizo eco en la enfermería, pero está vez fue un poco más directo que antes. Tragó con cierta dificultad mientras desviaba la vista hacia la puerta. No se iba a ir, por nada en el mundo se iría de allí sin haber arreglado las cosas con su parabatai, como es correcto. —L... —Gruñó con cierto enfado, Jace nunca decía esas palabras, a veces le costaba demasiado pronunciarlas porque en su perfección: él nunca se equivoca, y sin duda este era un gran golpe para él, su orgullo y su ego. Pero se vio lanzando todo por la ventana solo para poder hablar con su parabatai —Lo siento... Parabatai —Dijo mientras lo miraba y lo notaba quejándose. Lucho con el impulso de pararse e ir a ayudarlo, capaz que esa era una mala idea por lo que solo se dispuso a decir —No te muevas mucho, te hará mal... —Sólo esperó unos segundos para volver a hablar del tema que de verdad le preocupaba. —Yo... yo a veces me comporto como un completo idiota. —Suspiro pesadamente mientras pensaba como decir lo que quería decir sin que sonara mal.

Quería contarle de la charla que tuvo con el brujo mientras él era atacado, que sabía que él pensaba que estaba enamorado del rubio y que no significaba ninguna vergüenza tener un parabatai gay, que seguía estando orgulloso de haberlo elegido como su compañero de batalla, que lo elegiría otra vez y contarle la forma en la que podía hacerlo volver a tierra cada vez que hablaba o como parecía tener más fuerza en alguna batalla solamente con saber que Alec estaba justo detrás de él cuidando su espalda.
Se rascó el cabello y con sumo cuidado dijo las últimas palabras —Magnus es una gran persona... —Tomó una pequeña pausa antes de seguir —Serías un idiota si solo lo dejas ir por pensar más en los demás que en ti mismo... —Terminó de hablar y se dispuso a no emitir más palabra hasta que su parabatai le diga algo al respecto. Mientras esperaba eso se puso a jugar con las uñas de sus dedos escarbandoselas o mordiéndolas.


Última edición por Jace Wayland el Sáb Ene 04, 2014 10:48 am, editado 1 vez
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Invitado el Sáb Dic 28, 2013 11:32 am

- Moverme no es lo único que me hará mal - contesto de malos modos, en un tono que nunca usaba con Jace, pero que ahora, herido en sus sentimientos, le parecía el único tono apropiado, el único que podía servirle de escudo. - Y no veo como eso puede constituir una novedad para los que te rodeamos y que vivimos dejando nuestro pellejo para cuidarte - remató sentándose de golpe para intentar levantarse y salir de allí, no quería escucharlo diciendo cosas que probablemente no sentiría: él conocía a su parabatai y sabía que nunca se disculpaba.

El dolor de la herida comenzaba a emanar en oleadas de ella, de seguro no debería moverse de esa manera... No se paró sólo porque le dio una puntada de culpabilidad pensar que en realidad sólo estaba malgastando todos los esfuerzos de Magnus, su novio, para curarlo. Se quedó sentado y quieto, aprovechando que Jace parecía estar pensando. Quizás se decidiera a dejar de molestarlo y se fuera. Quizás decidiera dejarlo en paz y reponerse. Aunque, conociendo a Jace, si tenía algo que decir, fuera obligado o no, no se iría hasta decirlo y salirse con la suya. Era una de las cualidades que más admiraba en él, pero que en este momento le enfurecía a sobremanera.

Le sorprendió enormemente lo que dijo luego. ¿Estaba Alec escuchando bien? ¿Jace le estaba dando consejos sobre Magnus? Esto fue demasiado para él, y se levanto, completamente furioso, y enfrentó a su parabatai - ¿Tú? ¿Dándome consejos románticos a mí? ¿Sobre Magnus? - negó con la cabeza, antes de decidir abandonar la habitación -Realmente no tienes rostro, si piensas que... - dijo, sin poder concluir con la frase ya que el esfuerzo lo hizo trastabillar y caer, alcanzando a sostenerse un poco de la barra a los pies de la cama. Se quedó allí de rodillas, comenzando a sollozar... ¿Es que no podía escapar de Jace en paz que siempre terminaba peor? Y ahora además no estaba cerca de Magnus, y obviamente no tenía muchas posibilidades de ir a su departamento para poder consolarse con su mera presencia, además que probablemente estaría bastante enfadado por su capricho de no ser curado cuando estaba sufriendo del dolor.

Eso lo dejaba en un nuevo sitio: solo. Peleado con su parabatai por un lado e intentando escapar de lo que éste quisiera decirle, y por el otro su reciente novio probablemente enfadado con él, preparando probablemente un discurso para regañarlo que lo haría sentir aún más culpable. Nadie lo dejaría esconderse en la biblioteca, la sala de armas o la sala de entrenamiento, todos se ocuparían de que descansara como era debido, cosa que lo hacía sentir aún peor, porque estaría allí encerrado, en la enfermería o, en el mejor de los casos, en su cuarto, obligado a lidiar con sus pensamientos y sus dudas sobre todo.

Intentó levantarse sin mucho éxito, y sin mirarlo a los ojos, con una voz ronca y totalmente enfadada y humillada, pidió ayuda a Jace, ya que era el único que estaba allí y su única opción para recibir ayuda - Ayúdame a levantarme - murmuró, limpiándose el rostro con el dorso de las manos, antes de buscar un lugar para asirse y poder ayudarse un poco a levantarse.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Invitado el Vie Ene 03, 2014 11:31 am

Tragó con dificultad desviando la mirada. Entendía porque su parabatai se comportaba así con él, pero no le gustaba, no quería y solo quería que frenara, después de todo era su parabatai y su trato le dolía más que el hecho de que Clary sea su hermana, le dolía más que el hecho de aceptar que nunca podría dejar de amarla pero tendría que hacerlo, dolía. —yo no necesito que me cuiden, Alec —Le recordó en un tono severo. Tenía razón, podía hacer muchas cosas peligrosas, podía hacer idioteces pero nunca quería que lo ayudaran a hacerlo, ni siquiera cuando su vida de eso dependiera. Él podía con todos, era Jace, era bueno y lo sabía.

No te estoy dando consejos de nada... —Dijo Jace frunciendo el ceño —Te estoy diciendo lo que pienso y veo —Se encogió de hombros. Alec estaba dispuesto a retrucarle todo lo que él dijera, buscaría el defecto y se tomaría de ello, Jace lo sabía, y estaba dispuesto a tolerar todas esas cosas hasta que su parabatai entrara en razón, y no le importaba si tendría que pasar todo el día allí hablándole o solo mirándolo. Pero iba a ganar está batalla, iba a volver a arreglar las cosas con el castaño. Era su meta. Y Jace nunca se daba por vencido.

Lo quedó mirando como se ponía de pie y se disponía a irse, claro, si el rubio no se iba, lo haría él, maldición, estaba loco, "no llegará lejos" pensó mientras lo miraba caer. Se puso de pie rápidamente, alerta y justo cuando estaba por preguntar si quería ayuda, él hablo como leyendo su mente para pedirle que lo ayudara.
Se acercó a él, rápidamente y tomándolo por los hombros lo incorporo con mucho cuidado de no lastimarlo y lo acostó en la cama nuevamente —Te dije que te harías mal, —Lo retó el rubio luego de dejarlo en la cama y volver a su antiguo lugar. —Podes simplemente quedarte quieto... A demás evitándome no vas a lograr nada más que hacer que te siga por todos lados hasta que terminemos de hablar —Dijo mirándolo mientras se cruzaba de brazos.

Alec tenía que entender que no se iría de allí hasta que puedan hablar tranquilos y reparar su relación. Incluso podía soportar no besar nunca más a Clary, podía soportar verla de novia con Simon... claro que le dolería, demasiado, pero no podía soportar estar peleado con su parabatai, era eso, su parabatai, su compañero de batalla, su mejor amigo, su hermano y mucho más que todas esas palabras. Era quien le dejaba los pies en la tierra, quien lo bajaba cuando se alejaba de la realidad, quien le cuidaba la espalda en cada pelea. No podría imaginarse nunca una vida futura con Alec lejos de su vida, no podría y no querría. Por eso había decidido tragar su orgullo y hacer todo para que las cosas vuelvan a ser las de antes.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Invitado el Dom Ene 19, 2014 10:37 pm

La caída lo había debilitado un poco, y cuando se encontró de nuevo en la cama, notó que estaba cubierto de sudor, entremezclado en su rostro con las lágrimas que le continuaban cayendo. Se sentía aún más cansado y tembloroso que antes, y parecía que no tendría mas remedio que oír a Jace. ¡Por el ángel, sólo quería estar sólo, ¿es que era demasiado pedir?! Si no podía estar sólo, prefería que fuera alejado de Jace. Sabía que su parabatai, al fin y al cabo, había entendido que había estado mal, y que sólo buscaba disculparse. ¿Pero opinar sobre su relación con Magnus? A duras penas estaban comenzando a estar juntos y ¿ya querían opinar sobre eso? Le daban ganas de gritar que lo dejaran en paz, que lo dejaran hacer lo que quisiera, pero no tenía energías para hacerlo. Decidió intentarlo una vez más, incapaz de darse por vencido. - Por favor, déjame en paz... Déjame en paz, Jace... ¿En serio quieres hablar de Magnus? ¿Qué, te interesa saber si hacemos guerra de purpurina? Vete. - dijo, mientras intentaba relajar su cuerpo.

Primero mantuvo la vista sobre el techo. Al poco tiempo cerró los ojos, intentando descansar. Pronto lo asaltaron imágenes de esa noche. El demonio, pronto reemplazado por Jace y Magnus. Recordaba haber corrido para atacar a su parabatai, profundamente herido por sus palabras. Recordaba haber recibido un golpe, caer al suelo. Más golpes. Oscuridad. Recordaba el brujo que lo había rescatado, y todo lo que le había sucedido, la humillación repetida, el maltrato. Recordaba estar en brazos de Magnus. Despertar en su habitación, con el brujo exhausto sobre un sillón, y él sintiéndose terrible: el dolor se dividía entre el físico y el que poblaba su recuerdo, las palabras que tanto lo habían herido, más que las garras del demonio. Y luego, recordaba las palabras de Magnus, que le decía que lo más probable era que fuera Agramon el demonio con el que se había encontrado. Que nada de esa escena entre Jace, Magnus y él era cierto. Y que para él era de todo, menos trivial.

- Estabas ahí. En el Pandemónium. Osea, no tú, sino... Magnus dice que fue Agramon el demonio con el que me crucé. Dice que tuve suerte... Y que lo que vi no era cierto. Pero... Pero... Lo que decía tu otro yo era cierto. No me necesitas, y me desprecias de cierta forma. Lo acabas de decir: No necesitas que te cuiden. Te tengo una novedad. Yo no necesito que tú me cuides. Así que la pena o lo que sea que te mantiene aquí, puede desaparecer. Déjame en paz. - le pidió, por última vez, dejando sus ojos cerrados, sintiéndose pesado, invadido por el sueño. Lucho por mantenerse despierto, necesitaba escuchar lo que fuera que Jace fuera a decir, pero el esfuerzo y la caída habían acabado con el pico de adrenalina que lo había recorrido por unos instantes. Quería hablar con Magnus y disculparse, deseaba que el fuera el que estuviera allí cuidándolo. En realidad deseaba escapar de allí, pero su cuerpo no parecía estar resistente aún. Abrió los ojos, un poco enfadado consigo mismo por estar en un estado tan inútil, y parpadeó, suspirando para dejarle paso a Jace y que dijera lo que le viniera en gana. Sabía que no lograría nada con su último intento. Pero había valido la pena intentarlo.
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Invitado el Mar Feb 11, 2014 9:57 pm

Su trato con Alec le dolía, y le dolía demasiado, era su parabatai y no quería que las cosas estén así, se supone que eran más que hermanos y esas cosas él parecía no entender. Pero Jace estaba dispuesto a comerse todo su orgullo y lo que haga falta, solo para volver al trato de antes. Porque si no era con Alec ¿con quien sería?; él era quien lo traía a la realidad siempre que estaba en otra cosa, quien era más racional y critico, siempre cuidaba su espalda e intentaba que simplemente el rubio no acabe muerto a la primera de cambio. —No, Alec. No te dejaré en paz... y me comportaré como un completo idiota hasta que terminemos de hablar y si quieres después puedes hacer lo que quieras —Dijo un poco ya molesto, suspirando. —Y no, no quiero saber nada de tu vida sexual con Magnus. —Aclaró luego de unos segundos solo por si él se atrevía a volver a sacar ese tema de nuevo.

Un poco más tranquilo, Alec parecía que no iba a volver a hacer alguna estupidez más como levantarse o caerse; entonces caminó hacía atrás y se volvió a sentar en el borde de la cama al lado de la de Alec. Lo miró con cierta impaciencia mientras parecía estar luchando por decir algo, aunque no tenía la menor idea de que podría ser... tal vez el silencio lo ayude a formar sus ideas, y así fue. Se quedó en silencio, con los brazos doblados sobre sus piernas, quieto; como un niño que está siendo reprendido y le ordenaron que se quede callado y quieto mientras leen su veredicto de castigo, mientras escucha con enojo de todas las cosas que tendrá que prescindir por su mal comportamiento, pero respetando el silencio y la quietud que en un momento le dijeron.

Pero bajo ningún aspecto, ni en sus ideas más locas, Jace imaginó que eso fuera lo que Alec dijo. —¿Mi otro yo? —Preguntó sin entender muy bien —Hace semanas que no voy a Pandemónium... pero seguramente mi otro yo era un idiota, porque no era yo verdaderamente y cualquiera imitación de mi, es falsa. Por completo —Dijo un poco molesto con el ceño fruncido. —Alec... —Continuó ignorando lo primero que dijo, y olvidándose que era la cuarta, o quinta vez en una hora que su parabatai le decía que se marchara —No seas idiota, y no te dejes arrastrar por las falsas ilusiones que un falso Jace anda dando por ahí de lo que yo pienso acerca de ti... —Aclaro mientras se movía un poco y se acomodaba para seguir hablando —Yo te necesito... vamos, si pudiera ser autosuficiente y no necesitar de nadie nunca te habría pedido que seas mi parabatai, que vayamos juntos a matar demonios, sentimos casi lo que siente el otro y somos como hermanos, mi mejor amigo... y necesito tanto de ti, como tu de mi. Sos mi parabatai, y me importa tanto que seas gay, travestí, un gorila o simplemente el idiota que estás siendo ahora... pero sos mi parabatai, y aunque te guste o no vas a seguir siéndolo porque es un pacto que no se rompe y yo estoy dispuesto a tratarte como tal... como mi parabatai, mi par, mi compañero... —Dicho eso se puso de pie, bordeo la cama de Alec y se dio vuelta para salir por la puerta —Ahora te dejo en paz... — Comentó luego de cerrar los ojos y contar hasta tres, pero se quedó unos segundos en la puerta semiabierta, esperando a que tal vez su parabatai tenga algo más que decirle, aunque a esa altura solo se conformaba con que le diga "adiós".
avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Invitado el Mar Feb 18, 2014 9:32 pm

Por el ángel. ¿De su vida sexual con Magnus? Se sintió enrojecer, y rogaba en sus fueros internos que fuera confundido como el calor que le había dado el esfuerzo de levantarse. Dios, no había habido sexo. ¿Eso pensaba Jace de su relación con Magnus? ¿Qué sólo se habían dedicado a tener sexo? ¿Qué era peor, que pensara eso o que se enterara lo cobarde que en definitiva era por no haber hecho nada? Tosió un poco, intentando aclarar su garganta para sonar claro al decir - No pensaba hablar de mi vida sexual con Magnus, y menos contigo - quizás hubiera una nota de resentimiento en su voz, pero le fastidiaba que Jace creyera que podía hablar libremente de intimidades ajenas, le hacía sentirse desnudo de cierta manera.

Dejó que su parabatai hablara solo, ya quería que esto acabara de una vez, no sabía cuanto tiempo más pudiera resistir antes de largarse a llorar al sentir más frustración de la que ya lo estaba trastornando. Escuchó lo que decía con lo poco de paciencia que le quedaba. Ya sabía que el Jace de Pandemónium era falso, y no necesitaba que se lo repitiesen, le había bastado la palabra de Magnus y luego los besos de este demostrándole cuanto de en verdad le preocupaba como para dejar de creer que ambos habían sido reales. Aunque, en el caso del falso Jace, sentía una ligera presión en su pecho que le indicaba que quizás no fuera tan equivocado lo que le había dicho. Él siempre había estado en segundo lugar, siempre Jace lo había superado en las mayoría de las aptitudes en el entrenamiento, y si a eso se le sumaba la admiración que todo el resto de su familia, aquellos con los que verdaderamente compartía sangre, sentían hacia su parabatai, ¿en qué lugar quedaba él, alguien que sólo se ocupaba de cuidar las espaldas de todos con un arco, que nunca iba al frente? Era una realidad, Alec siempre había estado desplazado a un segundo puesto, por todos. No había sido tan difícil reconocer lo que el falso Jace había dicho, que no era necesario y que su parabatai era mejor que él. Si era cierto que Jace lo necesitaba, ¿por qué insistía en salir sólo de cacería?

- Si es cierto que me necesitas... ¿Por qué insistes en salir sólo a cazar demonios, sin avisarme, sin pedirme que te acompañe? ¿Es porque eres suicida o porque te gusta menospreciar mi compañia? - dijo, mirándolo con cierta bronca, pero sin todo el dolor que antes tenía. - Vale, entiendo que tengas problema por culpa de esa pelirroja... Pero, no tienes el monopolio de los problemas amorosos del mundo. Yo también tengo mis problemas, y ni te atrevas a ironizar sobre ellos, porque son míos. Y no los ando descargando sobre la gente que me quiere y que en verdad se preocupa por mí, como tú lo haces. Si realmente quieres que te perdone, debes cambiar... Debes dejar de comportarte como si yo sólo fuera tu parabatai de nombre, como un premio que te faltaba para ser el mejor cazador de sombras. - lo reprendió, quizás con un tono un poco más enfadado de lo que se supondría normal para una reconciliación.

Levantó la cabeza con cierto esfuerzo para mirar a Jace - Yo también te necesito... ¿Por qué demonios crees que salí esa noche, tan enfadado que ni llevé armas casi? - le pregunta, bastante enojado con que se olvidara de ese detalle - Porque me preocupo por ti. Me preocupo porque eres impudente, temerario, y harías lo que fuera con tal de distraerte. Yo nunca dejé de tratarte como mi parabatai, quizás te olvides quien le falló primero a quien por creerse el centro de los problemas del mundo. - le recordó, al fin y al cabo, Alec se había enfadado tanto con Jace por algo que había salido de la bocota de éste. - Puedes quedarte si quieres. Sólo... No lo arruines de nuevo, ¿de acuerdo? - le pidió, sin saber si soportaría otro revés de su parte.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Invitado el Jue Feb 27, 2014 6:35 pm

Estaba por irse, tenía la mano sobre el picaporte de la puerta y esté estaba apenas girado, a medio abrir, solo era cuestión de tirar para adentro y se abriría y saldría al pasillo y dejaría a Alec tranquilo, tan tranquilo como le había pedido y no hubiera vuelto por días, pero sin embargo, se quedó en cuanto escuchó las palabras que él emitió. Quedó pensando un poco que responderle, mientras soltaba el picaporte y se volvía hacía él —No se… a veces no estabas y salía igual. —Manifestó encogiéndose de hombros, aunque tampoco había que echarle toda la culpa a él —No siempre… pero no pensaba, sabes… no pienso a veces, soy impulsivo y todas esas cosas que conoces —Siguió hablando —Y me da paz, y me tranquiliza y de pronto cuando tengo un serafín en mis manos y siento el icor correr o su olor no recuerdo porque estaba enfadado, molesto o porque siquiera salí y entonces estoy bien y puedo volver y dormir y no pienso —Las palabras salían como atolondradas por sus labios, ni siquiera pensaba como estaba hablando, solo le estaba diciendo; solo estaba intentando que el chico entendiera porque era así y porque no lo llamaba para salir. No era porque no quisiera, sino era porque era lo que salía en el momento y no media consecuencias, Jace era así.

Se llama Clarissa, —Murmuró más para él que para su parabatai, aunque fue bajo, sabía que seguramente lo había escuchado. —Y no me descargo contigo sobre mis problemas con Clarissa, lo descargo sobre mí mismo —Admitió con cierto recelo, le molestaba en cierto punto que todos estén empecinados a decir que se descargaba con ellos, cuando el problema lo tenía él y se descargaba él mismo, ya sea entrenando hasta morir, saliendo de cacería o dejando que lo golpearan como había hecho más de una vez; pero siempre era más fácil decir que el rubio se descargaba con ellos a admitir que ellos mismos tienen problemas, lo pensaba así, pero no lo dijo, no iba a generar más conflictos de los que ya tenía por una línea de pensamientos que no lograrían solucionar nada —No eres mi premio… Yo soy el mejor cazador de sombras y no por tener parabatai, sino porque entrené duro, me esforcé y fin; un parabatai no te hace mejor… tal vez debería recordarlo —Le dijo mientras volvía a la cama donde había estado sentado antes —Un parabatai te puede dar más seguridad, porque de cierta forma no te sentís tan solo y sabes que te va a proteger con su vida como así también el otro la da por él —Recordó mientras se sentaba. No estaba pensando demasiado, solamente estaba hablando con lo que le salía en el momento. Típico del Jace nuevo que estaba siendo producto de todos los acontecimientos ocurridos en los últimos cuatro meses.

¿Por qué eres un idiota? —Preguntó irónicamente mientras sonreía de lado y volvía a estar serio tan rápido que ese gesto parecía haber sido fruto de la imaginación del rubio. —Sé todo lo que soy, y nunca te dejé de tratar como mi parabatai Alec, solo estaba pensando en una forma rápida en que se me vaya la frustración con la que estaba cargando, —Admitió un poco más relajado. —Si no me echaste recién cuando pudiste… No me iba a volver a ir, de todas formas.

avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Invitado el Dom Mar 16, 2014 9:43 pm

- Si, ahora repetirás eso hasta convencerte a ti mismo, pero vamos, ambos sabemos que tenías pensado irte. - le dice a modo de provocación, sonriendo un poco. - Y debes dejar de hacernos a los demás blancos de tu frustración. Aunque odies escucharme decir esto, eso es lo que hace que todos vean reflejado a Valentine en ti. - finge estar examinando los vendajes mientras dice eso, para poder evitar la mirada de su parabatai. Sabía que eso le heriría, pero él no buscaba eso, buscaba que todo el mundo viera en su parabatai lo mismo que él sabía que estaba escondido.

- No es que eso sea lo que yo veo en ti. Pero... Yo te conozco y sé que no eres así en verdad, sólo estas intentando cargar con algo sólo cuando no tienes que hacerlo. Nos tienes a Izzy y a mí. Estamos ahí para ti, Jace, el asunto es... Es si te das cuenta del asunto - murmuró, refregándose un poco el entrecejo, le dolía la cabeza, probablemente por el esfuerzo que había hecho antes de caerse. O quizás porque extrañaba al brujo, y estaba preocupado por él, aunque no expresaría sus preocupaciones en voz alta, al menos delante de Jace. Tampoco admitiría el dolor de cabeza delante de Jace, quería salir lo antes posible de esa enfermería donde todos lo mirarían con cierta pena, quería estar bien, volver a entrenar, aunque para eso faltara un poco, seguramente.

- Es raro que nadie más haya venido... Ni Izzy ni Max... O papá y mamá. - comentó, sintiéndose algo culpable al alegrarse por no haber recibido tantas visitas ni ser atosigado con preguntas que no tenía interés en responder, y que además podrían levantar sorpresas. Después de todo, el brujo pudo haberlo llevado al Instituto en vez de a su propio departamento, y a Alec no le apetecía responder cualquier cuestión sobre ese tema o de porque el brujo era quien lo había rescatado y no había pedido pago a cambio. Oh, sí, eso sería difícil de explicar, más teniendo en cuenta la reputación de Magnus Bane, quien vendía sus servicios al mejor postor. Intentó volver a decir algo, antes que, por tanto pensar en su novio, terminara sonrojándose. - Dime que hay algo de comer que no ha sido cocinado por Izzy - no moría de hambre, pero suponía que debía comer algo, eso le permitiría recuperarse antes.



avatar
Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Te ataré en la cama si no me escuchas, ¿estamos? (Alec)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.